Dios conmigo está

Me sentí perdido cuando me alejé de Ti, cuando quise aventurarme a encontrar la felicidad por mi propia cuenta.

No es que sea malo ser feliz, lo que es malo es equivocarse y no haberte consultarte mis decisiones, tratar de encontrar un atajo en el Camino.

Lo duro es cuando nadie te entiende, cuando te acusan y te sientes solo, es allí donde aprendes que el único que  siempre estará a tu lado es Dios.

Dios mío, quisiera pedirte que le muestres a los que amo que estoy en tus manos, que sólo estoy siendo moldeado, que todavía sigues a mi lado.

Existen momentos en donde nos perdemos en valles de sombras de muerte, en donde deberemos cruzar ríos o fuego, pero Dios siempre estará allí para cuidarnos.

Por las noches mirando el cielo, contando las estrellas nos damos cuenta de cuan grande es nuestro Dios, capaz de moldear el cosmos a su voluntad.

A sus órdenes el mundo despierta, la vida florece, los seres vivos salen a la luz y toda la creación reconoce la voz de su creador.

Somos como una gota de agua en el océano, un punto en el espacio, y creemos que nuestros problemas son grandes cuando olvidamos lo grandioso que es nuestro Dios.

No existe gigante que lo pueda vencer, tormenta que lo pueda frenar, muralla que lo pueda detener, ni ejército que lo pueda parar o noticia que lo pueda preocupar.

Si Dios está con nosotros nada debemos temer, nada debería quitarnos el sueño, nada nos debería quitar las ganas de vivir.

Por momentos la vida puede parecer muy difícil, los problemas son cómo olas que nos hacen voltear la vista pero si Dios conmigo está, entonces estoy seguro, mi vida está a salvo en sus manos.

Anuncios

Esperanza

esperanzaHoy me siento molesto contigo, veo mi vida y no es lo que esperaba, no se asemeja a lo que deseaba para mí.

He pasado momentos duros, todavía los sigo pasando, y sé que quizá los merezca, he cometido errores, no ha sido fácil crecer o ser adulto.

Me duele cuando veo que le pasan cosas malas a las personas que quiero, a las personas que me rodean y las quiero con todo el corazón.

Quisiera ser más fuerte o ser lo que las demás personas piensan o esperan que sea, pero a veces es muy difícil no equivocarse o resistir tanto.

Hoy siento que ya he perdido las fuerzas, ya no sé cómo resistir, mis habilidades no son suficientes para enfrentar o vencer el miedo.

Todos los muros en los que me apoyaba se han derrumbado, todos mis planes han quedado en el olvido.

Dios, Señor y Padre Celestial, por favor ayúdame, dale esperanza a mi corazón, sostenme porque no puedo seguir de pie.

Cuando veo mi corazón veo marcas en él, mi caminar no me agrada y estoy cansado de luchar sin motivo, necesito descansar en tu presencia.

Devuélveme la esperanza, aumenta mi fe para creer que puedes cambiar mi vida, para confiar en que en tus manos mi vida estará segura.

Quiero ser honesto contigo, no me importa lo que el resto piense, solo sé que necesito estar contigo, necesito ser lo que Tú quieres que yo sea para poder ser feliz.

En realidad ahora mismo siento que estoy molesto conmigo mismo, por no ser suficiente por haberte apartado y por pensar que podía ser feliz a mi manera.

Hoy te pido que por favor me ayudes nuevamente, que no me desprecies, por favor Jesús ayúdame a volver a empezar y andar en tu Camino.

Hoy quiero darlo todo para seguirte, darte mis energías, mi mente y corazón para ser todo aquello que diseñaste para mí y para que mi corazón vuelva a ser feliz a tu lado.

Dame esperanza, dame amor, dame fe, dame locura, dame pasión, dame todo aquello que necesito para ser solo tuyo y para volver a ser el cristiano que siempre he soñado ser.

Últimos consejos

piensa en DiosSi esta fuera la última vez que puedo aconsejarles les diría:

· Recuerden siempre que Dios los ama y conviertan ese amor en el motor de su existencia.

· Aprendan no solo a perdonar sino también a perdonarse a sí mismos.

· Jamás piensen que algo es realmente imposible, el que cree en Dios todo lo puede.

· Sean siempre cuidadosos, la confianza es un bien muy preciado y ahora también escaso.

· Obedezcan a sus padres y sean sabios al escuchar sus consejos.

· El verdadero amor es reciproco, no den fácilmente lo más valioso que poseen.

· Jamás le pongan precios a sus principios y valores.

· La amistad es un gran tesoro, cuídenlo y disfrútenlo.

· Sigan sus sueños sin importar lo que los demás opinen de ustedes.

· Sin importar que suceda, jamás pierdan la fe.

· No engañen, la mentira oscurece el alma.

· Aprendan todo aquello que les ayude a cumplir sus metas y los hagan mejores.

· No le teman a los cambios.

· La sociedad y la mayoría están equivocadas, no las sigan.

· No olviden que los pequeños errores pueden causar grandes consecuencias.

· Un pequeño detalle puede lograr grandes cosas.

· Amen siempre a su familia.

· Sean valientes para superar los obstáculos y para enfrentar la vida.

· No permitan que la ira los convierta en lo que no son.

· No dejen que la tristeza les quite su sonrisa.

Perdonado

Perdóname sin dudar ni bacilar, en tu corazón.

Que dulce es el momento en el que nos libramos de la culpa, ese momento en donde la persona afectada nos dice te perdono.

Cuando escuchamos que hemos sido perdonados no se puede evitar sentirse mejor, un perdón, una palabra tan sencilla pero que produce mucho alivio al que la escucha.

Para muchas personas (hasta me atrevería a pensar que a todos), se nos hace muy difícil pedirle perdón a los demás.

Es más fácil mentir, es más sencillo decir una excusa que tener que enfrentarnos a nuestro error y reconocer que hicimos las cosas mal o que estábamos equivocados.

No es fácil decir perdón, no es sencillo matar nuestro orgullo y arrepentirnos de lo que hicimos mal, pero el gran problema de no hacerlo y quedarnos en silencio, es que endurecemos aún más el corazón.

Muchas personas ya no saben amar, porque no aprendieron a perdonar; muchas personas se les ve en sus rostros amargos, en su mirada triste, la falta del perdón.

Uno no solamente debería aprender a perdonar sino también a pedir perdón.

Pedir perdón es vaciar el alma de toda culpa y perdonar es vaciar el corazón de las tristezas causadas.

1 Juan 1:9  Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.