Una vida bella

bello díaDicen que la vida es muy bella, pero he aprendido que la vida solamente es bella cuando estoy junto a Ti.

Los problemas no pueden vencerme cuando tengo tu ayuda y los miedos se apartan cuando me acerco a Ti.

El futuro ya no me aterra, el pasado ya no me ata porque sé que Tú me acompañas.

Por eso hoy puedo estar agradecido de tener una vida bella, no sencilla pero si bella porque sé que al final todo terminará bien.

Mi vida junto a ti es como una gran canción, como una película llena de motivación o como un bello poema en construcción.

Soy libre del odio, no tengo rencor por las viejas heridas ya que Tú me enseñaste a perdonar.

Las depresiones no pueden vencer mi determinación y la tristeza no puede traspasar la alegría que le das a mi corazón.

Por eso cada día termino siempre agradecido de tenerte a mi lado, de poder ver el cielo y saber que soy por Ti amado.

El futuro ya no me aterra, el pasado ya no me ata porque sé que Tú me acompañas.

Por eso hoy puedo estar agradecido de tener una vida bella, no fácil pero si bella porque sé que todo me ayudará para bien.

Mi vida junto a ti es como una gran melodía, como una historia llena de superación o como una bella poesía en plena narración.

Dicen que la vida es muy bella, pero he aprendido que la vida solamente es bella cuando Jesús está junto a mí.

Anuncios

Las puertas del cielo

mirando el cieloNos pasamos la vida llenando vacíos, ocultando los miedos y rogando el olvido.

Vivir sin propósito es vivir sin destino, vivir del porqué y sin saber el para qué.

Hoy quisiera saber que era sentir, recordar lo que significa vivir.

Quisiera tocar las puertas del cielo, pedir clemencia y detener mi demencia.

La dignidad de este mundo no me importa, ni me importa la vida sin una clara meta.

Soy una sombra llena de dudas, rogando por brillo, queriendo hallar sentido.

No sé si estoy listo para vencerme a mí mismo, para escoger y seguir el verdadero Camino.

Hay un versículo que dice que Jesús toca la puerta y nos llama, pero son las puertas de mi corazón, de mi esencia, de lo que permanece oculto en mi alma.

Tengo temor de sacar a la luz mis verdades, tengo miedo de contarte mis secretos o mis maldades.

No soy el tipo de persona que escogería la Luz siendo tan gris pero sin embargo sé que no hay otra forma en la que pueda ser feliz.

Ese es el secreto de la vida, el secreto de los que tienen verdadera osadía, el rendirse a aquella verdad, de que sin Jesús en la vida no se puede avanzar.

Lo que desea mi carne está mal, me hace daño y no lo puedo ocultar.

Se nota en la oscuridad de la mirada o en las sonrisas fingidas que demuestran muchas caras.

Hoy yo deseo hallar la verdad, deseo algo que me pueda salvar.

Estoy tocando las puertas del cielo, gritando tu nombre y rogando para dejar de sentirme ciego.

Ábreme las puertas, ábreme tus brazos, déjame sentirme hallado.

Recoge mis lágrimas y cura las heridas que te muestra mi alma.

Dame la oportunidad de encontrarte, déjame tratar de impresionarte.

Dame hoy la vida, demuéstrame que junto a Ti puedo encontrar la verdadera alegría.

Ábreme las puertas del cielo y déjame por favor quedarme dentro.

Todo nuevo

2014 editadoUn nuevo año comienza y es momento para dejar atrás lo pasado y comenzar de nuevo.

No importa si fracasamos, si caímos o si nuestras metas no se cumplieron, hoy tenemos vida, tenemos esperanza y tenemos la oportunidad de empezar otra vez.

Dios nunca nos ha desamparado, que es por su misericordia que tenemos vida y que depende de nosotros el esforzarnos para convertir este nuevo año en uno de los mejores años de nuestra existencia.

Los que creemos en Dios tenemos un plus que no tienen los demás, tenemos la ayuda de Dios, podemos confiar en que si creemos en Él, entonces todo nos ayudará para bien.

Creo que para poder avanzar y conquistar nuestras metas debemos dejar de lado todas aquellas cosas que nos impidan avanzar, dejemos de lado las tristezas, las decepciones, y vistámonos de alegría, de valor, de amor y de fe.

