Archivo de la etiqueta: depresión

AMOR FIRME

Un estudio realizado por la Universidad London School of Economics (LSE), reveló que el encontrar el “amor” (encontrando pareja o una reconciliación familiar o amical) y “amarse a uno mismo” provoca mayor felicidad que el aumento de ingresos económicos.

Pequeños detalles “como sentirse amado” o “salir de la depresión” alegran más el corazón que un aumento de sueldo o una buena venta. Ahora imaginemos cuanto bien puede hacer en la vida de una persona el poder recibir el inmenso amor de Dios.

Un día una gran turba de judíos se detuvo para apedrear a un inocente joven cristiano llamado Esteban, tras haberlo matado decidieron traer sus ropas a los pies de un hombre esperando su cruel aprobación, aquel hombre era Saulo de Tarso.

Al igual que Saulo que creía conocer a Dios, pero sus obras demostraban lo contrario, estamos viviendo en una sociedad que cree conocer el amor, pero que en la práctica no lo ve ni lo conoce. Saulo tenía conocimiento de Dios, pero nunca había tenido un encuentro real con Él, al igual como el amor no se puede conocer a través de un poema o en un verso romántico, una relación con Jesús tiene que ser más que letras, tiene que ser práctica, tangible y real.

Todos conocemos la historia del increíble cambio de Saulo al gran Apóstol Pablo, lo que muy pocos conocen es que él en sus cartas nos brindó numerosos escritos acerca del amor, uno de ellos y el más hermoso poema acerca del amor lo encontramos en su primera carta a los Corintios en el capítulo 13.

El versículo 7 en la versión Nueva traducción Viviente lo dice así:

· El amor nunca se da por vencido

· Jamás pierde la fe

· Siempre tiene esperanzas

· Y se mantiene firme en toda circunstancia.

Nuestras parejas quieren que tengamos un amor como ése, nuestra familia espera de nosotros ese tipo de amor, nuestra sociedad necesita ver cristianos que vivan con ese tipo de amor, Dios está buscando hijos que puedan amarlo con aquel tipo de amor.

Necesitamos un amor por Dios que no parezca una carga, sino que sea agradecido, un amor que se vaya perfeccionando tras cada prueba superada, que vaya creciendo tras cada lágrima derramada, que vaya en aumento tras cada oración pronunciada.

A veces el amor parece utópico y difícil de alcanzar, pero también es sencillo y tan puro que se puede demostrar con pequeños detalles, como la fidelidad, la puntualidad, el interés, con acciones o decisiones que demuestren que nuestro amor por Dios es sincero y apasionado.

La biblia nos cuenta en Hechos 14, que el apóstol Pablo junto a otros cristianos fueron a ciudad de Listra para predicar el evangelio que cambió su vida, estando en aquella ciudad un grupo de personas se levantaron para apedrearlo, pero aquel hombre enamorado de Dios se mantuvo firme hasta que lo arrastraron fuera cuando creyeron que ya estaba muerto. Pablo nos demostró cómo es tener un amor Firme ante toda circunstancia, a pesar del dolor, no guardó odio o venganza, sino que al día siguiente continuó predicando con amor el evangelio.

Anuncios

Personas Explosivas

En 1833 nació un gran genio sueco, Alfred fue un notable químico, además hablaba con fluidez varios idiomas, incursionó en la literatura y patentó 355 inventos.

Alfred con el tiempo se encontró fascinado con la nitroglicerina, creía que podía darle un uso práctico y mejorar la seguridad de su uso. El precio que tuvo que pagar Alfred en su búsqueda por controlarlo fue muy alto ya que, una gran explosión en su fábrica cobró las vidas de su hermano menor Emil y de otras cuatro personas.

Alfred tras mucho esfuerzo en 1867 logró inventar la “Dinamita” un gran avance para la minería, la construcción o la ingeniería, a su vez corría el resigo de que pudiera ser usado para el mal, como la pólvora que se usaba como un arma para provocar muertes.

Alfred se encontró con aquella disyuntiva de dar a conocer su invento, tras decidirse patentar la dinamita se hizo famoso, con ello ganó una enorme fortuna, recibió grandes reconocimientos, incluso le permitió viajar por todo el mundo.

