Archivo de la etiqueta: evangelio

EDIFICANDO Y PELEANDO

Judá se encontraba en ruinas, lo que había sido un gran reino, ahora era solo un recuerdo. Sus muros habían sido derribados y quemados, aquel pueblo se encontraba disperso, endeudado, asustado y derrotado, pero hubo un hombre que estaba dispuesto a cambiar aquella situación.

Nehemías fue el instrumento que Dios utilizó para animar a toda una nación, a pesar de ser solamente el copero del rey, se había ganado con su alegría su confianza y el Señor le dio tal gracia que todo lo que el pidió le fue concedido.

Edificamos, pues, el muro, y toda la muralla fue terminada hasta la mitad de su altura, porque el pueblo tuvo ánimo para trabajar. Nehemías 4:6 Nehemías era solo un hombre, pero había dispuesto su corazón para reparar los muros que el enemigo había destruido, su misión y su fe lo impulsaban, y él logró contagiar aquella misma fe en todos sus hermanos.

Necesitamos contagiar fe a los que nos rodean, hay cosas que no podemos lograr solos, necesitamos la ayuda de personas que están comprometidas con la misma obra, hombres y mujeres decididos para restaurar lo que el enemigo destruyó.

¿Qué debemos construir?

· La casa de Dios. Hageo Capítulo 1

· Nuestros hogares. Mateo 7:24 (Edificar nuestra casa sobre la Roca)

· Edificar el templo de Dios en nosotros. 1Corintios 3:12-13

Después miré, y me levanté y dije a los nobles y a los oficiales, y al resto del pueblo: No temáis delante de ellos; acordaos del Señor, grande y temible, y pelead por vuestros hermanos, por vuestros hijos y por vuestras hijas, por vuestras mujeres y por vuestras casas. Nehemías 4:14

No basta solo con construir, debemos también defender lo que vamos edificando, es necesario luchar para extender el reino de Dios y podamos llenar la casa de Dios, luchar para que en nuestros hogares siempre brille la luz del evangelio, tomar la espada del espíritu y batallar para que Cristo sea edificado continuamente en nuestras vidas.

Los que edificaban en el muro, los que acarreaban, y los que cargaban, con una mano trabajaban en la obra, y en la otra tenían la espada. Porque los que edificaban, cada uno tenía su espada ceñida a sus lomos, y así edificaban; y el que tocaba la trompeta estaba junto a mí. Nehemías 4:17-18

Con una mano debemos sostener la herramienta para edificar y en la otra debemos tener siempre la espada, construyendo, pero siempre preparados para pelear la buena batalla de la fe.

Fue terminado, pues, el muro, el veinticinco del mes de Elul, en cincuenta y dos días. Y cuando lo oyeron todos nuestros enemigos, temieron todas las naciones que estaban alrededor de nosotros, y se sintieron humillados, y conocieron que por nuestro Dios había sido hecha esta obra. Nehemías 6:15-16

Síganos en nuestras redes sociales:

LA BELLEZA DEL EVANGELIO

Antiguamente la biblia se enseñaba en los colegios, y a los niños se les enseñaba a orar.

Los diez mandamientos eran parte de las constituciones y de las cortes de derecho en muchos países.

Las personas conocían más de Dios y de los personajes que se encuentran en la biblia.

Hoy en día se rechaza la biblia en los colegios, se prohíbe cada vez más hablar abiertamente de Dios y se ha perdido el conocimiento de la biblia.

Muchos han olvidado la pureza de la biblia y la belleza del evangelio.

· La biblia enseña valores que ahora parecen casi inexistentes, provee rectitud y principios morales que todos necesitamos conocer.

· La palabra de Dios nos enseña a amar correctamente, ayudar a nuestro prójimo, tener tolerancia y evitar el egoísmo.

· Las sagradas escrituras ayudan a devolver el amor familiar, enseña a respetar a nuestra pareja y brinda fundamentos para crear un buen hogar.

· La biblia provee numerosas historias, cada una de ellas nos enseñan a tomar buenas decisiones y a pensar en las consecuencias de nuestros actos.

· La palabra de Dios ha brindado esperanza a miles de personas a lo largo de la historia, provee fe para resistir los días malos.

· Las sagradas escrituras permitían a las personas discernir el bien del mal, abría los ojos cegados por el pecado y los malos placeres.

