Ayudarte a ayudarme

En mi propia vida entendí que una de las razones por las cuales podemos tener una mejor vida espiritual y estar más unidos con Dios es cuando estamos decididos en rendirnos a Él.

Hace poco leí la siguiente frase: Dios prometo ayudarte a ayudarme,  esas palabras tocaron mucho mi corazón

Aquello significó para mí que deseaba que Dios me cambie y si para alcanzarlo debía poner todo de mi parte, yo estaba dispuesto a obedecerlo en todo.

Cuando nacemos de nuevo, estamos dispuestos a ser moldeados por Dios porque tenemos el primer amor encendido y todo nos parece nuevo e increíble, y así es como debemos ser siempre, jamás debemos perder aquellas cosas que nos hacen mejores cristianos.

El apóstol Pablo uno de los hombres más inspiradores y más usados por Dios nos dijo: De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 2Corintios 5:17

Dios quiere una mejor vida para nosotros, pero para alcanzarla debemos empezar otra vez y alejarnos de aquellas acciones y actitudes que nos impiden seguirle.

Y también nos enseñó: Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. Gálatas 2:20

Tenemos que aprender a rendir nuestra voluntad a Dios, si en un mensaje Dios nos habla acerca de la importancia de leer la Biblia, entonces leamos la Biblia, si nos habla acerca de orar entonces debemos ponerlo en práctica y comencemos a orar.

Tenemos que menguar para que Cristo se forme en nosotros y la mejor forma de hacerlo es dejando que Él se siente en el trono de nuestro corazón.

Puede haber muchas excusas para no querer obedecer, pero, ¿Qué tan deseoso se encuentra usted de salir de sus problemas o de querer un cambio en su forma de ser?

Entre más rápido nos decidamos convertir a Dios en el centro de nuestra vida más rápido comenzaremos a notar los grandes cambios y el fruto de su Espíritu en nosotros.

Comencemos a ser más cómo Jesús, sigamos sus pisadas, aprendamos de Él, permitamos que nos ayude y pongamos todo de nuestra parte para ser mejores.

Lo vi llorar

JESUS¿Has sentido esa sensación de extrañar a una persona?

¿Has extrañado tanto a alguien que sin querer recordaste su voz, su risa, su rostro, su compañía?

Muchas veces nos alejamos de Dios y una parte de nosotros lo extraña, no importa que tan frío podamos estar, siempre habrá una parte de nuestro ser que necesite su presencia.

Yo sé que el mundo jala, que las tentaciones siempre están presentes y que caer es muy sencillo, pero el amor de Dios debería bastar para que podamos vencer todas aquellas cosas.

Algo importante que olvidamos mientras vivimos, es que Dios siempre piensa en nosotros, Él cuenta nuestros cabellos y sabe todos nuestros pensamientos.

¿Alguna vez pensaste que sentirá Dios cuando te alejas de Él?

¿Alguna vez recordaste antes de caer todas las cosas que Él hizo por ti?

Cómo me gustaría hacerte entender que yo lo vi triste por ti, lo vi llorar pidiendo que volvieras a su Camino.

Yo vi llorar a Jesús, estaba llorando por ti, Él no entendía porque no podías comprender que todo lo que Él quiere de ti es que lo ames.

He visto al ser más hermoso de la creación angustiarse cuando alguien que le conoció se aparta de su lado, he visto aquel que es la gracia lagrimear por aquellos que se pierden e irán al infierno.

No puedes imaginar lo mucho que Cristo te ama, no puedes imaginar las veces que Él ha orado esperando que lo reconozcas otra vez.

Sé que no lo ves, pero Él sonríe cada vez que piensas en Él, Jesús te ha abrazado tantas veces sin que tú lo notes.

Si alguna vez ha habido un ser que te haya extrañado muchísimo cada vez te vas, ése es Jesús.

Dios no te ama para atarte sino que en Él está la libertad.

Dios no te ama para obligarte a dejar cosas sino que Él quiere llenarte de bendiciones.

Dios no te ama para alejarte de lugares sino que Él quiere salvarte y mostrarte el paraíso.

No seas una causa de tristeza, sé una causa de risa de alegría para aquella persona que te ama de verdad.

Yo lo vi llorar también pero no de tristeza sino de felicidad, lo vi reír hasta las lágrimas cuando te arrepentiste de corazón.

Lo vi sonreír con la sonrisa más bella que te puedas imaginar cuando decidiste abrazarlo también.

¿Deprimido?

¿Los cristianos se deprimen?

