Qué quieres de mí

que quieres de miHe soñado muchas veces el poder tenerte al frente, el hacerte innumerables preguntas y contarte de miles de cosas que de seguro Tú ya conoces, pero hoy sólo quisiera hacerte la siguiente pregunta: ¿Qué quieres de mí?

Desde que tuve aquella segunda oportunidad he tenido esa duda, he tratado de cumplir con lo que yo creo que Tú podrías querer de mí, pero también admito que muchas veces me alejé y viví de acuerdo a mis deseos.

Hoy necesito saberlo, necesito conocer tus planes, quiero con todo el corazón que me digas lo que debo hacer; porque hay tantas cosas que yo quiero para mí pero no sé si eso es lo que esperas, no sé si aquella persona que soy ahora debería escoger algo diferente.

Lo único de lo que estoy seguro es que quiero verte, quiero tener la oportunidad de agradecerte por todo, pero cómo llegar hasta allí, eso es lo que me resulta difícil.

Yo sé que no existe un manual que me diga cómo vivir al pie de la letra, creo que la biblia es una excelente guía, pero las decisiones las tomamos nosotros, las emociones las sentimos nosotros, el miedo o la tristeza las experimentamos nosotros; y a pesar debemos tratar de seguir el Camino correcto todo el tiempo.

Por ratos quisiera escuchar tu voz guiándome, diciéndome exactamente lo que debería hacer, pero sé que Tú no quieres eso, Tú quieres que pensemos en Ti, que te amemos y te sigamos por elección propia.

Hoy te quiero pedir que me ayudes a saber qué hacer, quiero que por favor me ayudes a entender tus planes, que me enseñes el Camino que debo seguir.

Quisiera seguir lo que Tú quieres para mí, pero hay tantas cosas en mi mente y en mi corazón, sin embargo aquí estoy, pidiéndote con todo lo que soy que por favor me ayudes a saber lo que quieres de mí.

Y si mi corazón ya sabe la respuesta, , no permitas que mi egoísmo o mi insensatez me hagan alejarme de tu voluntad.

Anuncios

Hoy empieza tu vida

Jesús extendiendo la manoY Jesús estaba al frente mío con la mano extendida, mirándome con una sonrisa y con los ojos llenos de amor.

Yo estaba de rodillas, no podía creer aquella dulce visión, porque después de todas mis faltas no esperaría que Él a mí se acercara.

Me decía que estaba esperándome desde que nací, que se alegraba cada vez que yo lo pensaba y que estaba contento que de que hoy yo le hablará.

Cuando escuchaba esas palabras recordaba cada vez que le fallé, todas las veces que hablé mal de Él y todos los momentos en que lo rechacé.

Acercó su mano a mi rostro y secó mis lágrimas, se arrodilló y me abrazó, se sentó a mi lado y me dijo que me perdonaba.

Mi alma se sintió liberada y mi corazón antes encadenado volvía a la libertad, las faltas se habían ido y aquel peso en el alma había desaparecido.

Me miró nuevamente y me dijo, ¿Me seguirás? ¿Estarías dispuesto a seguirme?

Miré al horizonte y me imaginé como sería mi vida si no estuviera Él, me imaginé mis sueños, mis proyectos, mis deseos, pero también fui sincero y vi mis temores, mis dudas, mis depresiones, mis desganos, mi egoísmo, mi orgullo, mis fracasos y mi necesidad de encontrar una vida real.

Lo miré nuevamente y me di cuenta que él no había apartado la vista de mí, para Él yo era importante y realmente podía notar que quería que lo siguiera.

Le dije: Quiero serte sincero, siento un poco de miedo, sé que no será fácil y que muchas veces flaquearé pero si tú estás conmigo y si me haces sentir siempre la paz que hoy siento a tu lado, entonces te seguiré con todo lo que soy.

Se levantó y me dijo: Sígueme, hoy empieza tu vida.

No estás sola

madre e hijoVivimos en una sociedad en donde hay muchas madres jóvenes y el mayor porcentaje de estas madres crían a sus hijos sin la ayuda de una pareja.