· La biblia nos enseñaba un modelo de conducta adecuado, en cada personaje podíamos apreciar virtudes y carencias que podíamos tomar o rechazar.

· La palabra de Dios brinda innumerables consejos para ser sabios, provee conocimientos que nos ayudan a ser mejores personas.

· Las sagradas escrituras proveían paz a las almas angustiadas, traía calma ante el constante estrés y las preocupaciones del día a día.

· La biblia es un tesoro para todo aquel que la lee, cada una de sus páginas encierra verdades, fundamentos y principios para nuestras almas.

· La palabra de Dios nos ayuda a responder las grandes interrogantes de la humanidad, nos brinda un propósito y una identidad.

· Las sagradas escrituras, nos hacen sentir amados por nuestro Creador, nos relatan la mayor historia de entrega y amor de toda la creación.

· El evangelio tiene el poder de restaurar la vida de una persona.

· El evangelio convierte a personas destruidas en nuevas criaturas.

· El evangelio aparta al pecador de su mal andar.

· El evangelio sana los corazones quebrantados.

· El evangelio restaura la comunión de la humanidad con su Creador.

· El evangelio permite que podamos recibir el regalo de la salvación.

· El evangelio nos hace conocer a Cristo Jesús.

Síganos en nuestras redes sociales:

LA IMPORTANCIA DE SUS PALABRAS

Pero ellos nada comprendieron de estas cosas, y esta palabra les era encubierta, y no entendían lo que se les decía. Lucas 18:34

Jesús una vez más comienza a explicarle a los discípulos acerca de que es necesario que vayan a Jerusalén, les abre el corazón y les narra los padecimientos que Él va a sufrir, de como será humillado y golpeado hasta el punto en que dará su vida y resucitará al tercer día.

Sin embargo, ellos no comprendían todo lo que Él les decía, sí estaban escuchándolo, pero no podían entender la profundidad de sus palabras, sí lo estaban viendo, pero no comprendían la importancia de su sacrificio.

Otra versión nos dice: Pero ellos no entendieron nada de esto. La importancia de sus palabras estaba oculta de ellos, y no captaron lo que decía. Lucas 18:34

Existen personas a las cuáles les predicamos el evangelio y no son capaces de entenderlo, no se dan cuenta de la importancia que tiene la salvación para sus vidas, esta encubierto para ellos la gravedad de sus pecados.

Incluso existen cristianos que asisten a la Iglesia y no comprenden los mensajes, Jesús les está abriendo el corazón, pero no captan lo que se les dice, no entienden que Cristo los está llamando, que quiere corregir su andar.

¿Qué podemos hacer para evitar que eso nos ocurra, y que podemos hacer que otros puedan entender el mensaje del evangelio?

El capítulo no termina allí, inmediatamente después nos cuentan acerca de un hombre ciego, que se encontraba sentado junto al Camino. Al escuchar el alboroto de la multitud que comenzó a seguir a Jesús, preguntó qué era aquello. Le dijeron: Es Jesús.

Aquel hombre no lo piensa más y comienza a gritar: ¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí! Algunos intentaban callarlo, pero él clamaba mucho más: ¡Hijo de David, ten misericordia de mí! Lucas 18:38-39

Jesús se detiene, aunque una multitud lo estaba siguiendo, el clamor de un alma que lo llamó con el corazón hizo que lo mandara llamar. Jesús lo observa y le pregunta: ¿Qué quieres que te haga?

¿Qué deseas que Jesús haga por ti? Algunos pedirían riquezas, otros que cumpla sus sueños, otros que sean famosos, otros placeres, lujos o fama. Aquel ciego respondió: ¡Quiero ver!

Quizá es tiempo de gritar como aquel ciego, es tiempo de luchar contra aquellas cosas que intentan que callemos y clamar más alto, para que podamos recobrar la vista, para que podamos entender la palabra de Dios, para que comprendamos los mensajes, para que otros abracen el evangelio.

Jesús le dijo: Recíbela, tu fe te ha salvado. Lucas 18:42

Síganos en nuestras redes sociales:

REFLEXIÓN: PREDICAR CON EL AMOR O LA LEY

¿Deberíamos decirles a las personas que tienen que arrepentirse de sus pecados sin antes mencionarles que Dios los ama?

