Archivo de la etiqueta: cielo

ERES TODO LO QUE QUIERO EN LA VIDA

Entonces oro a ti, oh SEÑOR y digo: «Tú eres mi lugar de refugio. En verdad, eres todo lo que quiero en la vida. Salmos 142:5 NTV

Dios quiero aprender a amarte a pesar de lo que pueda acontecer, no quiero que mi amor por Ti, sea solo por las bendiciones que me puedas dar o por el temor de no ir al cielo.

Quiero amarte a pesar de las riquezas, no quiero amarte solo cuando tenga mucho dinero, ni tampoco dejar de amarte cuando la estrechez toque mis puertas.

Deseo buscarte de igual forma en los momentos de prueba y en los momentos de buenas noticias, quiero mantener siempre mi primer amor por Ti.

Hay muchos que te buscan por su propio beneficio, pero mi mayor beneficio es estar contigo, Tú me lo has dado todo, solo Tú me haces feliz.

Si tengo ojos, quiero usarlos para mirar tu hermosura, para que siempre vean lo recto, para mirar con los ojos de la fe el cumplimiento de tus promesas.

Si tengo manos quiero usarlas para hacer tu obra, no quiero usarlas para lastimar sino para ayudar a sanar, quiero que tú bendigas todo lo que con ellas puedo hacer.

Si tengo trabajo quiero que sirva para bendecir tu reino, quiero hablar de Ti a mis compañeros, quiero ser luz en donde quiera que esté.

Si tengo familia quiero ganarla para Ti, quiero que se cumpla aquella promesa que dice: Yo y mi casa serviremos al Señor.

Si tengo la dicha de tener una bella iglesia, quiero servirte allí con amor, ser el primero en levantar la mano cuando se necesite ayuda y humildemente apoyar en todo lo que pueda.

Si tengo vida quiero entregártela por completo a Ti, quiero que cada uno de mis pensamientos estén llenos de ti, verte en cada una de mis decisiones.

Y cuando todo me falté incluso la vida, saber que te agradé lo más que pude, confiar que en lo mucho o en lo poco que pude hacer siempre fui un siervo fiel.

Síganos en nuestras redes sociales:

POR AMOR A TI

Por amor a ti, volvería a enviar maná del cielo cuando tuvieras hambre para demostrarte lo mucho que te amo.

Por amor a ti, abriría aquel mar majestuoso cuando lo necesites para que sepas lo mucho que tu Padre te ama.

Por amor a ti, derribaría cualquier muro impenetrable para que entiendas que yo peleo tus batallas porque te amo.

Por amor a ti, vencería tus gigantes y todo aquello que temes para que no tengas ninguna duda de que Yo te amo.

Por amor a ti, daría una orden y se detendría la lluvia sobre la faz de la tierra para que puedas confiar en que te amo.

Por amor a ti, de los cielos caería fuego consumidor cual nunca se ha visto antes para que puedas creer que te amo.

Por amor a ti, envié a mi Hijo unigénito para que puedas encontrar salvación y recuerdes que te amo.

Por amor a ti, hago mover el universo entero a tu favor y no te das cuenta que soy yo diciéndote que te amo.

Por amor a ti, pinto los cielos en cada amanecer y preparo los más hermosos atardeceres para que comprendas cuanto te amo.

Por amor a ti, desde que estabas en el vientre de tu madre y hasta el día de hoy jamás te he dejado solo por amor.

Por amor a ti, te he llamado una y otra vez y aunque no me podías escuchar sabía que un día reconocerías mi voz de amor.

Por amor a ti, que eres mi más preciada creación haría lo que haga falta para que puedas recibir todo el amor que te tengo.

Síganos en nuestras redes sociales:

Dios conmigo está

Me sentí perdido cuando me alejé de Ti, cuando quise aventurarme a encontrar la felicidad por mi propia cuenta.

No es que sea malo ser feliz, lo que es malo es equivocarse y no haberte consultarte mis decisiones, tratar de encontrar un atajo en el Camino.

Lo duro es cuando nadie te entiende, cuando te acusan y te sientes solo, es allí donde aprendes que el único que  siempre estará a tu lado es Dios.

Dios mío, quisiera pedirte que le muestres a los que amo que estoy en tus manos, que sólo estoy siendo moldeado, que todavía sigues a mi lado.

Existen momentos en donde nos perdemos en valles de sombras de muerte, en donde deberemos cruzar ríos o fuego, pero Dios siempre estará allí para cuidarnos.

Por las noches mirando el cielo, contando las estrellas nos damos cuenta de cuan grande es nuestro Dios, capaz de moldear el cosmos a su voluntad.