Nuestra sociedad actual atraviesa una cruel realidad en donde muchas madres solteras tienen que hacer la labor de padre y madre a la vez, tienen que trabajar, mantienen sus hogares y debido a eso dejan de lado sus sueños para poder criar a sus niños.

El amor parece haberse enfriado en estos tiempos, el egoísmo parece reinar en los corazones y muchas mujeres no tienen la fuerza suficiente para lograr esta hazaña.

Sé que debe ser difícil poder creer en Dios cuando la vida se torna dura y en donde podemos sentimos abandonados pero le escribo hoy a esas madres para recordarles que a pesar de lo injusta que parezca la vida, que a pesar de los errores y pecados Dios no se ha olvidado de ustedes y Él las sigue amando.

Dios puede sanar esos corazones heridos, Él quiere ser la luz que guíe su caminar, Él quiere ser la fuerza que las anime, Él quiere ser un abrazo en la soledad y el amor más sincero que puedan conocer.

No hay secreto que podamos ocultar delante de Dios, Él conoce nuestros corazones, Él sabe nuestras carencias y fallas pero así tal cual somos Él nos ama y no dejará de hacerlo.

Quizá en este día no tengas una pareja que te acompañe y te sientas sola pero créeme que Dios de verdad te ama y Él quiere permanecer a tu lado por toda la eternidad.

Dale una oportunidad a Dios de llenar tu vida y convertirte en una mejor madre, permite que este día sea especial y que Dios sea el mejor regalo que puedas recibir.

La vida vuelve a empezar

malecónYo sé muy bien que cada vez que te encuentro la vida vuelve a empezar.

No es que Tú te alejes de nosotros, somos nosotros los que equivocadamente nos apartamos de Ti y de tu inmenso y perfecto amor.

A veces nos alejamos de Dios por ignorancia, por egoísmo, por miedo; pero no importa la razón por la cual nos apartemos de Dios, siempre hay más de una razón para volver a Él.

Su amor conquista el corazón, su paz cautiva el alma, su abrazo aquieta la ansiedad, su esperanza aleja los miedos, sus palabras aumentan la fe.

Cuando estás junto a Él incluso un simple dormitorio puede convertirse en un paraíso, una oración en una conversación larga, una canción en un poema de amor auténtico.

Vivimos en un mundo rodeado de muchos males, en donde la perversión ha llegado a lo sumo y en donde son pocos los que elevan sus ojos al cielo y le buscan con sinceridad.

Habrá muchas cosas que parezcan deleitosas, pasaremos pruebas, lloraremos en silencio, tendremos conocidos que nos dirán que Él no existe pero a pesar de todo ello, el amor de Dios nunca cambia, su amor no falla, sus brazos nunca dejarán de estar abiertos para nosotros.

Pasan los años y cada vez escucho más razones para apartarme de mi fe, pero yo solo tengo una gran razón para seguir a Dios y se llama Jesús.

Lo recuerdo cada día porque Él me devolvió la vida, lo tengo presente en mis pensamientos porque junto a Él conocí el amor sincero, lo llevo en el alma porque su amistad lo es todo para mí, lo llevo siempre en mi corazón porque Él me ha cuidado con la más bella ternura.

Y si pudiera escribirle algo, le escribiría miles de gracias porque cada vez que le encuentro la vida para mí empieza de nuevo.

Decido seguirte

seguiendo¿Qué soy sin ti? Yo sé muy bien que sin Ti no puedo vivir, sé muy bien que mi vida sin Ti pierde todo sentido.

El mal es como una droga que desea mi carne, un adictivo que me hace olvidar

de tu existencia y que me lleva a un camino oscuro del cual quiero salir.

Soy egoísta por escoger mis sueños y mis metas antes que tus planes para mi vida o al no rendirme a mi destino.

Los demás no pueden ver el alma pero yo ya estoy cansado de las mentiras y que las máscaras de falsedad e hipocresía se pudran en mi rostro.

Quiero dejar de andar sin rumbo, dejar de sentirme como un muerto en vida, dejar de cometer aquellos errores que solo lastiman mi alma y corazón.

Mi corazón está tan herido pero todavía puedo escuchar susurrar tu nombre en las noches, pidiéndome con lo que le queda de fuerza que me acerque a ti.

Estar alejado de Ti es muy triste, no tengo las fuerzas para ser feliz y siento que todo me sale mal.

No necesito esta vida si Tu mi Señor no estás a mi lado, no deseo pasar un solo rato de existencia sabiendo que tu amor no me acompaña.

Yo no soy un niño, yo puedo decidir y escojo seguirte cada día de mi vida y ya estoy cansado de ser derrotado por aquellas cosas que necesito vencer.

Sé que no habrá día en que las tentaciones no me busquen y que los malos hábitos querrán regresar, pero yo sé que Tú me das la fuerza para vencer.

Yo decido seguirte a pesar del miedo, a pesar de las dudas, a pesar de las burlas, a pesar de críticas.

Mi decisión de seguirte es real porque yo sé lo dura que es la vida y lo doloroso que es caminar sin Ti a mi lado.

Yo decido seguirte porque Tú me amas, porque Tú eres capaz de perdonar mis errores, eres capaz de tener misericordia de un pecador.

Yo decido amarte, decido entregarte toda mi vida, decido darte todo mi corazón.

Tengo un sueño

ovejasTengo un sueño y se llama cristianismo.

En ese sueño hombres y mujeres viven felices sin temor al pasado, viven amando a sus prójimos y han hecho del amor su camino.

En ellos no existe, la mentira, el egoísmo, el odio, la desesperanza o la maldad.

En ellos abunda la fe, la verdad, la paz, la paciencia y el amor.

Ellos no viven bajo un sistema social errado, esclavizados por las modas, la frialdad corporativa o los males sociales.

Ellos siguen el buen Camino, por eso aman con respeto y bondad a sus prójimos.

Ellos son humildes pero eso no significa que sean pobres, buscan el bien entre ellos, se animan, se corrigen mutuamente y las murmuraciones están lejos de ellos.

Su patria no se encuentra en un lugar que podamos ver ahora, sus casas se llaman hogar y sus lugares de reunión no son sus templos porque ellos dicen que al juntarse se crea lo que conocemos como iglesia.

En sus reuniones los milagros ocurren, personas son cambiadas para bien, los deprimidos salen motivados, los tristes salen alegres y los enfermos son sanados.

Ellos han hecho de Jesús su Señor y esa es la base de todo lo que hacen, sus vidas reflejan a Dios, reflejan la bondad de un Dios que muchos no conocen.

Tengo un sueño muy seguido, lo sueño cada día, lo disfruto en cada momento, lo vivo en cada instante.

Seguir a Jesús es vivir en un sueño eterno e inolvidable, las pesadillas de una realidad oscura han quedado atrás y ahora mi realidad es vivir lo que parece un sueño en su compañía.

Te invito a vivir conmigo una vida de ensueño, te invito a seguir a Jesús.

He pecado

reconocerDios mío, te he fallado, he olvidado aquel bello sacrificio que hiciste por mí, he menospreciado el más bello acto de amor de la historia, he negado el amor más puro que jamás haya recibido.

Torpe soy, mi corazón es egoísta, la juventud me ha hecho necio y la maldad nace dentro de mí.

Pero solo tú Señor puedes cambiar eso, solo en ti está el sentido de la vida, la esperanza que puede cambiar el hombre y el poder para vencer al pecado.

Todos hemos pecado, pero es cuando reconocemos que nosotros hemos fallado, cuando nos arrepentimos sinceramente y honestamente pedimos la ayuda de Jesús para que nos perdone y limpie de nuestros pecados, cuando realmente empieza el gran cambio en nuestras vidas.

Todos podemos y hemos fallado pero son pocos los quebrantados de corazón que realmente toman el acto valiente de seguir a Jesús.

Sí es cierto, no es una decisión fácil de tomar, quizá muchos se burlen de ti, quizá muchos de tus cercanos se alejen y quizá muchos también te juzguen.

