Dios me habló

Muchas veces cuando queremos que Dios nos hable, esperamos algo sobrenatural, quisiéramos que el cielo se parta en dos, que una gran luz brille o que baje un ángel con voz potente para decirnos nuestro destino.

Quisiéramos que Dios nos diga lo que queremos escuchar, nos gusta ponerle las palabras que queremos oír, pero no las que necesitamos escuchar.

Pero Dios es soberano y no piensa igual que nosotros, Dios no usa los métodos que nosotros quisiéramos sino que usa formas extrañas para decirnos su mensaje.

Muchas veces utiliza extraños mensajeros, voces que a veces no prestábamos atención, pero la verdad es que Dios habla todo el tiempo solo necesitamos estar atentos y pedirle que nos permita entender su mensaje.

Esta semana Dios me habló a través de muchas personas pero el mensaje era el mismo, no utilizo el método que me hubiese gustado y admito que al comienzo no quise escucharlo, pero entre más me esforzaba por ignorarlo me di cuenta que Él no se rendía, y al final el mensaje fue claro y tuve que humillarme y reconocer que estaba equivocado.

Es extraño como muchas veces oramos pidiéndole a Dios dirección y guía, pero a la hora de recibir el mensaje nos falta la fe para escucharlo y la humildad para aceptarlo.

Lo que me habló Dios esta semana fue que volviera a buscarlo como antes, que encendiera el primera amor y es que en los momentos de aflicción y de angustia ponemos nuestra vista en los problemas y no en Dios el cual es el único que puede ayudarnos y darnos la salida.

Lo segundo que Dios me dijo fue que me esforzara, no el típico esfuerzo cotidiano, sino aquel esfuerzo extra que debemos dar, aquel esfuerzo que puso José cuando estuvo en Egipto o aquel esfuerzo que puso David cuando estaba siendo perseguido por Saúl.

Así que cada vez que le pida a Dios que lo guíe prepárese para recibir una respuesta, esté atento a su voz y pídale también que le de la humildad y entendimiento para poder escucharle.

Bendiciones.

Anuncios

Quiero conocerte

Abrir el corazón no es sencillo, mucho menos creer en alguien a quién no puedes ver o a quién no puedes tocar, sin embargo en eso consiste la fe, en creer en algo que no vemos y el amor consiste en abrir el corazón y entregarse por completo.

Muchas veces creemos que te conocemos, pero para conocerte es necesaria una verdadera e íntima comunión contigo, para conocerte es necesario aprender de Ti.

Todos hemos escuchado de Ti en algún momento de nuestra vida, pero eso no basta para conocerte, lo que los demás opinan de Ti no basta para conocerte, lo que los demás piensan o escriben de Ti no basta para conocerte.

Y hasta que no abramos el corazón y nos entreguemos por completo para conocerle todo seguirá igual, hasta que no rompamos esas cadenas de miedo en inseguridad no seremos capaces de conocer a Dios.

Pero, yo mi Dios sí quiero conocerte, quiero realmente entender porque nos amas tanto, quiero entender de que manera puedes ayudarme, quiero entender cual es el significado de mi vida, quiero saber que tan cierto es todo lo que imagino de Ti.

Quiero conocerte cómo los apóstoles te conocieron, quiero saber tanto de Ti que no quede ninguna duda de que eres Tú la razón de la vida, quiero conocerte tanto que pueda decir sin dudar que Tú eres el amor.

Quiero Dios mío que te hagas realidad para mí, que pueda yo vivir cómo aquellos personajes bíblicos todas aquellas aventuras junto a Ti, quiero ser capaz de creer tanto en Ti que no importa que problemas sucedan en mi vida pueda yo confiar que en tus manos estaré seguro.

Quiero conocerte sinceramente, quiero conocerte de tal modo que no haya ninguna duda en mi corazón de que Tú existes y eres más real que yo, quiero conocerte de tal forma que amarte sea lo más sencillo, quiero conocerte y vivir el resto de mi vida junto a Ti.

Sostenme

Y la noche llegó tan rápido que no la vi llegar, no vi las señales en cielo, no vi el ocaso, no me di cuenta de que todo estaba oscureciendo tan rápido y ahora le temo a la noche, ahora todo se ve a oscuras, ahora me siento sólo en medio de la oscuridad.

Ahora recuerdo lo mucho que te necesito para que guíes mis pasos, ahora entiendo porque siempre te necesito a mi lado, ahora sé que es tu luz la que puede ayudarme a salir de está oscuridad.

Mis pies están cansados de caminar a oscuras y sin rumbo, no encuentro el norte y no puedo ver mi brújula, toda esta oscuridad me hace sentir dudas y miedos, siento que me pierdo en las sombras, realmente te necesito ahora más que nunca, realmente necesito que me sostengas

Necesito que me sostengas con tu diestra, necesito que tu amor sea la luz que como una antorcha me ayude a transitar el Camino correcto, necesito oír tu voz para saber que al final todo saldrá bien.

Tengo miedo de avanzar si tú no estás conmigo, sé que no podría encontrar las fuerzas para seguir si Tú no me acompañas, sé que me derrumbaría si Tú no me sostienes.

Pero no importa que tan larga parezca la noche sé que al final volveré a ver aquel hermoso cielo resplandecer, sé que al final veré el arcoíris al final de la tormenta, sé que habrá una recompensa por todo mi esfuerzo.

Y mientras Tu estés a mi lado tengo fe que todo me ayudará para bien, sé que con Tu ayuda todo lo podré, sé que si Tu me sostienes no caeré ante la noche, no me dejaré vencer por la oscuridad y que las tinieblas se apartarán al verte a Ti.