A sus órdenes el mundo despierta, la vida florece, los seres vivos salen a la luz y toda la creación reconoce la voz de su creador.

Somos como una gota de agua en el océano, un punto en el espacio, y creemos que nuestros problemas son grandes cuando olvidamos lo grandioso que es nuestro Dios.

No existe gigante que lo pueda vencer, tormenta que lo pueda frenar, muralla que lo pueda detener, ni ejército que lo pueda parar o noticia que lo pueda preocupar.

Si Dios está con nosotros nada debemos temer, nada debería quitarnos el sueño, nada nos debería quitar las ganas de vivir.

Por momentos la vida puede parecer muy difícil, los problemas son cómo olas que nos hacen voltear la vista pero si Dios conmigo está, entonces estoy seguro, mi vida está a salvo en sus manos.

Síganos en nuestras redes sociales:

Un Poeta en el Cielo

poeta del cieloTodo lo hermoso de la creación revela lo hermoso que es nuestro Dios.

Su belleza y su resplandor son tan fuertes que estos ojos mortales no pueden verle.

La pureza de su corazón es tan sublime que sin duda Él es el amor.

No existe forma en que con letras pueda expresar su eterna hermosura.

No se han inventado palabras que logren definir la bondad de su gracia.

Lo que hizo por nosotros es la más grande historia de amor.

Lo que Él soportó supera la belleza del más bello verso jamás creado.

Cuando yo parta a su lado llenaré el cielo de poemas para expresarle lo que siento.

Pintaría un poema en cada nube y cubriría de versos el firmamento.

Porque con cada atardecer Él nos dice que nos ama.

Con cada amanecer nos dice que sigue a nuestro lado.

No hay nada en la creación que no bendiga su glorioso nombre.

El viento escribe en los aires innumerables versos para Él.

Las gotas de lluvia caen al compás de una melodía que lo exalta.

Los mares braman solo para alabar a su Creador.

Las estrellas brillan para recordarnos que Él sigue presente.

El sol y la luna nos enseñan que Él siempre nos está cuidando.

Yo quiero ser un poeta que alegre el cielo.

Un escritor que le provoque una sonrisa con innumerables versos.

Un hombre que sepa ser agradecido con aquel que le dio la vida.

Porque Él me hizo la muestra más grande de amor.

Su nombre es el verso más precioso que han pronunciado mis labios.

Su abrazo es la prosa más acogedora que he sentido.

Sus palabras han sido melodía a mi corazón.

Mi vida será por siempre un libro lleno de mensajes de amor para Él.

Síganos en nuestras redes sociales:

¿Soy salvo?

cielo e infiernoHay personas que creen en Dios otras que no, pero estoy seguro que todos en algún momento nos hemos preguntado acerca del cielo, del infierno y de la muerte.

Cuando nos hacemos esa pregunta, nos entra miedo o intentamos responderla según lo que sabemos o lo que vagamente hemos escuchado.

La verdad es que según la biblia todos nosotros hemos pecado, todos nosotros merecemos el infierno por fallarle a Dios.

El infierno no es una discoteca gigante, es más como aquella pesadilla que hemos tenido de chicos, como juntar todos nuestros miedos en un solo lugar.

Lo que no nos dijeron es que no importa lo que hemos hecho, podríamos vivir una vida entera dedicada a los demás o donar todo lo que tenemos, y eso no nos daría la salvación o nos compraría el cielo.

Según la biblia el único requisito para ser salvos y para saber que podemos ir al cielo, es aceptar a Jesús en nuestros corazones y amarlo por encima de todo.

Jesús vino con la única misión de dar su vida por la tuya, Él se sacrificó para que nosotros tuviésemos la oportunidad de tener una opción de salvarnos.

Aquel castigo que tú y yo merecíamos Él lo soportó sin reclamos, Él fue torturado, tratado como un criminal y asesinado por el amor que nos tiene.

Jesús resucitó y Él nos conoce, Él sabe toda nuestra historia, Él conoce lo malo y lo bueno pero a pesar de eso Jesús nos ama.

Y cuando lo escogemos no solamente alcanzamos el cielo y la salvación, sino que también nuestros corazones son sanados, las heridas del alma son sanadas y una nueva fe y esperanza nacen en nuestros corazones.

Yo sé que no es fácil creer en Dios, que nunca será moda, que posiblemente muchos se burlen de aquellos que lo siguen, pero es el único camino para la salvación.

Nadie sabe cuándo va a morir, quizá esto pueda ser lo último que leas, así que hoy te invito a que ores y busques a Dios.

Hoy tienes la oportunidad de ser verdaderamente salvo, de tomar el único Camino que puede llevarte al Cielo.

Síganos en nuestras redes sociales: