Acércate a Dios

acercarse a DiosExisten momentos en donde creemos que fallamos tantas veces que nos sentimos indignos de acercarnos a Dios.

Permitimos que aquellas cosas que no tenemos nos desalienten y que nuestros deseos nos alejen del Camino.

Justificamos nuestros errores pensando que así nos sentiremos mejor pero eso solo nos hunde más.

Queremos tocar el cielo pero nuestros actos nos alejan cada vez más del amor de Dios.

Necesitamos la Luz pero el miedo nos hace quedarnos en la oscuridad.

Si tan solo supieras que nunca es tarde para comenzar otra vez y que Dios aún está dispuesto a llamarte hijo.

No tienes que excusarte con Él, porque aunque Dios ya lo sabe todo y conozca tus más profundos secretos, Él te sigue queriendo con el mismo amor que siempre ha sentido por ti.

Las lágrimas pueden inundar tu rostro, las heridas pudieron haber dejado marcas en lo profundo de tu ser y tu alma sigue desconsolada.

Lo único que necesitas es el abrazo del Padre que todo lo calma, necesitas la compañía de aquel que puede llenar aquel vacío que sientes en la soledad.

Nos sentimos insatisfechos, melancólicos o desgastados, viviendo vidas que no son para nosotros porque olvidamos el gran plan de Dios.

Acércate a Dios porque Él tiene la cura para todos los males de la humanidad, su amor es el bálsamo que todo lo restaura.

Pueda que pienses que Dios no te entiende o que está muy lejos de ti pero eso es porque olvidas que Él también ha sufrido y que dio su vida por amor a ti.

Él quiere venir a tu encuentro, abrazarte como el padre al hijo prodigo, mimarte como aquel pastor que encontró a su oveja perdida.

Acércate a Dios que nunca es tarde para volver a Él.

Anuncios

Perdóname Dios

orarPerdóname Dios porque lo hice de nuevo, he vuelto a enredar mi alma.

A veces sin querer hago cosas que no debo, me meto en historias que solo me traen confusión, dolor y resentimiento.

Soy humano y a veces no me doy cuenta que puedo ser tan débil ante aquellas cosas a las cuales no debo ceder.

Por eso hoy corro a tus brazos y sé que tu amor es el único refugio real para mi corazón.

Cuando la noche es oscura y nadie sigue a mi lado, puedo confiar en que Tú todavía seguirás estando presente para mí.

Perdóname Dios porque muchas veces me siento vacío y olvido que Tú ya lo llenaste todo.

A veces los problemas me confunden, los miedos son como olas que me hacen a apartar la vista y siento hundirme.

Soy humano y a veces en mis intentos de no fallar y alcanzar mis sueños, comienzo a cometer errores y a desfallecer por no alcanzarlos.

Por eso hoy clamo a Ti porque sé que tu diestra puede sostener mis manos y toda mi vida.

Cuando las fuerzas se me acaban y nada parece cambiar, Tú siempre serás la luz y la fuerza que me ayudarán a vivir.

Perdóname Dios por no darme cuenta que debería estar feliz por tenerte, que debería sonreír por conocerte y porque debería ser el más afortunado por tenerte a mi lado.

Pero por el contrario muchas veces parece que menospreciara todo tu amor y me olvido completamente de Ti.

Soy un pecador que necesita de Ti, soy un alma vacía que Te necesita para estar completa, soy una sombra que necesita tu Luz.

Mi Dios, yo no siento que la vida valga sin Ti a mi lado, nada tiene sentido si Tu no estás y mi alma no tiene un ancla cuando me aparto de Ti.

Perdóname y dame las fuerzas para seguirte cada día, el amor para vivir apasionado de ti, la fe para creer en tus promesas y la vida para hacer tu voluntad cada día.

Perdóname por no poder darme cuenta antes de lo mucho que necesito de Ti.

No estás sola

madre e hijoVivimos en una sociedad en donde hay muchas madres jóvenes y el mayor porcentaje de estas madres crían a sus hijos sin la ayuda de una pareja.

Nuestra sociedad actual atraviesa una cruel realidad en donde muchas madres solteras tienen que hacer la labor de padre y madre a la vez, tienen que trabajar, mantienen sus hogares y debido a eso dejan de lado sus sueños para poder criar a sus niños.

El amor parece haberse enfriado en estos tiempos, el egoísmo parece reinar en los corazones y muchas mujeres no tienen la fuerza suficiente para lograr esta hazaña.

Sé que debe ser difícil poder creer en Dios cuando la vida se torna dura y en donde podemos sentimos abandonados pero le escribo hoy a esas madres para recordarles que a pesar de lo injusta que parezca la vida, que a pesar de los errores y pecados Dios no se ha olvidado de ustedes y Él las sigue amando.

Dios puede sanar esos corazones heridos, Él quiere ser la luz que guíe su caminar, Él quiere ser la fuerza que las anime, Él quiere ser un abrazo en la soledad y el amor más sincero que puedan conocer.

No hay secreto que podamos ocultar delante de Dios, Él conoce nuestros corazones, Él sabe nuestras carencias y fallas pero así tal cual somos Él nos ama y no dejará de hacerlo.

Quizá en este día no tengas una pareja que te acompañe y te sientas sola pero créeme que Dios de verdad te ama y Él quiere permanecer a tu lado por toda la eternidad.

Dale una oportunidad a Dios de llenar tu vida y convertirte en una mejor madre, permite que este día sea especial y que Dios sea el mejor regalo que puedas recibir.

La vida vuelve a empezar

malecónYo sé muy bien que cada vez que te encuentro la vida vuelve a empezar.

No es que Tú te alejes de nosotros, somos nosotros los que equivocadamente nos apartamos de Ti y de tu inmenso y perfecto amor.

A veces nos alejamos de Dios por ignorancia, por egoísmo, por miedo; pero no importa la razón por la cual nos apartemos de Dios, siempre hay más de una razón para volver a Él.

Su amor conquista el corazón, su paz cautiva el alma, su abrazo aquieta la ansiedad, su esperanza aleja los miedos, sus palabras aumentan la fe.

Cuando estás junto a Él incluso un simple dormitorio puede convertirse en un paraíso, una oración en una conversación larga, una canción en un poema de amor auténtico.

Vivimos en un mundo rodeado de muchos males, en donde la perversión ha llegado a lo sumo y en donde son pocos los que elevan sus ojos al cielo y le buscan con sinceridad.

Habrá muchas cosas que parezcan deleitosas, pasaremos pruebas, lloraremos en silencio, tendremos conocidos que nos dirán que Él no existe pero a pesar de todo ello, el amor de Dios nunca cambia, su amor no falla, sus brazos nunca dejarán de estar abiertos para nosotros.

Pasan los años y cada vez escucho más razones para apartarme de mi fe, pero yo solo tengo una gran razón para seguir a Dios y se llama Jesús.

Lo recuerdo cada día porque Él me devolvió la vida, lo tengo presente en mis pensamientos porque junto a Él conocí el amor sincero, lo llevo en el alma porque su amistad lo es todo para mí, lo llevo siempre en mi corazón porque Él me ha cuidado con la más bella ternura.

Y si pudiera escribirle algo, le escribiría miles de gracias porque cada vez que le encuentro la vida para mí empieza de nuevo.