Archivo de la etiqueta: circunstancias

El arco iris de tu amor

arcoirisTu amor es como un arcoíris, no porque cambie de tonos, sino porque es lo más bello que veo después de las tormentas de la vida.

Sin Ti la vida es como una noche interminable, en donde me siento perdido, en donde mi alma se llena de miedo en la oscuridad.

Yo por el contrario varío mucho, mi amor por Ti muchas veces parece agotarse hasta que logro ver nuevamente Tu Luz alumbrándome.

Tu amor es lo que le da color a los tonos grises de mi corazón, yo soy como una tarde lluvioso hasta que tú llegas alumbrándolo todo como el sol de primavera.

El cielo solo brilla porque te imagino a Ti, te imagino mirándome y nunca apartando la vista de mí, a pesar de que muchas veces no lo merezca.

Nunca te has rendido conmigo, jamás me has fallado y a pesar de que muchas veces el dolor parecía un cruel invierno, Tu siempre aparecías trayendo calor a mi corazón.

Muchas veces estoy confundido, las tentaciones son como un fuerte viento que inducen a ser cosas que no quiero, pero junto a Ti siempre habrá calma.

Mi corazón es abordado por el miedo como una ventisca de nieve pero Tu presencia me llena de calma, como si todo se transformara en un bello paisaje.

Las tormentas se apartan al sonido de Tu voz, las fuertes mareas se calman cuando Te levantas a ayudarme.

Por eso siempre a pesar de todo quiero ser un hombre de fe que no le tema a la dureza de las tormentas, sino que pueda confiar que Tu amor será el arco iris que me demostrará que tras cada circunstancia difícil siempre habrá un mejor tiempo esperándome.

Solo con tu amor me siento libre, autentico y feliz.

Gracias por todas las razones que me das para seguirte, para correr hacia a ti y para llenar mi corazón con los colores de Tu amor.

Anuncios

Oraciones al Creador

orandoHay días en lo que todo parece tan corrupto, en donde la sinceridad y la honestidad parecieran haber muerto.

Días en los que el cielo pareciera cerrado, oscurecido por sombras de duda, temor y dolor.

Días en los cuales desde lo profundo de mi alma oro pidiéndole al Creador, que me dé un refugio, que me dé un lugar en el cual mi alma pueda hallar paz.

Existen momentos en donde la frialdad del resto congela el corazón y en donde todos parecen haberse apartado.

Momentos en los cuales extrañas los buenos momentos, extrañas a los amigos, a los hermanos, a la familia.

Momentos en los cuales desde lo profundo de mi alma oro pidiéndole al Creador, que me abrace, que pueda yo sentir su calor  para que el frío pueda huir de mí.

Hay circunstancias que parecen superarnos, que parecen ser muy difíciles de enfrentar y que pueden sacar lo mejor o lo peor de nosotros.

Circunstancias en las cuales te das cuenta que no eras tan fuerte, inteligente o hábil como pensabas.

Circunstancias en las cuales desde lo profundo de mi alma oro pidiéndole al Creador, que me de fuerzas, que me ayude a tomar la decisión correcta y que me demuestre que el cielo puede estar aquí.

Pero a pesar de eso, he aprendido que en todo tiempo puedo sonreír, porque me doy cuenta que seguir a Jesús fue la mejor decisión que pude tomar.

Porque en todo tiempo encuentro su amor, descubro la felicidad de estar a su lado y puedo estar seguro que Él nunca me abandona.

Y en todo tiempo desde lo profundo de mi alma oro pidiéndole al Creador, que me ayude a ser agradecido, que me enseñe a serle fiel y que pueda amarlo por toda la eternidad.

Un poquito de fe

granos de mostaza

Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible. Mateo 17:20

En la biblia nunca vemos ha una persona lograr este increíble milagro, y por mucho tiempo me pregunté: ¿Por qué nadie lo hizo?

Esta es una promesa de Dios y todo lo que Dios promete lo cumple, quizá Jesús nos dio una respuesta al decir que es por nuestra poca fe y o sino porque tiene que ser según la voluntad de Dios.

Pero algo más importante aparte de estas razones es, que tal si no solo se refiere a un monte natural sino a un monte espiritual o a un monte que está basado en nuestros problemas, circunstancias o pecados.

Un pequeño y diminuto grano de mostaza podría ser la diferencia para poder lograr algo que pareciera imposible, un poquito de fe marca una gran diferencia en nuestras vidas.

El grano de mostaza es una de las semillas más pequeñas que existen, así que imagínense, no necesitamos una gran e inmensa cantidad de fe para lograr algo sobrenatural sino sencillamente necesitamos un poquito de fe pura en Dios.

Puede que estés pasando un momento muy difícil o que estés luchando contra una tentación muy fuerte o combatiendo con una área de tu vida que te cuesta cambiar, pero solo basta con un poquito de fe cada día para mover aquel monte.

Así que despierte cada día con una oración y comience a sembrar aquella semillita de fe al declarar las promesas de Dios, lea la biblia y haga crecer su semilla su semilla y no pierda ese poquito de fe que moverá su monte.

Es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su huerto; y creció, y se hizo árbol grande, y las aves del cielo anidaron en sus ramas. Lucas 13:19

Aprendiendo de los problemas

Es extraño comprender las muchas maneras en las cual nos habla Dios, y siempre es cuando más lo necesitamos.

El puede usar desde la biblia hasta a un completo extraño; puede usar las circunstancias y aún nuestros momentos de crisis para hablarnos, recordemos como dice la biblia: Todo ayuda para bien a los que le aman.

Es doloroso pasar por crisis, es doloroso tener que pasar por las tormentas de la vida, pero recordemos que en la biblia después de cada una de ellas venía un gran milagro por parte de Dios, es por eso que suceden los problemas para que aprendamos a no depender de nuestras fuerzas, ni de nuestros talentos, ni de nuestras habilidades, sino para que recordemos que somos polvo y que necesitamos la ayuda de Dios.

Somos creación de Dios, hechos para hacer cosas limitadas, hechos para resolver problemas pero no todos, hechos para alabar y exaltar a Dios y no a nosotros mismos.

Y es cuando comprendemos eso en donde realmente comenzamos a vivir, entendemos que necesitamos de nuestro Hacedor para romper los límites de nuestra realidad y movernos en el plano sobrenatural de Dios.

Si estas pasando por un duro desierto o por el horno de fuego, entiende que Dios no lo hace como una señal de castigo lo hace para que dobles tus rodillas y los busques de corazón, lo hace para que te sometas a su voluntad, y cuando dejas que el cumpla su propósito en ti entonces recordarás que Dios todo lo hace hermoso en su tiempo y que el postrer estado es mayor al primero, recuerda que Dios siempre tiene la última palabra.

Vamos no te rindas busca a Dios y el te dará la salida y las fuerzas para vencer cada día.