Archivo de la etiqueta: errores

LO ÚNICO QUE TIENES

Existen muchas personas que no tienen un verdadero propósito en la vida o no poseen un verdadero sentido de su existencia.

Personas que no son nada si la vida les quitara el trabajo, si no tuvieran aquel título, aquel master, aquella cuenta bancaria, aquel carro o aquella compañía.

Personas que han puesto todo lo que son en cosas efímeras, que el viento de los problemas o las circunstancias se lo pueden arrebatar.

Personas que son tan pobres que lo único que tienen es dinero, no pueden vivir sin eso, no saben existir sin ello, pierden hasta su vida con tal de conseguir más y más de eso.

Personas que si algún día murieran su lápida debería tener escrito: “Trabajaba todo el día, nunca lo conocimos en casa, se le desconocen amigos”.

Personas cuyo obituario nadie leería, porque solo pensaban en ellos, perdieron todo lo valioso e importante de la vida por amar algo que nunca poseyeron.

¿Qué es sagrado para ti? Una de esas personas me hizo esa pregunta, podría mentir y decir que tenía la respuesta en la punta de la lengua, pero la verdad es que tuve que meditarlo mucho.

A lo largo de la vida, se cometen errores, traicionamos en ocasiones incluso aquello que tanto amamos, sin querer perdemos la perspectiva de lo que realmente queremos.

Hay cosas que me hacen sentir especial, pero que, puestas en la balanza, si las perdiera, me doy cuenta que la vida continúa.

Hay cosas que me hacen sentir querido, pero que, si me fueran arrebatadas, todavía tendría que seguir adelante a pesar del dolor.

Lo único verdaderamente sagrado, lo único sin lo cual no soy capaz de existir, lo único a lo cual siempre voy corriendo cuando algo sale mal, es Dios.

No puedo vivir sin Jesús en mi vida, no me siento bien cuando me alejo de Él, me siento extraño cuando no le escribo, me siento un forastero cuando pienso en Él y no le busco.

Lo único que realmente tengo es su amor, lo único que me acompañará al final de mi vida es su gracia, lo único que me queda cuando la vida se torna difícil es su favor, Cristo es lo único que realmente necesito para vivir.

PETICIONES AL PADRE

Dios no te pido que ocultes mis pecados, te pido que por favor los borres con tu sangre, que perdones cada uno de ellos.

No te pido que permanezcan mis máscaras, al contrario, quítame cada una de ellas, hazme honesto y sincero en todo tiempo.

Quiero ser honesto y pedirte que me ayudes en mis debilidades, hay áreas en mi vida que sé que sin Tú ayuda no podré vencer.

Arranca de raíz todo orgullo o vanagloria, pon humildad en mi corazón para que me dé cuenta de todos mis grandes errores.

No permitas que el gallo vuelva a cantar por mi culpa, no quiero negarte nunca más, dame la valentía para servirte fielmente.

Las piedras han cantado alabanzas porque mis labios estuvieron cerrados, hoy quiero darte la gloria con todo mi ser.

Quiero adorarte con mi voz, con mis acciones, con cada una de mis oraciones, con mi obediencia, con mi entrega y con mi fe.

No quiero pedirte que me lluevan riquezas, sino dame la sabiduría para actuar rectamente, para que pueda alejarme todo lo malo.

No te pido que mi nombre sea famoso, sino que mi nombre esté escrito en el libro de la vida, que logre ser un buen siervo fiel.

Las mentiras aléjalas de mis labios, que mi lengua solo declare tu verdad, que mis hechos sean tan claros como la mañana.

Aparta de mí las malas intenciones de mi corazón, líbrame del mal para que pueda caminar rectamente delante de Ti.

Si soy como un niño perdido, tómame de la mano y condúceme al Camino de vida, que pueda seguir las pisadas de mi Señor.

Te pido que por favor termines tu obra en mi vida, ayúdame a ser obediente a tus mandamientos y que tus palabras sea mi tesoro.

Síganos en nuestras redes sociales:

10 AÑOS DE CRISTIANO

Literalmente nunca voy a olvidar mi primer encuentro con Dios, aquel momento en que sentí que era real y que me amaba más de lo que podía haber imaginado.

Una gracia inmerecida que me embargó el corazón, pude ver por primera vez mis errores y quería que me cambie genuinamente.

No puedo creer que ya pasaron más de 10 años desde aquel momento, fue como volver a nacer, fue como empezar un capítulo totalmente nuevo de mi existencia.

Eso fue solo el comienzo, la vida cristiana es como una maratón de resistencia, tienes que correr hacia la meta cada día con el mismo entusiasmo.

A veces te puedes tropezar, pero te levantas porque sabes que lo correcto es seguir, Jesús murió para que nosotros pudiéramos ser salvos hasta el final.

Por momentos te faltan las fuerzas, hay tantas cosas que nos pueden distraer de nuestro llamado o que nos agotan, es necesario volver a recrearse en el primer amor.