Parecería contradictorio que teniendo tantas promesas y el gran amor de Dios un cristiano puede deprimirse, pero también debemos recordar que somos humanos y que muchas veces pasaremos por problemas y situaciones que harán menguar nuestra fe.

Algo que debemos aprender es que no estamos solos tenemos a Cristo en el corazón, y por lo tanto:

  • No hay situación que nos pueda vencer si andamos en el amor de Dios.
  • Todo lo podemos en el nombre de Jesús.
  • El gozo del Señor es nuestra fortaleza.
  • No existe nada que nos pueda separar del dulce amor de Dios.
  • Al que cree todo le es posible.

Hermanos míos no digo que no vendrán pruebas, pero recuerda que Dios no está solo en el cielo, el esta en nuestros corazones, el mismo Jesús que venció a la muerte y a todo principado está dentro tuyo y te ha dado el poder para vencer todo aquello que nos pueda abatir o desanimar.

Además Dios mismo nos ha prometido que no nos hará pasar por una prueba sin que nos de juntamente con ella la salida.

El mismo Dios que te amó tanto, que envió a su hijo Jesús para salvarte, es el mismo Dios que te acompaña y vela por ti cada día.

Dios te ama y eso es motivo de una sonrisa, Dios te ama y eso es motivo de gozo, Dios te ama y eso es motivo de júbilo.

No nos dejemos vencer por las circunstancias porque nuestro Dios vence gigantes, nuestro Dios abre los mares, nuestro Dios puede hacer llover fuego del cielo, nuestro Dios hace dar a luz a la estéril, nuestro Dios derrumba murallas, nuestro Dios nos ayuda a cumplir nuestros sueños, nuestro Dios nos da nuevas fuerzas, nuestro Dios nos llena de sabiduría y para nuestro Dios nada es imposible.

¿Qué sucede?

¿Qué nos sucede cuando le damos la espalda a Dios?

Darle la espalada a Dios significa alejarnos de todo lo bueno de la vida, separarnos de todo lo amable que jamás podamos encontrar, separarnos de Dios es vivir alejados del amor, es vivir en una vida sin metas y sin propósito.

Y si usted ha conocido a Cristo verdaderamente, entonces su vida ha sido transformada, si usted se aleja de Dios entonces su vida volverá a la misma oscuridad en la que estaba antes, volverá a los mismo vicios y a su vieja mente reprobada.

No le dé la espalda a Dios, conózcalo y su vida cambiará.

¿Qué sucede cuando decidimos pensar solo en nosotros mismos?

Cada uno es digno de vivir su propia vida, pero eso no significa que debamos olvidar a los demás, en un mundo tan egoísta lo que menos necesitamos es olvidarnos del prójimo, nosotros somos los únicos con un corazón diferente porque en nuestro corazón está Jesús, por eso tenemos un corazón lleno de amor y esperanza, y eso es lo que el mundo necesita.

¿Qué sucede cuando no hacemos lo correcto?

Todos nosotros tenemos un llamado, pero si usted no lo cumple no solo está cometiendo rebeldía, sino que cada vez que usted no hace lo que debería muchos sufren a su alrededor; muchos que necesitaban de usted se perderán en la tristeza, el dolor y el enojo tan solo porque usted decidió no obedecer.

Dios sabe lo que es mejor para nosotros, y si le obedecemos entonces todas las cosas nos ayudarán para bien.

¿Qué sucede cuando caemos?

Aunque lo más importante es como nos levantamos, porque sin duda todos en algún momento podemos fallar, usted no sabe las consecuencias que trae consigo su caída; todas las personas que estaban bajo su cargo se pueden venir abajo, aquellas personas para las cuales usted era su modelo ¿cómo le podrá decir que continúen?

Si usted ha caído recuerde que en Cristo tiene la oportunidad de levantarse nuevamente, solo acérquese a Él con un corazón arrepentido y sincero, no olvide que Dios es amplio en perdonar.

¿Qué sucede cuando ya no quiero seguir?

¿A pensado usted qué pasaría si ya nadie seguiría? mire a su alrededor todo lo que usted ve, se consiguió por personas que continuaron sin rendirse; puede que para usted eso no resulte importante, pero hay un mundo afuera que está esperando que gente como usted no se rinda.

Necesitamos de esos héroes anónimos que luchan día tras día para llevar la luz de Cristo, usted puede ser una de esas personas que marcan la diferencia por sus acciones y estilo de vida.

Permita que los demás vean que nuestro Dios pelea por nosotros, los hijos de Dios no nos rendimos porque tenemos un Padre Celestial que nos da las fuerzas para vencer cada día y jamás nos vencerán porque Jesús gobierna en nuestro corazón.