Mientras pueda reír seguiré viviendo ☺

Hay que admitir que al leer esto pareciera un poco ridículo, ya que siempre encontramos personas amargadas y enojadas, pero sin duda la vida se debe vivir siempre con una sonrisa.

No solo soy yo sino que varios médicos y reconocidos doctores los que afirman que el vivir más alegre ayuda a tener una vida más saludable y por lo tanto más larga.

Una sonrisa puede ayudarte mucho, no importa cuánto estés sufriendo, mientras puedas reír te darás cuenta que tendrás mas fuerzas para seguir.

Siempre escuchamos frases como “detrás de una sonrisa se esconde una lágrima y muchas veces es cierto, la alegría ayuda a esconder ese dolor oculto para los demás pero no para ti.

Pero tan solo te puedes quedar en esa frase o puedes convertir tu alegría en algo más fuerte, puedes vivir para ser feliz; no tenemos porque guardas ese dolor o esa tristeza, lo malo con este mundo actual es que prácticamente se nos obliga a vivir con ello, pero nadie le impide a ser alguien libre de ese dolor sólo usted mismo.

Muchas veces la alegría se convierte en la única esperanza para muchos que encontramos en ella una fuerza y una ayuda para seguir, cuando las cosas no solían ir bien, trataba de animarme y sabía que si era lo suficientemente fuerte como para reír entonces yo podría seguir, se convirtió en un apoyo que me ayudo en muchas ocasiones, la sonrisa es algo más fuerte de lo que usted imagina.

Muchas de esas veces se hacía difícil encontrar fuerzas en esos duros momentos, estoy convencido que siempre Dios me estuvo ayudando a encontrar fuerzas y Él se convertía en esa risa que encontraba dentro de mí, así que fue así que aprendí a valorar las sonrisas y el reír, porque verdaderamente es una fuerza inspiradora, y más cuando se tiene a Dios en el corazón.

 El gozo del Señor es vuestra fuerza (Nehemías 8:10)

Anuncios

El pasado

Todos tenemos en nuestra vida, una serie de sucesos que vamos arrastrando con los años; sucesos, recuerdos buenos y malos, derrotas, conflictos, alegrías, victorias, penas, y estos son solo algunas cosas que llevamos con nosotros.

Hay momentos donde pensamos que todo nuestro pasado quedo en el olvido pero muchas veces el pasado regresa, los problemas pendientes, los antiguos rencores, antiguos errores, viejas amistades, buenos tiempos; el que ya no vivas el pasado no significa que no esté allí.

Ciertamente cambiamos, maduramos y crecemos, pero ciertas cosas no cambian, y ese es el problema, cuanto más cambiemos, mas nos distanciamos de nuestro pasado.

Vivir el presente sin mirar hacia atrás, no es imposible, es solo una manera correcta de ir por la vida, en la vida no siempre lo correcto, es lo más sencillo, pero lo correcto siempre es lo mejor no importa el dolor.

Aprenda de sus errores, examine y reflexione a donde lo ha llevado la vida, nunca es tarde para cambiar, no importa el pasado, el reflexionar no es solo mirar hacia atrás, es aprender de lo vivido, todos cometemos errores pero solo pocos aprenden de ello.

No importa lo pasado ya no lo puede arreglar, pero puede hacer mucho por su presente y aun mas por su futuro.

Y si aún con todo esto no cree que se puede limpiar el pasado, créame que Dios puede cambiar y borrar todas las heridas de su pasado, y darle un nuevo y mejor futuro.

Un amor verdadero

Un amor verdadero no tiene dudas, tan solo se siente y se sabe que se está enamorado, el sentimiento se siente dentro de ti y cuando te preguntas si lo estas, un inmediato si sale de ti.

Un amor verdadero todo lo soporta, todo lo espera, todo lo sufre, se da por entero.

Un amor verdadero no es egoísta, es capaz de sacrificarse por la otra persona.

Un amor verdadero comete locuras, hace cosas inimaginables, el amor te mueve hacer cosas que nunca hiciste, para ver la sonrisa de la otra persona.

Un verdadero es como una nueva música todos los días, es descubrir siempre algo nuevo en la otra persona.

Un verdadero amor, siempre expresa lo que siente, lo dice con sus palabras, y lo demuestra con sus acciones.

Un amor verdadero comprende lo que callas, y es capaz de entender una mirada.

Un amor verdadero perdona, olvida el pasado y espera lo mejor.

Un amor verdadero, piensa más en la otra persona que en sí mismo, intenta no dañarlo y hará hasta lo imposible por no fallar.

Un amor verdadero no se olvida con el tiempo, queda latente muchas veces en el corazón.

Un verdadero amor necesita valentía, siempre se necesita ser valiente para decir lo que siente el corazón y para decir lo que piensas.

Un verdadero amor es como ningún otro que hayas sentido antes, tan solo existe cada vez que estas a su lado, se siente cada vez que la vez, se recrea cada vez que lo recuerdas o lo piensas.

Un verdadero, amor va más allá de lo que puedas comprender.

Un verdadero amor existe cuando menos lo esperas, cuando no te das cuenta.