Es importante que seamos valientes y tomemos el timón de nuestras vidas y aprendamos a transitar el Camino correcto, convirtamos a Jesús en nuestro centro y permitamos que sea Él, el norte hacía cual siempre nos dirijamos.

Hoy día sin importar el ayer, podemos empezar de nuevo, podemos soñar, podemos ponernos nuevas metas y esforzarnos para alcanzarlas.

Las heridas, las traiciones y el dolor del ayer no pueden lastimarte si tú no lo permites, deja que Dios reemplace todos aquellas cosas y haga algo totalmente nuevo en tu corazón.

Mira el destino, sé inteligente y date cuenta que hoy tienes toda una vida llena de logros y metas cumplidas si te lo decides.

Yo creo que este será un gran año y este es el momento perfecto para no rendirnos y empezar otra vez con nuevas fuerzas.

Somos humanos, a veces podemos equivocarnos, quizá la vida se ponga difícil, pero si creemos en Dios y nos proponemos obedecerle estoy totalmente seguro que todo al final saldrá bien.

Es un nuevo año y los invito a soñar otra vez y a luchar por alcanzar nuevos sueños.

Carta a Dios

escribirEn toda mi vida jamás me sentí digno de tanto amor, aprecio e interés.

Fue desde que te conocí cuando realmente aprendí a valorarme y supe cuánto valía.

La vida había sido extraña, por momentos dura y en otros momentos muy alegre.

Hasta minutos antes de conocerte siempre te estuve agradecido por mi familia y otras cosas que me habías dado, pero cuando realmente te conocí me di cuenta que lo que más debería agradecer era el tener el enorme privilegio de haber sido escogido por ti.

Aprendí lo que significó tu enorme sacrificio en la cruz, aprendí que aquellas marcas en tu cuerpo fueron una gran muestra de amor, entendí que nunca estaría solo porque Tú me amas y entendí que solo en Ti se halla el amor verdadero.

Admito que a veces seguirte ha sido difícil, que muchas veces he tropezado y que en ciertos momentos hasta dudé de tu existencia, pero también admito que tu amor nunca me ha fallado, que mi fe en Ti nunca ha sido en vano sino que Tú siempre me has rescatado una y otra vez.

A veces me cuesta ser paciente y esperar en tus promesas pero mi corazón sabe que puedo confiar en ti, mi corazón sabe que Tú eres fiel y cumples tus promesas.

Lo que más te pediría Amado mío, es que me des siempre la fuerza y el amor ágape que viene de ti para poder seguirte por siempre.

De todo corazón te agradezco todo lo que haces por mí y es mi sueño y deseo el poder verte pronto mi querido y amado Jesús.

Tengo un sueño

ovejasTengo un sueño y se llama cristianismo.

En ese sueño hombres y mujeres viven felices sin temor al pasado, viven amando a sus prójimos y han hecho del amor su camino.

En ellos no existe, la mentira, el egoísmo, el odio, la desesperanza o la maldad.

En ellos abunda la fe, la verdad, la paz, la paciencia y el amor.

Ellos no viven bajo un sistema social errado, esclavizados por las modas, la frialdad corporativa o los males sociales.

Ellos siguen el buen Camino, por eso aman con respeto y bondad a sus prójimos.

Ellos son humildes pero eso no significa que sean pobres, buscan el bien entre ellos, se animan, se corrigen mutuamente y las murmuraciones están lejos de ellos.

Su patria no se encuentra en un lugar que podamos ver ahora, sus casas se llaman hogar y sus lugares de reunión no son sus templos porque ellos dicen que al juntarse se crea lo que conocemos como iglesia.

En sus reuniones los milagros ocurren, personas son cambiadas para bien, los deprimidos salen motivados, los tristes salen alegres y los enfermos son sanados.

Ellos han hecho de Jesús su Señor y esa es la base de todo lo que hacen, sus vidas reflejan a Dios, reflejan la bondad de un Dios que muchos no conocen.

Tengo un sueño muy seguido, lo sueño cada día, lo disfruto en cada momento, lo vivo en cada instante.

Seguir a Jesús es vivir en un sueño eterno e inolvidable, las pesadillas de una realidad oscura han quedado atrás y ahora mi realidad es vivir lo que parece un sueño en su compañía.

Te invito a vivir conmigo una vida de ensueño, te invito a seguir a Jesús.

Pensar en los demás

ayudarMe siento desencajado en un mundo que no logro comprender, me siento atrapado en un manicomio llamado sociedad.

Es triste ver niños caminando por las calles, mientras otros gastan fortunas en accesorios que no necesitan.

Cuantos luchan trabajando una cantidad de horas extraordinarias para poder llevar si quiera un pan a su mesa, mientras otros desperdician su sueldo en tragos y placeres que no los hacen mejores.

Vivimos desconectados del resto, atrapados en nuestra propia realidad y encadenados al orgullo y al egoísmo.

Dice la ciencia que eso es el camino natural de la evolución en donde solo los más fuertes sobreviven y las finanzas los llaman clases bajas.

Pero para esas personas, muchas veces el conocimiento no está abierto a sus oídos, el progreso quizá nunca llegue hasta sus manos, los lujos son solo sueños y así ellos sobreviven en lo que parece un mundo alterno.

No, no solo es culpa de la aristocracia o de la burguesía, es culpa de nosotros mismos por no querer cambiar la verdadera realidad.

Dejemos de culpar al resto y examinémonos a nosotros mismos, dejemos de ver hacia un costado y veamos la verdad que tanto queremos ignorar.

Crudas verdades que evitamos, porque nos hemos vuelto duros y tacaños al vivir acomodados en este sistema consumista insaciable.

¿Cuántos si quiera hemos dado una moneda en vez de una mirada de desprecio?

¿Cuántos si quera hemos soltado una mirada triste al no poder dar una moneda?

Dios tenga misericordia de aquellos que hoy viven en grandes lujos y mansiones sin importarles el resto porque al igual que en una parábola después de esta vida el dinero ya nada compra y los lujos ya nada valen.

Y aunque no tengamos muchos recursos como para ayudar a tantos, aunque quizá uno solo no pueda cambiar esta realidad, al menos con un abrazo o una palabra de aliento tratemos de llevar una sonrisa y alegrías al resto, y eso nos hará más nobles y ayudará a una persona o a una familia que de verdad lo necesitan.

¿Burlas?

En la actualidad muchas personas han dejado de creer en Dios y cada vez es mas extraño escuchar frases de agradecimiento hacia Dios, es por eso que muchas veces seremos objeto de burla y de extrañeza pero no existe nada mejor que ser cristiano.

Los cristianos somos extremadamente bendecidos porque tenemos la gran dicha de saber que Dios nos ama y nos amará por siempre.

Los cristianos somos las personas más alegres que puedan existir porque aún en nuestros momentos más duros sabemos que Dios no nos desampara.

Los cristianos somos perseverantes porque tenemos fe en nuestro Creador y sabemos que nada hay imposible si confiamos en Dios.

Los cristianos hemos llenado ese gran vacío que todos sentimos en el interior ya que tenemos a Jesús en el corazón.

Los cristianos hemos respondido las grandes dudas existenciales porque sabemos de donde venimos y adonde iremos al morir.

Los cristianos no somos mejores que el resto por atributos físicos o por nuestros conocimientos sino que es Dios lo que nos hace especiales y es Dios la razón por la cual somos tan bendecidos.

Así que no nos avergoncemos de amar a Dios, recordemos siempre las bondades que Dios hace por nosotros y con valentía vivamos demostrando nuestra fe y nuestra pasión por Dios.

¿Y Dios?

Es difícil poder olvidarlo, especialmente porque mayormente hemos crecido oyendo de Él.

Pero Dios siempre nos da razones para recordarlo, como cuando al despertarnos y podemos ver el comienzo de un nuevo día, cuando sientes los dulces rayos del sol acariciando tu piel, cuando ves los hermosos atardeceres hechos por Él, o al ir al parque y ver todo lo que pudo crear su imaginación.

Puedes ver a Dios en la sonrisa de un niño, en el reflejo del sol en los ojos de las personas a quienes amas, en las lágrimas de alegría de aquellas personas a las cuales ayudas, en las dulces palabras de tus amigos, en los abrazos de tus familiares.

Y mayormente nos olvidamos de si quiera decirle “gracias”, gracias Dios por todo lo que has hecho, gracias Dios por cada sonrisa que sale de mis labios, gracias Dios por cada momento de alegría.

Olvidamos lo tierno y amoroso que puede ser Dios, olvidamos lo detalloso que puede ser Dios para alegrarnos el día, porque si el día tiene sorpresas es gracias a Dios.