Ha habido tiempos de subidas y de bajadas, tratamos de ir cuesta arriba, de ir en aumento, pero por momentos retrocedemos y es necesario poner buenas bases para no ceder.

Tantos momentos de soledad en donde te das cuenta que Cristo siempre está a tu lado, y aprendes a valorar a la familia espiritual que corre contigo.

El orgullo es un gran enemigo, no importa cuántos años tengas en el evangelio, lo más importante es tú entrega y cuanto estás dispuesto a menguar para que Cristo se levante.

Confieso que hubo instantes en donde me enojé mucho con Dios, en 10 años cambian muchas cosas, sin embargo, siempre vuelvo a Casa, a los brazos de mi Padre Celestial.

No voy a negar que hay momentos de sacrificio, de lágrimas, pero comparado con lo todo lo que Jesús hizo por mí no es nada que no pueda superar.

Me siento gozoso de haber podido compartir a través de la escritura todos aquellos momentos, cada tema publicado ha sido una experiencia, una vivencia que compartí junto a mi Señor.

Deseo mucho que cada tema sea de bendición para aquel que lo lea, y voy a continuar escribiendo y usando este don que Dios me dio hasta que Él me lo permita.

Muchas gracias a Dios por 10 años increíbles y gracias a todos los que me leen, Dios los bendiga eternamente.

Anthony Arroyo el Pensador.

Síganos en nuestras redes sociales:

Persevera hasta el final

perseverarSeguir el verdadero Camino y escoger la vida cristiana no siempre es sencillo, requiere que tengamos perseverancia, es decir que tengamos constancia y la suficiente firmeza para nunca darnos por vencidos.

Podrá haber días en donde las pruebas parezcan muchas, en donde los errores parecerán muy pesados para continuar o en donde las lecciones serán difíciles de aprender pero si realmente creemos en Dios, tenemos fe en Él y sabemos que su amor nos rescató, entonces debemos superar todos los obstáculos y continuar hacia adelante.

Dios siempre premia a aquellos que confían en Él y luchan por agradarle. Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. Isaías 26:3

Si hubiéramos fallado y creemos que Dios no podrá perdonarnos, entonces recordemos que su misericordia y amor son tan grandes que Él quiere perdonarnos y que continuemos luchando por conocerle.

Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo. 2 Juan 1:9

Dios nos ama tanto que podemos darnos cuenta que nunca hemos estado solos, Él siempre nos acompaña, nos da la fuerza y el aliento que necesitamos para superar cada dificultad.

El conocer a Dios y haber sido perdonados es el comienzo de una nueva vida, no debemos seguir a Dios por las bendiciones, por los días buenos o por miedo al infierno, la verdadera razón para seguir a Jesús es porque lo amamos.

Sin importar que tan duro parezca seguirle nuestra fe debe de ser capaz de creer que con su ayuda todo lo podemos y nuestra pasión por Él debe ser un impulso para perseverar en amarlo cada día más.

Y como Jesús nos dijo: Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. Mateo 24:13

Síganos en nuestras redes sociales:

Soy afortunado

felicidadSoy cristiano y no entiendo por qué el ser más poderoso del universo me escogió a mí.

No entiendo por qué a pesar de todos mis errores me amó, pero estoy muy agradecido de que así sucediera.

Recuerdo la soledad y el vacío que sentía pero un día Él se apareció y me mostró su gran amor.

Era un vagabundo buscando sentimientos y mendigando compañía pero desde que Dios apareció, Él lo ha llenado todo.

He descubierto que Dios es todo lo que necesito, en Él encuentro todo lo que mi alma y mi corazón puedan necesitar.

Yo busqué por años un refugio o un pedazo de cielo en el cual poder esconderme, pero ahora en sus brazos hallé mi seguridad.

Soy afortunado al darme cuenta que soy tan querido sin razón, porque Él es más de lo que esperaba para ser realmente feliz.

De verdad no habrá manera alguna en que yo pueda retribuirle o pagarle todas las cosas buenas que hace y ha hecho por mí.

Quizá muchos no lo entenderán pero yo sé que le debo a Jesús mi vida, le debo mis alegrías, mis triunfos y mis sonrisas.

Nada funcionaría si Él no estuviera conmigo, Dios se ha convertido en mi brújula, Él es mi cimiento, Él es mi fuerza, Él es mi gozo, Él es la única razón por la que vivo.

Vivo feliz porque sé que Él me acompaña, camino seguro por la vida porque sé que Él me protege y eso me ánima a levantarme cada mañana.

Soy muy afortunado porque en un mundo tan lleno de dolor, de tristezas, de depresiones, de ansiedad y oscuridad, pude ver la Luz que me salvó y me llevó a la verdadera vida.

La desesperanza y la depresión pueden intentar derrotarme pero no hallarán cabida en mi interior porque Jesús lo llenó todo.

Soy afortunado porque Jesús es mi Camino, mi Verdad y mi Vida.

Soy afortunado porque sé que soy amado por mi gran Salvador.

Síganos en nuestras redes sociales: