Archivo de la categoría: Pensamientos II

Aprendiendo de nuestros maestros

Todos debemos aprender de nuestros errores, sinceramente la vida se vuelve más fácil si lo hiciéramos, pero si quisiéramos aprender más de la vida y tener una vida mejor, más sencilla, y saber con sinceridad que alcanzaremos cierto éxito deberíamos también aprender de aquellas personas que influyen en nuestra vida, debemos aprender de sus virtudes, cualidades y experiencia.

Solamente intente describir la virtud de una persona a través de una palabra, como en los siguientes ejemplos:

Amor: Una de las personas que más influyo en el mundo, y no solo entre cristianos sino que ha tocado la vida de personas y en muchas generaciones fue Jesús, su vida fue un ejemplo de verdadero amor.

A través del amor es cuando aprendemos a valorar lo que realmente es importante, con el amor damos lo mejor de nosotros, cuando tenemos amor en nuestros corazones es donde sentimos que la vida realmente vale la pena, el amor da fuerzas aun mas allá de lo inimaginable, el amor está representado en Jesús. 

Sabiduría: La sabiduría conocida también como la forma correcta del vivir, o la forma más alta del conocimiento, la sabiduría es necesaria porque nos permite tomar decisiones acertadas y correctas, no hay libros o materiales que nos hagan un sabio, sino que se aprende a ser sabio a través de la experiencia y la búsqueda de conocimientos que nos ayuden a vivir mejor, no basta ser sabio en nuestra propia opinión sino en la opinión de los demás. El hombre más sabio del mundo dijo: El principio de sabiduría es el temor (obediencia) a Dios.

Orden: El orden debería ser una de las mayores prioridades en nuestras vidas, el orden no se enseña, debemos obligarnos a ser ordenados, uno aprende el orden venciendo la pereza, el orden se puede usar en todas las áreas de nuestra vida, una vida ordenada, es una vida mejor, si lo usáramos en nuestro sentimientos y prioridades, tendríamos una mejor perspectiva de lo que realmente sentimos y de lo que queremos ser. 

Mansedumbre: La mansedumbre para los que no la conocen es una virtud muy difícil de conseguir, consta en ser obediente y humilde, es saber obedecer en el momento indicado, ser obediente con los que son mayores que tú, es también el no airarse con los demás, con todas estas cualidades la mansedumbre no solo es necesaria para lideres, sino para toda persona en general, una persona que aplica la mansedumbre sabe esperar el momento oportuno y no se enoja por la espera, una persona mansa obedece con excelencia y hace todo lo posible para agradar a sus mayores, el mundo necesita más mansedumbre.

Tomando estás cualidades como estás de tus maestros, no te digo que vas a poder ser como todas las personas que han vivido con estos principios, pero si tendrás una mejor vida.

Anuncios

Lo bueno de hacer el bien

Estamos acostumbrados a vivir en un mundo egoísta dominado por la frase: “que me das tú para que yo te ayude”, pero eso está mal, deberíamos aprender a compartir, aprender a ser amables con los demás.

Los momentos que más vale la pena vivir es cuando haces el bien y ves esa sonrisa de felicidad en los rostros de los demás, y eso causa que dentro de ti te sientas bien de ayudar a los demás, es el mejor sentimiento y como dice un frase: “siempre hay recompensa para los que hacen el bien”

Muchos se quejan de la maldad y la corrupción que hay en el mundo, pero si nadie quiere ayudar a los demás es lógico que el mundo no cambie, con nuestras acciones debemos demostrar lo que realmente llevamos dentro, y el ayudar a los demás es sinónimo de tener un gran corazón y valentía; porque eso que realmente necesita el mundo, personas dispuestas a cambiar, personas dispuestas a sacrificarse para ayudar no sólo a sí mismos, sino a también a su prójimo.

Hechos 20:35 En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir.

Paciencia ya llegará

Cuando sientes que la vida te golpea con todo lo peor que se te pueda ocurrir, y estas en esos momentos en donde todo pareciera que llegara tan rápido, acuérdate que después de toda tormenta siempre sale el sol.

Cuando las peores cosas nos ocurren es porque lo mejor está por venir, a veces la vida pareciera que intentara hacernos sufrir antes de que lleguen los momentos felices.

Los momentos difíciles vienen de pronto, pero no duran mucho, mientras que los momentos de felicidad se valoran más después de muchas tristezas y pruebas, pero siempre duran mucho más.