Pero prefiero eso mil veces antes que continuar viviendo con un corazón destruido, con un alma envenenada y con un vacío inmenso en mi interior.

Estamos dañados, nuestro frágil corazón ha sido herido con el pasar de los años, nuestra alma está llena de cicatrices, y solo Jesús es el único que puede ayudarnos.

He fallado, pero hay una esperanza y quiero seguirla.

He caído, pero existe alguien que puede levantarme.

He pecado, pero estoy arrepentido y lucharé cada día por amar y servir a Jesús.

Dios no rechaza un corazón quebrantado, Él nunca rechaza a un alma que le busca, Él siempre responde a una oración sincera.

Si realmente quieres cambiar, acércate ahora a Jesús que él está esperando deseoso el poder cambiar tu vida y darte una nueva oportunidad.

Te anhelo mi Señor, por favor ayúdame y por tu misericordia no rechaces este corazón que humildemente quiero reposar junto a Ti.

Dios ya lo sabe

Mírame, y ten misericordia de mí, Porque estoy solo y afligido.

Las angustias de mi corazón se han aumentado; Sácame de mis congojas.

Mira mi aflicción y mi trabajo, Y perdona todos mis pecados. Salmo 25:16-18

Piensas que las cargas son muchas y te sientes solo en un mundo que no entiende tu fe, crees que las tentaciones son demasiadas y te sientes herido en un mundo egoísta y sin amor.

Pero déjame decirte que eso Dios ya lo sabe, Dios nunca te ha dejado solo, Dios jamás te ha abandonado.

Sientes que tienes el corazón sangrando, crees que no habrá una gota de agua en ese desierto que estás pasando y sientes que te estás quemando en aquel horno.

Pero déjame decirte que eso Dios ya lo sabe, Dios es aquel que te da las fuerzas para seguir y el jamás te haría pasar por alguna prueba de la cual no pudieras salir victoriosa con su ayuda.

Piensas que no podrás aguantar y que la presión es mucha, crees que nadie te comprende y que tu trabajo no será recompensado.

Pero déjame decirte que eso Dios ya lo sabe, pero Dios necesita moldearte, Dios tiene grandes planes para ti y no solo en ese hermoso lugar celestial sino que aun en esta vida Dios tiene algo que ni siquiera eres capaz de soñar o imaginar.

Sientes que la corrección de Dios es muy dura y que estás dando mucho más de lo que puedes dar, crees que el tiempo pasa y no habrá respuesta.

Pero déjame decirte que eso Dios ya lo sabe, y no creas que Dios te abandonó, no pienses que Dios no ve tu dolor, si supieras el gran amor que tiene Dios por ti.

Si tan solo comprendieras que Dios se duele del castigo pero es necesario para que puedas crecer.

Si pudieras abrir el corazón entenderías que todo lo que Dios hace es porque para él no hay nada más importante que salvarte.

Dios limpiará todo lágrima, convertirá tu tristeza en alegría, te saciará de bendiciones, verás a tus generaciones con dicha y sabrás que todo lo que pasaste no fue en vano sino que Dios quería prepararte para tanto gozo y paz que ya están por venir sobre ti.

Ahora es tiempo que tu sepas el gran amor que Dios tiene para con sus hijos, es momento que para que aprendas a confiar en la fidelidad de tu Padre Celestial y te des cuenta del gran poder y responsabilidad que ha derramado sobre ti.

Así que no te rindas persevera hasta el fin, lucha cada día con valentía y demuéstrale al mundo lo grande que es tu Dios.

¿Qué sucede?

¿Qué nos sucede cuando le damos la espalda a Dios?

Darle la espalada a Dios significa alejarnos de todo lo bueno de la vida, separarnos de todo lo amable que jamás podamos encontrar, separarnos de Dios es vivir alejados del amor, es vivir en una vida sin metas y sin propósito.

Y si usted ha conocido a Cristo verdaderamente, entonces su vida ha sido transformada, si usted se aleja de Dios entonces su vida volverá a la misma oscuridad en la que estaba antes, volverá a los mismo vicios y a su vieja mente reprobada.

