Dios conmigo está

Me sentí perdido cuando me alejé de Ti, cuando quise aventurarme a encontrar la felicidad por mi propia cuenta.

No es que sea malo ser feliz, lo que es malo es equivocarse y no haberte consultarte mis decisiones, tratar de encontrar un atajo en el Camino.

Lo duro es cuando nadie te entiende, cuando te acusan y te sientes solo, es allí donde aprendes que el único que  siempre estará a tu lado es Dios.

Dios mío, quisiera pedirte que le muestres a los que amo que estoy en tus manos, que sólo estoy siendo moldeado, que todavía sigues a mi lado.

Existen momentos en donde nos perdemos en valles de sombras de muerte, en donde deberemos cruzar ríos o fuego, pero Dios siempre estará allí para cuidarnos.

Por las noches mirando el cielo, contando las estrellas nos damos cuenta de cuan grande es nuestro Dios, capaz de moldear el cosmos a su voluntad.

A sus órdenes el mundo despierta, la vida florece, los seres vivos salen a la luz y toda la creación reconoce la voz de su creador.

Somos como una gota de agua en el océano, un punto en el espacio, y creemos que nuestros problemas son grandes cuando olvidamos lo grandioso que es nuestro Dios.

No existe gigante que lo pueda vencer, tormenta que lo pueda frenar, muralla que lo pueda detener, ni ejército que lo pueda parar o noticia que lo pueda preocupar.

Si Dios está con nosotros nada debemos temer, nada debería quitarnos el sueño, nada nos debería quitar las ganas de vivir.

Por momentos la vida puede parecer muy difícil, los problemas son cómo olas que nos hacen voltear la vista pero si Dios conmigo está, entonces estoy seguro, mi vida está a salvo en sus manos.

Esperanza

esperanzaHoy me siento molesto contigo, veo mi vida y no es lo que esperaba, no se asemeja a lo que deseaba para mí.

He pasado momentos duros, todavía los sigo pasando, y sé que quizá los merezca, he cometido errores, no ha sido fácil crecer o ser adulto.

Me duele cuando veo que le pasan cosas malas a las personas que quiero, a las personas que me rodean y las quiero con todo el corazón.

Quisiera ser más fuerte o ser lo que las demás personas piensan o esperan que sea, pero a veces es muy difícil no equivocarse o resistir tanto.

Hoy siento que ya he perdido las fuerzas, ya no sé cómo resistir, mis habilidades no son suficientes para enfrentar o vencer el miedo.

Todos los muros en los que me apoyaba se han derrumbado, todos mis planes han quedado en el olvido.

Dios, Señor y Padre Celestial, por favor ayúdame, dale esperanza a mi corazón, sostenme porque no puedo seguir de pie.

Cuando veo mi corazón veo marcas en él, mi caminar no me agrada y estoy cansado de luchar sin motivo, necesito descansar en tu presencia.

Devuélveme la esperanza, aumenta mi fe para creer que puedes cambiar mi vida, para confiar en que en tus manos mi vida estará segura.

Quiero ser honesto contigo, no me importa lo que el resto piense, solo sé que necesito estar contigo, necesito ser lo que Tú quieres que yo sea para poder ser feliz.

En realidad ahora mismo siento que estoy molesto conmigo mismo, por no ser suficiente por haberte apartado y por pensar que podía ser feliz a mi manera.

Hoy te pido que por favor me ayudes nuevamente, que no me desprecies, por favor Jesús ayúdame a volver a empezar y andar en tu Camino.

Hoy quiero darlo todo para seguirte, darte mis energías, mi mente y corazón para ser todo aquello que diseñaste para mí y para que mi corazón vuelva a ser feliz a tu lado.

Dame esperanza, dame amor, dame fe, dame locura, dame pasión, dame todo aquello que necesito para ser solo tuyo y para volver a ser el cristiano que siempre he soñado ser.

El arco iris de tu amor

arcoirisTu amor es como un arcoíris, no porque cambie de tonos, sino porque es lo más bello que veo después de las tormentas de la vida.

Sin Ti la vida es como una noche interminable, en donde me siento perdido, en donde mi alma se llena de miedo en la oscuridad.

Yo por el contrario varío mucho, mi amor por Ti muchas veces parece agotarse hasta que logro ver nuevamente Tu Luz alumbrándome.

Tu amor es lo que le da color a los tonos grises de mi corazón, yo soy como una tarde lluvioso hasta que tú llegas alumbrándolo todo como el sol de primavera.

El cielo solo brilla porque te imagino a Ti, te imagino mirándome y nunca apartando la vista de mí, a pesar de que muchas veces no lo merezca.

Nunca te has rendido conmigo, jamás me has fallado y a pesar de que muchas veces el dolor parecía un cruel invierno, Tu siempre aparecías trayendo calor a mi corazón.

Muchas veces estoy confundido, las tentaciones son como un fuerte viento que inducen a ser cosas que no quiero, pero junto a Ti siempre habrá calma.

Mi corazón es abordado por el miedo como una ventisca de nieve pero Tu presencia me llena de calma, como si todo se transformara en un bello paisaje.

Las tormentas se apartan al sonido de Tu voz, las fuertes mareas se calman cuando Te levantas a ayudarme.

Por eso siempre a pesar de todo quiero ser un hombre de fe que no le tema a la dureza de las tormentas, sino que pueda confiar que Tu amor será el arco iris que me demostrará que tras cada circunstancia difícil siempre habrá un mejor tiempo esperándome.

Solo con tu amor me siento libre, autentico y feliz.