Con el tiempo Alfred se dio cuenta de lo terrible de su elección, la dinamita era usada ya no solo en los avances de la construcción, sino también en las guerras y la fabricación de armas, su gran invento había provocado miles de muertes, los recuerdos de su hermano también fallecido a costa de su investigación lo llevaron a una profunda depresión.

Cuando murió en 1896 en San Remo (Italia) muchos se sorprendieron de su testamento, donó casi toda su fortuna a una fundación, con el encargo específico de que ésta premiara todos los años a las personas que más avances hubieran hecho en beneficio de la Humanidad en los campos de la física, la química, la medicina, la literatura y la paz mundial, creando así lo que hoy conocemos como los Premios Nobel.

Alfred Nobel se dio cuenta muy tarde, de la importancia de tomar buenas decisiones, sus afanes de gloria personal nublaron su razón y le costaron mucho, los años le demostraron que ni la fortuna, ni la fama o el prestigio pueden comprar la verdadera felicidad.

Me gusta pensar que Alfred encontró la verdad y entendió que no era tarde para enmendar su error, decidió darle un mayor sentido a su vida, dejando tras de sí un gran legado, por eso ahora lo recordamos más por el premio Nobel que por su invento.

Existen personas que al igual que el caso anterior no se dan cuenta de que sus decisiones afectarán a los demás, son como bombas de tiempo llenas de odio, que, ante cualquier problema o situación difícil, estallan destruyendo vidas.

Hombres y mujeres que son como la dinamita, que con su carácter destructivo hieren sin querer y cuyas bocas parecen estar llenas de nitroglicerina causándoles dolor y tristeza incluso a las personas que dicen querer.

Necesitan encontrar la verdad del amor de Cristo, solo Él es capaz de sanar corazones llenos de odio, cambiar actitudes llenas de ira por almas renovadas llenas de paz, transformar vidas amargadas y brindarles nuevos tiempos de verdadera felicidad.

No esperemos que el tiempo nos haga darnos cuenta de nuestras decisiones egoístas, hoy podemos escoger el Camino del amor, y darle un gran propósito a nuestra existencia conociendo a Jesús.

Soy afortunado

felicidadSoy cristiano y no entiendo por qué el ser más poderoso del universo me escogió a mí.

No entiendo por qué a pesar de todos mis errores me amó, pero estoy muy agradecido de que así sucediera.

Recuerdo la soledad y el vacío que sentía pero un día Él se apareció y me mostró su gran amor.

Era un vagabundo buscando sentimientos y mendigando compañía pero desde que Dios apareció, Él lo ha llenado todo.

He descubierto que Dios es todo lo que necesito, en Él encuentro todo lo que mi alma y mi corazón puedan necesitar.

Yo busqué por años un refugio o un pedazo de cielo en el cual poder esconderme, pero ahora en sus brazos hallé mi seguridad.

Soy afortunado al darme cuenta que soy tan querido sin razón, porque Él es más de lo que esperaba para ser realmente feliz.

De verdad no habrá manera alguna en que yo pueda retribuirle o pagarle todas las cosas buenas que hace y ha hecho por mí.

Quizá muchos no lo entenderán pero yo sé que le debo a Jesús mi vida, le debo mis alegrías, mis triunfos y mis sonrisas.

Nada funcionaría si Él no estuviera conmigo, Dios se ha convertido en mi brújula, Él es mi cimiento, Él es mi fuerza, Él es mi gozo, Él es la única razón por la que vivo.

Vivo feliz porque sé que Él me acompaña, camino seguro por la vida porque sé que Él me protege y eso me ánima a levantarme cada mañana.

Soy muy afortunado porque en un mundo tan lleno de dolor, de tristezas, de depresiones, de ansiedad y oscuridad, pude ver la Luz que me salvó y me llevó a la verdadera vida.

La desesperanza y la depresión pueden intentar derrotarme pero no hallarán cabida en mi interior porque Jesús lo llenó todo.

Soy afortunado porque Jesús es mi Camino, mi Verdad y mi Vida.

Soy afortunado porque sé que soy amado por mi gran Salvador.

Especial por Cinco años: Piensa en Dios

pensadorAquel que logre cambiar sus pensamientos, logrará cambiar su vida.

Todo aquello en lo que pensamos influye enormemente en nuestra manera de vivir, no hay pensamiento que no afecte de manera alguna nuestro comportamiento.

