Hoy empieza tu vida

Jesús extendiendo la manoY Jesús estaba al frente mío con la mano extendida, mirándome con una sonrisa y con los ojos llenos de amor.

Yo estaba de rodillas, no podía creer aquella dulce visión, porque después de todas mis faltas no esperaría que Él a mí se acercara.

Me decía que estaba esperándome desde que nací, que se alegraba cada vez que yo lo pensaba y que estaba contento que de que hoy yo le hablará.

Cuando escuchaba esas palabras recordaba cada vez que le fallé, todas las veces que hablé mal de Él y todos los momentos en que lo rechacé.

Acercó su mano a mi rostro y secó mis lágrimas, se arrodilló y me abrazó, se sentó a mi lado y me dijo que me perdonaba.

Mi alma se sintió liberada y mi corazón antes encadenado volvía a la libertad, las faltas se habían ido y aquel peso en el alma había desaparecido.

Me miró nuevamente y me dijo, ¿Me seguirás? ¿Estarías dispuesto a seguirme?

Miré al horizonte y me imaginé como sería mi vida si no estuviera Él, me imaginé mis sueños, mis proyectos, mis deseos, pero también fui sincero y vi mis temores, mis dudas, mis depresiones, mis desganos, mi egoísmo, mi orgullo, mis fracasos y mi necesidad de encontrar una vida real.

Lo miré nuevamente y me di cuenta que él no había apartado la vista de mí, para Él yo era importante y realmente podía notar que quería que lo siguiera.

Le dije: Quiero serte sincero, siento un poco de miedo, sé que no será fácil y que muchas veces flaquearé pero si tú estás conmigo y si me haces sentir siempre la paz que hoy siento a tu lado, entonces te seguiré con todo lo que soy.

Se levantó y me dijo: Sígueme, hoy empieza tu vida.

Anuncios

Un pensamiento en “Hoy empieza tu vida

  1. Dios te bendiga hermano Anthony Arroyo. Yo también he tenido muchas visiones de Cristo a lo largo de mi vida espiritual, en una de ellas él me miraba con una ternura irresistible, que casi me hacía desmayar, pues en este cuerpo mortal no es fácil soportar tanto amor. Y en otra de las visiones él siempre estaba vestido de un blanco resplandeciente, (símbolo de su santidad), y me hizo sentir que él es el dueño de la vida y de la muerte, y que todo lo insondable de la vida se encontraba en su mirar. Esto duró apenas milésimas de segundos, y él estaba de pie muy cerca de mí. En otra de las visiones mi Señor extendiendo su mano hacia mí me ha dicho “SÍGUEME”….y en otra de las muchas visiones que él me ha dado el privilegio de tener, me decía: “YO ME ENAMORÉ DE TI, ANTES QUE TÚ DE MÍ”…..Y fueron muchas más incontables, la última visión que tuve de él fue en el año 2,012, fue un miércoles en la noche, en un culto de mi iglesia, y yo estaba completamente abatida por tristes pruebas, y mi CRISTO ADORADO, de pronto ha caminado hacia mí por en medio de las sillas de los hermanos hasta ponerse frente a mí, y me ha abrazado diciéndome: “TE AMO”, Yo recuerdo que me invadió un gran gozo inexplicable, quería saltar de alegría, que era tanta, que no cabía en mí. Y tendría que contarte muchas más visiones que mi amado DIOS me ha dado a lo largo de los años, pero no terminaría de contártelas, son muchas, pero esto que te he dicho, lo he escrito como un testimonio, para honrarlo a él primeramente, y para compartir contigo sobre su gran misericordia. Asímismo tú has compartido algo muy hermoso, tus visiones espirituales, tu relación íntima con nuestro Señor. Te felicito y te dejo un saludo fraternal y bendiciones. Ingrid Zetterberg

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s