Gracias por todas las razones que me das para seguirte, para correr hacia a ti y para llenar mi corazón con los colores de Tu amor.

Las puertas del cielo

mirando el cieloNos pasamos la vida llenando vacíos, ocultando los miedos y rogando el olvido.

Vivir sin propósito es vivir sin destino, vivir del porqué y sin saber el para qué.

Hoy quisiera saber que era sentir, recordar lo que significa vivir.

Quisiera tocar las puertas del cielo, pedir clemencia y detener mi demencia.

La dignidad de este mundo no me importa, ni me importa la vida sin una clara meta.

Soy una sombra llena de dudas, rogando por brillo, queriendo hallar sentido.

No sé si estoy listo para vencerme a mí mismo, para escoger y seguir el verdadero Camino.

Hay un versículo que dice que Jesús toca la puerta y nos llama, pero son las puertas de mi corazón, de mi esencia, de lo que permanece oculto en mi alma.

Tengo temor de sacar a la luz mis verdades, tengo miedo de contarte mis secretos o mis maldades.

No soy el tipo de persona que escogería la Luz siendo tan gris pero sin embargo sé que no hay otra forma en la que pueda ser feliz.

Ese es el secreto de la vida, el secreto de los que tienen verdadera osadía, el rendirse a aquella verdad, de que sin Jesús en la vida no se puede avanzar.

Lo que desea mi carne está mal, me hace daño y no lo puedo ocultar.

Se nota en la oscuridad de la mirada o en las sonrisas fingidas que demuestran muchas caras.

Hoy yo deseo hallar la verdad, deseo algo que me pueda salvar.

Estoy tocando las puertas del cielo, gritando tu nombre y rogando para dejar de sentirme ciego.

Ábreme las puertas, ábreme tus brazos, déjame sentirme hallado.

Recoge mis lágrimas y cura las heridas que te muestra mi alma.

Dame la oportunidad de encontrarte, déjame tratar de impresionarte.

Dame hoy la vida, demuéstrame que junto a Ti puedo encontrar la verdadera alegría.

Ábreme las puertas del cielo y déjame por favor quedarme dentro.

Soy afortunado

felicidadSoy cristiano y no entiendo por qué el ser más poderoso del universo me escogió a mí.

No entiendo por qué a pesar de todos mis errores me amó, pero estoy muy agradecido de que así sucediera.

Recuerdo la soledad y el vacío que sentía pero un día Él se apareció y me mostró su gran amor.

Era un vagabundo buscando sentimientos y mendigando compañía pero desde que Dios apareció, Él lo ha llenado todo.

He descubierto que Dios es todo lo que necesito, en Él encuentro todo lo que mi alma y mi corazón puedan necesitar.

Yo busqué por años un refugio o un pedazo de cielo en el cual poder esconderme, pero ahora en sus brazos hallé mi seguridad.

Soy afortunado al darme cuenta que soy tan querido sin razón, porque Él es más de lo que esperaba para ser realmente feliz.

De verdad no habrá manera alguna en que yo pueda retribuirle o pagarle todas las cosas buenas que hace y ha hecho por mí.

Quizá muchos no lo entenderán pero yo sé que le debo a Jesús mi vida, le debo mis alegrías, mis triunfos y mis sonrisas.

Nada funcionaría si Él no estuviera conmigo, Dios se ha convertido en mi brújula, Él es mi cimiento, Él es mi fuerza, Él es mi gozo, Él es la única razón por la que vivo.

Vivo feliz porque sé que Él me acompaña, camino seguro por la vida porque sé que Él me protege y eso me ánima a levantarme cada mañana.

Soy muy afortunado porque en un mundo tan lleno de dolor, de tristezas, de depresiones, de ansiedad y oscuridad, pude ver la Luz que me salvó y me llevó a la verdadera vida.

La desesperanza y la depresión pueden intentar derrotarme pero no hallarán cabida en mi interior porque Jesús lo llenó todo.

Soy afortunado porque Jesús es mi Camino, mi Verdad y mi Vida.

Soy afortunado porque sé que soy amado por mi gran Salvador.

La cura

solitario en el mar

Quiero encontrar una cura que mi corazón pueda sanar.

Necesito que algo me ayude a sentir que vuelvo a respirar.

Deseo encontrar aquella cura que el dolor ayude a aliviar.

¿No lo necesita usted?

Porque yo quiero una cura que me ayude a encontrar el rumbo.

Yo necesito encontrar algo que me ayude a encontrar las respuestas de este mundo.

Yo si deseo encontrar una cura para la enfermedad de este corazón moribundo.

¿Yo no sé usted? pero yo si voy a encontrar la cura a todo este mal.

Quiero hallar a aquel que mi vida pueda ayudar.

Necesito encontrar ese lugar en donde mi corazón pueda descansar.

Deseo hallar aquel instante en donde sienta que mi alma pueda de libertad volar.

Oh, ayúdeme si usted sabe dónde puedo hallar la cura, dígamelo a mí a los demás.

Porque quiero encontrar algo que me haga otra vez nacer.

Necesito la cura que me ayude a pensar con claridad y no solo por saber.

Deseo algo que la culpa logre detener.

¿Y porque no gritan el nombre de aquella cura si lo conocen?

Porque Jesús es el único que vida nueva da.

Él es el único que tu corazón llenará.

Y solamente Él por siempre te amará.

Denme siempre un poco de esa cura.

Y así con su ayuda quiero revivir.

Necesito de su ayuda para poder volver a sentir

Y por fin después de mucho tiempo ser totalmente feliz al reír.