No le dé la espalda a Dios, conózcalo y su vida cambiará.

¿Qué sucede cuando decidimos pensar solo en nosotros mismos?

Cada uno es digno de vivir su propia vida, pero eso no significa que debamos olvidar a los demás, en un mundo tan egoísta lo que menos necesitamos es olvidarnos del prójimo, nosotros somos los únicos con un corazón diferente porque en nuestro corazón está Jesús, por eso tenemos un corazón lleno de amor y esperanza, y eso es lo que el mundo necesita.

¿Qué sucede cuando no hacemos lo correcto?

Todos nosotros tenemos un llamado, pero si usted no lo cumple no solo está cometiendo rebeldía, sino que cada vez que usted no hace lo que debería muchos sufren a su alrededor; muchos que necesitaban de usted se perderán en la tristeza, el dolor y el enojo tan solo porque usted decidió no obedecer.

Dios sabe lo que es mejor para nosotros, y si le obedecemos entonces todas las cosas nos ayudarán para bien.

¿Qué sucede cuando caemos?

Aunque lo más importante es como nos levantamos, porque sin duda todos en algún momento podemos fallar, usted no sabe las consecuencias que trae consigo su caída; todas las personas que estaban bajo su cargo se pueden venir abajo, aquellas personas para las cuales usted era su modelo ¿cómo le podrá decir que continúen?

Si usted ha caído recuerde que en Cristo tiene la oportunidad de levantarse nuevamente, solo acérquese a Él con un corazón arrepentido y sincero, no olvide que Dios es amplio en perdonar.

¿Qué sucede cuando ya no quiero seguir?

¿A pensado usted qué pasaría si ya nadie seguiría? mire a su alrededor todo lo que usted ve, se consiguió por personas que continuaron sin rendirse; puede que para usted eso no resulte importante, pero hay un mundo afuera que está esperando que gente como usted no se rinda.

Necesitamos de esos héroes anónimos que luchan día tras día para llevar la luz de Cristo, usted puede ser una de esas personas que marcan la diferencia por sus acciones y estilo de vida.

Permita que los demás vean que nuestro Dios pelea por nosotros, los hijos de Dios no nos rendimos porque tenemos un Padre Celestial que nos da las fuerzas para vencer cada día y jamás nos vencerán porque Jesús gobierna en nuestro corazón.

¿Porqué pensar en Dios?

Desastres naturales, crisis financieras, muerte, enfermedades, aumento de la violencia, etc.

Vivimos en un mundo convulsionado, vivimos en un mundo que pareciera condenado a su autodestrucción.

La humanidad entera pareciera haberse vuelto loca, aumentan la depresión y el stress, los asesinatos crueles parecieran ya normales, y ya nadie se siente seguro ni siquiera en su propio hogar.

Aún así nos preguntamos porque debemos pensar en Dios.

Déjenme darles mi opinión:

En mi opinión ahora más que nunca necesitamos pensar en Dios.

Hemos perdido los valores y principios que mantenían la cordura en la sociedad, valores y principios que encontrábamos en la biblia (la palabra de Dios).

Hemos olvidado lo que es el amor, lo hemos reemplazado por el sexo y el egoísmo; bien dice la biblia que Dios es el amor (1Juan4:8), al olvidarnos de Dios también nos olvidamos del amor verdadero.

Hemos dado rienda suelta a nuestros deseos y locuras, al desobedecer los mandamientos de Dios hemos causado que la juventud se corrompa y que se pierda el respeto a cualquier tipo de autoridad.

Por último al negar su existencia perdimos la fe y comenzamos a creernos autosuficientes, olvidando que solo somos humanos y que tarde o temprano todos enfrentaremos la muerte.

¿Porqué pensar en Dios? Porque es evidente que sin Él la humanidad ha perdido el Camino, porque es evidente que la humanidad necesita la ayuda de su Creador.

Hermanos y amigos la única salvación para la humanidad se encuentra en Jesús, solamente Él es el camino la verdad y la vida (Juan 14:6), y como dice su palabra separados de Él nada podemos hacer (Juan15:5).