Cómo afectamos a los demás

conversandoUn día me encontré con alguien que me saludo y nos pusimos a conversar, todo parecería normal pero yo ni siquiera me acordaba de quien era, es mas ni siquiera me acordaba haberlo conocido.

Él por el contrario si se acordaba de mí, sabia mi nombre y si parecía conocerme, al final de toda la conversación jamás me atreví a preguntarle su nombre porque pensé que se sentiría mal.

Cuando se fue me di cuenta de lo mucho que yo había influido en él y lo poco o casi nada que el influyo en mí.

Me di cuenta que lo que uno más recuerda no son a las personas con las que se sigue una rutina, sino aquellas con las que compartes momentos especiales que te mueven de tu rutinaria vida.

Esos momentos quedan grabados en nuestra memoria y pensamientos, aquellas personas que denominamos amigos no son simplemente las que te acompañan todo el tiempo, ni son siempre las que te apoyan cuando los necesitas y sabes que contaras con ellos, sino también aquellas que son capaces de cambiar tu mundo y mostrarte otro mejor, al final te das cuenta que hicieron algo diferente,  influyeron en tu manera de pensar y de ver la vida.

Tal vez nunca sepa su nombre pero lo único que recordare de esa persona será sólo esa conversación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s