El silencio de Dios

Un joven de nombre José se encuentra en prisión esperando cumplir sus sueños sin saber que muy pronto se convertirá en el primer ministro de una nación.

Un hombre que bordea los cien años de edad cuyo nombre es Abraham espera en su tienda el poder ser padre, sin saber que pronto, de su descendencia se formará una gran nación

Un hombre desterrado de nombre Moisés espera poder liberar a su pueblo, sin saber que pronto se enfrentará al faraón y con la ayuda de Dios libertará a los suyos.

Un joven de nombre David espera poder ser rey escondido en una cueva, lo que no sabe es que pronto será el rey más ilustre que tuvo la nación de Israel.

Un hombre sumamente enfermo y atormentado espera conversar con Dios, sin saber que pronto escuchará la voz de Dios y será sumamente bendecido por su paciencia.

Existen momentos duros en los cuales pareciera que Dios no nos escucha o como si no nos viera.

En los momentos de prueba y lucha, en los momentos de dudas y temores, aquellos instantes que parecen eternos y en donde la fe y la esperanza parece escasear.

Aquellos momentos crueles de la vida que no diferencian edad son los que Dios utiliza para prepararnos y moldearnos, el horno de fuego y los desiertos son usados con sabiduría por nuestro creador para que estemos listos para la enorme bendición que Dios ya preparó de antemano para los que le amamos.

Aprendamos que cuando Dios hace silencio es porque está trabajando arduamente con amor para nuestro favor, aprendamos a no desmayar, aprendamos a esforzarnos para ser merecedores de su increíble gracia y aprendamos a alabarlo y amarlo en las buenas y en las malas.

Anuncios

¿Burlas?

En la actualidad muchas personas han dejado de creer en Dios y cada vez es mas extraño escuchar frases de agradecimiento hacia Dios, es por eso que muchas veces seremos objeto de burla y de extrañeza pero no existe nada mejor que ser cristiano.

Los cristianos somos extremadamente bendecidos porque tenemos la gran dicha de saber que Dios nos ama y nos amará por siempre.

Los cristianos somos las personas más alegres que puedan existir porque aún en nuestros momentos más duros sabemos que Dios no nos desampara.

Los cristianos somos perseverantes porque tenemos fe en nuestro Creador y sabemos que nada hay imposible si confiamos en Dios.

Los cristianos hemos llenado ese gran vacío que todos sentimos en el interior ya que tenemos a Jesús en el corazón.

Los cristianos hemos respondido las grandes dudas existenciales porque sabemos de donde venimos y adonde iremos al morir.

Los cristianos no somos mejores que el resto por atributos físicos o por nuestros conocimientos sino que es Dios lo que nos hace especiales y es Dios la razón por la cual somos tan bendecidos.

Así que no nos avergoncemos de amar a Dios, recordemos siempre las bondades que Dios hace por nosotros y con valentía vivamos demostrando nuestra fe y nuestra pasión por Dios.