Nunca recordamos lo que Él hizo por todos nosotros desde el comienzo de la humanidad, como Dios trató una y otra vez de hacernos volver a Él, no recordamos como trató de salvar a la humanidad hasta el punto en que fue capaz de dar la vida de su hijo Jesús en el cual podemos encontrar la verdadera vida, Jesús puede llenar la vida de cualquier persona, Jesucristo puede transformar la vida de cualquiera de nosotros para mejor.

Poder despertarse con una sonrisa, saber que Dios te acompaña y que todo te irá bien, acostarte tranquilo porque sabes que Dios te cuida, poder encontrarlo en la biblia, poder hablar con Él mientras oras, poder cantarle y saber que te escucha, eso es amar a Dios.

La recompensa de los que aman a Dios es más que vivir en un paraíso, es vivir sabiendo que todo lo que te pasa te ayuda para bien, es vivir con gozo porque sabes que alguien te ama, es poder tener fe y saber que nada podrá detenerte mientras lo amas a Él, es poder creer en milagros y reconocer que nada hay imposible si crees en Él.

Dios nunca está lejos, está a una oración sincera de distancia, está a un corazón quebrantado de kilómetros, y está todo el tiempo esperando que te acerques a Él.

Dios te ama, y te seguirá amando no importa lo que hagas, nada podrá alejarte de su dulce, tierno, sincero amor.

Y Dios te dice búscame hoy, porque hoy tienes la oportunidad de descubrir lo que significa el verdadero amor, El amor que tengo reservado solo para ti.

No es difícil amarlo y no hay razones para no hacerlo, deja de escuchar de Él y ámalo de verdad.

Gracias

Si no te lo he dicho antes amado Dios, te lo digo hoy de todo corazón, Gracias.Gracias porque no importa lo que digan, yo se que tú me creaste.

Gracias por qué sé que todo lo bueno que he recibido en la vida viene de tu mano.

Gracias por la familia que me has dado.

Gracias por el trabajo que tengo.

Gracias por los logros que me has permitido alcanzar.

Gracias porque aún a pesar de los momentos duros, también hubo muchos momentos alegres que siempre recordaré.

Gracias porque aún a pesar de todas las cosas siempre has demostrado amarme.

Gracias por libertarme del enojo, del pecado, del miedo y de tantos malos placeres que arruinaban mi vida.

No sé cuando partiré, pero antes de hacerlo quiero decirte sinceramente Gracias, no quiero esperar hasta el último momento de mi vida para recién reaccionar, quiero hacerlo hoy mientras aún hay tiempo, quiero agradecerte tanto amor.

Así que hoy y siempre te doy Gracias Dios por todo lo que has hecho, por todo lo que haces, por todo lo que harás.

Entrad por sus puertas con acción de gracias, Por sus atrios con alabanza; Alabadle, bendecid su nombre. (Salmo 100:4)

Si desea recibir en su correo un boletín con todo lo nuevo que se agregue al blog siga los pasos para suscribirse haciendo clic aquí

Paciencia ya llegará

Cuando sientes que la vida te golpea con todo lo peor que se te pueda ocurrir, y estas en esos momentos en donde todo pareciera que llegara tan rápido, acuérdate que después de toda tormenta siempre sale el sol.

Cuando las peores cosas nos ocurren es porque lo mejor está por venir, a veces la vida pareciera que intentara hacernos sufrir antes de que lleguen los momentos felices.

Los momentos difíciles vienen de pronto, pero no duran mucho, mientras que los momentos de felicidad se valoran más después de muchas tristezas y pruebas, pero siempre duran mucho más.

Los deseos de nuestra vida siempre tienden a llegar entre los peores momentos, haciéndonos dudar sí es que en verdad llegará, pero la paciencia y la fe, son cosas que aprendemos durante esa espera que muchas veces parece interminable.

A veces uno mismo demora sus sueños, haciendo lo contrario para realizarlos, o haciendo cosas que no deberíamos hacer; no importa que sea lo que quieras conseguir debes esforzarte para que llegue y hacer lo correcto para que cuando lo obtengas no lo pierdas y sepas valorarlo.

Esa espera nos va preparando, perfeccionando para la llegada, todos los sueños se pueden lograr, en algunos casos debemos esforzarnos para alcanzarlos, en otros tan solo debemos esperar el momento indicado, y en otros puede que tengamos que hacer ambas cosas.

Así que sigue creyendo y espera que sin duda vendrá no tardará.