Hoy en día estamos rodeados de pensamientos negativos y derrotistas, sin querer los dejamos anidar en nuestras mentes y crean depresiones y angustias que son muy difíciles de sobrellevar.

¿Entonces en que debemos pensar?

La ciencia no basta para calmar el corazón, el romance no puede traer paz ante los problemas de la vida y aún incluso la amistad más fuerte no puede ayudarnos a vencer las ansiedades del día a día.

Lo único que puede ayudarnos cuando el mundo nos falla, cuando la vida pesa demasiado es solamente Dios.

Conozco la historia de un joven que estando bajo una profunda tristeza y tomar una decisión que acabaría con su vida, lo único que lo salvó fue un pensamiento, él pensó en Dios.

A veces pensamos que Él está lejos y que no nos escucha, pero la verdad es que Dios siempre está cerca y dispuesto a ayudarnos cada vez que se lo pedimos.

Si callaras el alma y abrieras el corazón escucharías su voz diciéndote:

Hijo mío yo te conozco bien, no hay nada acerca de ti que Yo no sepa, no hay detalle de tu persona que me sea desconocido.

Yo sé cómo te estresas tratando de alcanzar las riquezas, sé lo mucho que te duele avanzar muchas veces, conozco lo mucho que te pesa tu pasado y lo mucho que piensas que nada cambiará.

Pero si hay algo en lo que debas pensar es en mí, sólo piensa en mí.

Yo seré tu apoyo cada vez que te sientas caer, seré el Camino cuando tus bases parezcan romperse, seré Él amor que nunca te dejará y el amigo que nunca te desamparará.

Sólo piensa en mí, cuando los sueños desaparezcan, cuando todo en lo que creías se desmorone, solo piensa en mí, amado hijo.

Y ese es el mensaje que busco dar con este blog, un mensaje de que en Dios tenemos más de lo que alguna vez podamos necesitar.

Espero que este blog lo haya ayudado a lo largo de estos cinco años y que en él siempre pueda encontrar la ayuda que necesita.

Muchas gracias por leerme y gracias a Dios por darme la oportunidad de escribir y poder ayudar a muchos a través de este blog.

La prisión

encarceladoEstoy dentro de una prisión puedo sentir claramente los barrotes surcando mi mundo y ahora mi vida son solo estas tres paredes y esta reja que tengo al frente.

Hace algunos días todo parecía tan bien, me sentía libre y camino a la subida, pero a veces la realidad golpea tan fuerte y te tumba rápidamente hacia el piso.

La preocupación no me deja dormir, la ansiedad me tiene desenfocado, la soledad me pone triste pero esas son mis tres paredes y la reja es la depresión.

La espera ciertamente desespera, te esfuerzas para que las cosas cambien pero cuando ves que todo sigue igual comienzas a dudar de todo principalmente de ti mismo.

Ya has agotado tus recursos, quizá solo se necesite tiempo, pero es muy molesto esperar, es como si sintieras el peso de cada minuto, como si cada hora fuera eterna.

Comienzas a orar esperando una respuesta, sabes que te escucha pero no ves resultado, dicen que la fe es creer en lo que no ves, bueno ahora es buen momento para probarlo.

Cuando ya no te queda nada te das cuenta que solo dependes de Él, hasta este punto todo parecía teórico pero ahora sabes cómo se sintió Moisés frente al mar rojo, como se sintió Jeremías al pedir que cayera fuego del cielo, cómo se sintió José cuando estuvo en prisión o David cuando lanzó la piedra.

Y al recordar aquellas experiencias de esos hombres te das cuenta que tu problema es más simple y que Dios no ha cambiado, Él todavía sigue haciendo milagros y siempre escucha las oraciones sinceras.

Ahora sabes que sin Dios nada puedes hacer, que la vida depende de Él y que realmente todo sucede por su voluntad.

Y sin saber cómo te das cuenta que la reja está abierta, que otra vez comienzas a caminar en libertad, los problemas singuen allí pero hoy le has dejado tus cargas y tus dudas a Dios y sabes que Él nunca te fallará.

Sal de la prisión deja todas aquellas cosas que te detienen, ten aquella fe que mueve montañas, solamente cree y confía en Dios y el hará.