Sí, es importante que sepan que están en falta, pero cómo lo entenderán, si no comprenden primero lo que Dios ha hecho por ellos.

Vivimos en un mundo donde las personas están molestas, se sienten estafadas, se sienten desprotegidas, y no quieren sentirse cargadas con más culpa o condenación.

Sí, todos fallaron, queriendo o sin querer y la paga del pecado es la muerte, pero Dios envió a su hijo al mundo no para condenarlo sino para salvarlo.

El evangelio es un acto de amor, en el cual Dios quiere que comprendamos que nos ama tanto, a pesar de nuestro pasado y a pesar de nuestros defectos, Él quiere darnos la oportunidad de rescatarnos y hacernos mejores.

Si tan sólo pudiéramos lograr que recapaciten, hacer que entiendan que no están conformes con sus vidas, los seres humanos no estamos completos a pesar de lo que tenemos.

Orar para que puedan dejar el orgullo a un lado, así ellos puedan pedirle a Jesús que les ayude a entender que necesitan ser salvados, que le pidan que los perdone por todos sus pecados (así les parezcan grandes o pequeños), que les enseñe su verdad y les demuestre la fidelidad de su amor.

Hacerles comprender que han vivido muchos años perdidos, han pasado muchos años viviendo a su manera, ahora podrían permitir que Dios tome el control de su destino, sabiendo que pueden sentirse seguros en Él.

Explicarles que no deben desperdiciar la oportunidad más grande de sus vidas, que no se dejen cegar por el engaño de los vicios, porque hoy Dios ha extendido su mano para ayudarlos y darles una nueva y mejor vida en Cristo Jesús.

Cuán hermoso sería que puedan recibir el abrazo del Padre Celestial, recibir a Jesús en su corazón y abrazar un evangelio cuyo fin es restaurar la comunión de la humanidad con su Creador.

El evangelio es un salvavidas no un látigo, es un yugo fácil, una carga ligera, es descanso a un alma agotada, agua para un alma sedienta, es pan para un alma hambrienta, es vida a un alma moribunda.

Síganos en nuestras redes sociales:

¿POR QUÉ LO HACEN?

He leído la biblia completamente y no deja de asombrarme las cualidades de aquellos grandes héroes de la fe que lograron hazañas increíbles.

· Hombres que estaban dispuesto a darlo todo para cumplir su llamado.

· Mujeres que arriesgaban su vida porque confiaban plenamente en Dios.

· Profetas que decían el mensaje del Señor a pesar de que eran mal tratados.

· Personas normales, pero que poseían una fe y un corazón inquebrantable.

· Hombres y mujeres que eran perseguidos pero que nunca negaron el nombre de Jesús.

He estudiado acerca de la Reforma Protestante y me asombró ver que aquel fuego de los primeros cristianos seguía vigente.

· Hombres que encontraron la verdad y lucharon por defenderla.

· Mártires que no negaban la pureza de las escrituras a pesar de las torturas.

· Hombres y mujeres dispuestos a ser rechazados por su pueblo con tal de agradar a Dios.

· Personas valientes que solo con sus gargantas se enfrentaron a un gobierno corrupto y cruel.

· Héroes que padecieron mucho sufrimiento para que la biblia llegue a nosotros.

A lo largo de toda la historia existió y existe siempre un remanente santo, personas que no doblan sus rodillas ante otros dioses, sino que invocan solamente el nombre de Jesús.

· Hombres y mujeres que dejaban el confort de sus hogares para ir a predicar el evangelio a otras naciones y a personas que no conocían.

· Hermanos en Cristo cuyo amor por los perdidos los llevo a lugares inhóspitos o a lugares donde serían perseguidos.

· Verdaderos apóstoles que plantaban iglesias en lugares nunca antes alcanzados por el evangelio, que predicaban con vehemencia.

· Pastores que predican el evangelio a pesar de las circunstancias adversas o las constantes trabas de un sistema corrupto.

· Cristianos que día a día toman su cruz, se niegan a sí mismos y deciden seguir los pasos de su Señor, a pesar del acoso que existe en nuestros tiempos.

¿Por qué lo hacemos? ¿Por qué a pesar de que la mentira y la maldad parecieran gobernar el mundo, siempre existirá un pueblo consagrado a Dios?

Síganos en nuestras redes sociales: