Aprendiendo de nuestros maestros

Todos debemos aprender de nuestros errores, sinceramente la vida se vuelve más fácil si lo hiciéramos, pero si quisiéramos aprender más de la vida y tener una vida mejor, más sencilla, y saber con sinceridad que alcanzaremos cierto éxito deberíamos también aprender de aquellas personas que influyen en nuestra vida, debemos aprender de sus virtudes, cualidades y experiencia.

Solamente intente describir la virtud de una persona a través de una palabra, como en los siguientes ejemplos:

Amor: Una de las personas que más influyo en el mundo, y no solo entre cristianos sino que ha tocado la vida de personas y en muchas generaciones fue Jesús, su vida fue un ejemplo de verdadero amor.

A través del amor es cuando aprendemos a valorar lo que realmente es importante, con el amor damos lo mejor de nosotros, cuando tenemos amor en nuestros corazones es donde sentimos que la vida realmente vale la pena, el amor da fuerzas aun mas allá de lo inimaginable, el amor está representado en Jesús. 

Sabiduría: La sabiduría conocida también como la forma correcta del vivir, o la forma más alta del conocimiento, la sabiduría es necesaria porque nos permite tomar decisiones acertadas y correctas, no hay libros o materiales que nos hagan un sabio, sino que se aprende a ser sabio a través de la experiencia y la búsqueda de conocimientos que nos ayuden a vivir mejor, no basta ser sabio en nuestra propia opinión sino en la opinión de los demás. El hombre más sabio del mundo dijo: El principio de sabiduría es el temor (obediencia) a Dios.

Orden: El orden debería ser una de las mayores prioridades en nuestras vidas, el orden no se enseña, debemos obligarnos a ser ordenados, uno aprende el orden venciendo la pereza, el orden se puede usar en todas las áreas de nuestra vida, una vida ordenada, es una vida mejor, si lo usáramos en nuestro sentimientos y prioridades, tendríamos una mejor perspectiva de lo que realmente sentimos y de lo que queremos ser. 

Mansedumbre: La mansedumbre para los que no la conocen es una virtud muy difícil de conseguir, consta en ser obediente y humilde, es saber obedecer en el momento indicado, ser obediente con los que son mayores que tú, es también el no airarse con los demás, con todas estas cualidades la mansedumbre no solo es necesaria para lideres, sino para toda persona en general, una persona que aplica la mansedumbre sabe esperar el momento oportuno y no se enoja por la espera, una persona mansa obedece con excelencia y hace todo lo posible para agradar a sus mayores, el mundo necesita más mansedumbre.

Tomando estás cualidades como estás de tus maestros, no te digo que vas a poder ser como todas las personas que han vivido con estos principios, pero si tendrás una mejor vida.

Anuncios