Archivo de la etiqueta: Daniel

REFLEXIÓN: UNA BUENA NOTICIA

La mirada radiante alegra el corazón, una buena noticia conforta los huesos. Proverbios 15:30 CAB

¿Qué sucede cuando las buenas noticias tardan en llegar?

Muchos hombres de Dios han tenido que pasar por momentos de espera, tiempos en los que parece que las buenas noticias no llegarán.

Génesis 17:19 Respondió Dios: Ciertamente Sara tu mujer te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Isaac; y confirmaré mi pacto con él como pacto perpetuo para sus descendientes después de él.

Ciertamente Abraham ya había recibido la promesa de que sería una nación grande, pero es justo aquí a sus 99 años en donde la promesa se vuelve más personal, Dios le da el nombre de su hijo y en un año él estaría riendo al ver a su hijo nacer.

Génesis 41:14 NTV El faraón mandó llamar a José de inmediato, y enseguida lo trajeron de la cárcel. Después de afeitarse y cambiarse de ropa, José se presentó ante el faraón.

Pasaron muchos años para que aquel niño llamado José que tenía sueños de que sería grande, pueda convertirse en el segundo hombre más poderoso de Egipto. Antes de eso tuvo que servir como esclavo, luego estar en la cárcel, hasta que por fin aquella noticia llegó.

2Samuel 5:3 Vinieron, pues, todos los ancianos de Israel al rey en Hebrón, y el rey David hizo pacto con ellos en Hebrón delante de Jehová; y ungieron a David por rey sobre Israel.

David era muy joven cuando el profeta Samuel lo ungió para ser rey, a los treinta años comenzó a reinar, previo a eso fue perseguido por el anterior rey Saúl, tuvo que esconderse en cuevas, hacerse pasar por loco en la tierra de sus amigos y batallar muchos años para ver la promesa cumplida.

Hasta que las buenas noticias lleguen o hasta que la promesa se cumpla, debemos actuar con fe y aprender a esperar en Dios:

· Salmos 40:1 Al músico principal. Salmo de David. Pacientemente esperé a Jehová, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor.

· Hebreos 6:12 …A fin de que no os hagáis perezosos, sino imitadores de aquellos que por la fe y la paciencia heredan las promesas.

No debemos permitir que nuestras emociones nos agobien ni nos hagan perder el gozo nuestra confianza está en Dios y Él es más que suficiente:

· Salmos 142:5 NTV Entonces oro a ti, oh SEÑOR y digo: «Tú eres mi lugar de refugio. En verdad, eres todo lo que quiero en la vida.

· Nehemías 8:10no os entristezcáis, porque el gozo de Jehová es vuestra fuerza.

Nuestra convicción por Dios debe ser tan firme, que si aún, lo que esperamos no sucediera, nosotros seguiremos confiando en el plan de Dios:

Daniel 3:17-18 Si nos arrojan al horno ardiente, el Dios a quien servimos es capaz de salvarnos. Él nos rescatará de su poder, su Majestad; pero aunque no lo hiciera, deseamos dejar en claro ante usted que jamás serviremos a sus dioses ni rendiremos culto a la estatua de oro que usted ha levantado.

Síganos en nuestras redes sociales:

EL HORNO

Existen palabras dentro de nuestras iglesias que pueden tener un significado diferente o distinto al común usado, un ejemplo es la palabra: “HORNO”.

¿Qué significa pasar por el Horno? En Jeremías 18:1-6 Dios le pide al profeta Jeremías que vaya a casa del alfarero, al llegar ve cómo mientras el alfarero hacía una vasija, ésta se estropea en sus manos, por lo cual decide hacer de ella otra vasija mejor. Una lección profunda en la cual Dios nos quiere hacernos comprender que Él es el Alfarero de nuestras vidas, venimos fallados a sus pies y sólo Él nos puede hacer mejor, pero para eso al igual que las vasijas también después de moldearnos nos tocará pasar por el horno.

“Estar en el Horno” o “Pasar por el Horno” es aquella etapa en la que somos probados por Dios, en la que tendremos que pasar pruebas o desiertos para quitar de nosotros toda impureza, para que seamos más “resistentes” es decir más fuertes y maduros espiritualmente o para que nuestra fe aumente.

Ejemplo en la Biblia: Muy resumidamente, En el libro de Daniel capítulo 3, nos relatan la historia de 3 amigos (Sadrac, Mesac y Abed-nego) los cuales se reusaron a postrarse ante una estatua que había mandado a construir el Rey Nabucodonosor con su imagen, el castigo consistía en ser echados en un gran horno, pero ellos sin titubear estaban dispuestos a dar su vida antes que negar a Dios. El rey mandó a calentar más el horno y los echó allí dentro, cuál sería su sorpresa al ver por el visor del horno, que no sólo los 3 seguían vivos, sino que estaban danzando con alguien más con un aspecto divino, por lo que el rey ordenó sacarlos y que todos adoraran al Dios de aquellos 3 jóvenes que habían pasado aquella prueba de su fe.

La biblia nos enseña: 1Pedro 1:6 En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo. Dios utiliza aquel “fuego del horno” o los momentos de prueba para purificarnos, para que nuestra fe sea más pura que el oro y estemos listos para recibir sus bendiciones.

El Horno de fuego: Mateo 13:42 …Y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes. Todos aquellos que rechacen el evangelio, que no permitan que el Buen Alfarero cambie y transforme sus vidas, serán echados al horno de fuego por toda la eternidad, por eso es muy importante predicarle a todos los que podamos.

Tenemos una esperanza: Isaías 64:8 Ahora pues, Jehová, tú eres nuestro padre; nosotros barro, y tú el que nos formaste; así que obra de tus manos somos todos nosotros. Permite que Dios te moldee como el barro, que transforme tu existencia, que te haga nuevamente, permite que te perfeccione en el horno, para que puedas tener una vida mejor a su lado por la eternidad.

Síganos en nuestras redes sociales: