Jóvenes Cristianos: ¿Por qué a mí?

dubitativoVoy a admitir algo que es muy sabido pero que muy pocas veces se dice, la vida cristiana es difícil, incluso Jesús nos dijo que el Camino era angosto y que muchos eran los llamados y pocos los escogidos.

Crecer en un ambiente cristiano no es sencillo sobre todo cuando eres joven, adolescente o niño, porque debes luchar con los problemas propios de tu edad y además entender aquella misteriosa y bella vida que se esconde en Jesús.

Sientes es que no encajas, te sientes atrapado entre dos fuerzas y muchas veces parecerá que nadie te entiende y que el miedo por tratar de pertenecer a ambos lados es muy fuerte.

Por un lado tus padres intentan enseñarte un estilo de vida que en el fondo sabes es el mejor y por el otro lado sientes el deseo de querer ser parte de un grupo de amigos, de sentirte normal y no ser rechazado.

Así que en ése momento te preguntas: ¿Por qué a mí?

Quiero decirte que no estás equivocado, seguir a Dios no es malo, Él te ama seguirlo es muy, muy bueno y será la mejor decisión que podrás tomar.

Pero para que todo cobre sentido necesitas decidirte a seguirlo, esto es como estar al frente de una piscina, podrás tener miedo toda la vida a nadar y quizá hasta te has mojado un poco, pero nunca experimentarás lo que es el nado hasta que te zambullas, y para que puedas disfrutar de todo lo que Dios tiene para ti necesitas zambullirte.

Queridos amigos y amigas no están solos, muchos niños, adolescentes y jóvenes hemos experimentado lo mismo, todos hemos sentido miedo a cambiar, hemos tenido vergüenza de decir que somos cristianos o hemos pensado que somos rechazados por todos.

Pero si miras alrededor te darás cuenta que el mundo está mal, cada vez es más difícil encontrar personas honestas, muchos de los que nos rodean nos mienten, las traiciones parecen algo normal y muchos que aparentemente sonríen lloran por dentro, es por eso que necesitas cambiar, porque tú tienes la luz que los demás necesitan.

Amigos y amigas ustedes tienen dentro de sus corazones el amor que los demás necesitan para poder cambiar, en ustedes se halla la respuesta a las preguntas del resto y solo ustedes podrán demostrar con su ejemplo lo equivocados que los demás están.

No importa la edad que tengan ustedes pueden marcar la diferencia, Dios ha puesto en ustedes el poder para que puedan seguirlo y el amor para que puedan vivir honestamente delante de los demás.

Decídanse seguir a Jesús, sean una luz que alumbre las vidas de los que les rodean.

Dios los ama muchísimo y estoy convencido de que muchos necesitan su ayuda.

Anuncios