Los deseos de nuestra vida siempre tienden a llegar entre los peores momentos, haciéndonos dudar sí es que en verdad llegará, pero la paciencia y la fe, son cosas que aprendemos durante esa espera que muchas veces parece interminable.

A veces uno mismo demora sus sueños, haciendo lo contrario para realizarlos, o haciendo cosas que no deberíamos hacer; no importa que sea lo que quieras conseguir debes esforzarte para que llegue y hacer lo correcto para que cuando lo obtengas no lo pierdas y sepas valorarlo.

Esa espera nos va preparando, perfeccionando para la llegada, todos los sueños se pueden lograr, en algunos casos debemos esforzarnos para alcanzarlos, en otros tan solo debemos esperar el momento indicado, y en otros puede que tengamos que hacer ambas cosas.

Así que sigue creyendo y espera que sin duda vendrá no tardará.

 

Mientras pueda reír seguiré viviendo ☺

Hay que admitir que al leer esto pareciera un poco ridículo, ya que siempre encontramos personas amargadas y enojadas, pero sin duda la vida se debe vivir siempre con una sonrisa.

No solo soy yo sino que varios médicos y reconocidos doctores los que afirman que el vivir más alegre ayuda a tener una vida más saludable y por lo tanto más larga.

Una sonrisa puede ayudarte mucho, no importa cuánto estés sufriendo, mientras puedas reír te darás cuenta que tendrás mas fuerzas para seguir.

Siempre escuchamos frases como “detrás de una sonrisa se esconde una lágrima y muchas veces es cierto, la alegría ayuda a esconder ese dolor oculto para los demás pero no para ti.

Pero tan solo te puedes quedar en esa frase o puedes convertir tu alegría en algo más fuerte, puedes vivir para ser feliz; no tenemos porque guardas ese dolor o esa tristeza, lo malo con este mundo actual es que prácticamente se nos obliga a vivir con ello, pero nadie le impide a ser alguien libre de ese dolor sólo usted mismo.

Muchas veces la alegría se convierte en la única esperanza para muchos que encontramos en ella una fuerza y una ayuda para seguir, cuando las cosas no solían ir bien, trataba de animarme y sabía que si era lo suficientemente fuerte como para reír entonces yo podría seguir, se convirtió en un apoyo que me ayudo en muchas ocasiones, la sonrisa es algo más fuerte de lo que usted imagina.

Muchas de esas veces se hacía difícil encontrar fuerzas en esos duros momentos, estoy convencido que siempre Dios me estuvo ayudando a encontrar fuerzas y Él se convertía en esa risa que encontraba dentro de mí, así que fue así que aprendí a valorar las sonrisas y el reír, porque verdaderamente es una fuerza inspiradora, y más cuando se tiene a Dios en el corazón.

 El gozo del Señor es vuestra fuerza (Nehemías 8:10)

El pasado

Todos tenemos en nuestra vida, una serie de sucesos que vamos arrastrando con los años; sucesos, recuerdos buenos y malos, derrotas, conflictos, alegrías, victorias, penas, y estos son solo algunas cosas que llevamos con nosotros.

Hay momentos donde pensamos que todo nuestro pasado quedo en el olvido pero muchas veces el pasado regresa, los problemas pendientes, los antiguos rencores, antiguos errores, viejas amistades, buenos tiempos; el que ya no vivas el pasado no significa que no esté allí.

Ciertamente cambiamos, maduramos y crecemos, pero ciertas cosas no cambian, y ese es el problema, cuanto más cambiemos, mas nos distanciamos de nuestro pasado.

Vivir el presente sin mirar hacia atrás, no es imposible, es solo una manera correcta de ir por la vida, en la vida no siempre lo correcto, es lo más sencillo, pero lo correcto siempre es lo mejor no importa el dolor.

Aprenda de sus errores, examine y reflexione a donde lo ha llevado la vida, nunca es tarde para cambiar, no importa el pasado, el reflexionar no es solo mirar hacia atrás, es aprender de lo vivido, todos cometemos errores pero solo pocos aprenden de ello.

No importa lo pasado ya no lo puede arreglar, pero puede hacer mucho por su presente y aun mas por su futuro.

Y si aún con todo esto no cree que se puede limpiar el pasado, créame que Dios puede cambiar y borrar todas las heridas de su pasado, y darle un nuevo y mejor futuro.