Archivo de la etiqueta: fuerza

Jesús nos ama

niño orando

Un hombre sube a un bus pidiendo monedas ya que no consigue trabajo, mientras que muchos ricos lo miran mal y otros lo ignoran, él baja sonriente pensando: Sé que saldré adelante porque Jesús me ama.

Una madre se encuentra en el hospital viendo a su hijo recién nacido, ella estaba deprimida porque su pareja la abandonó al enterarse de su embarazo, pero ella al ver al bebé recupera la esperanza y no deja de decir: Gracias Jesús porque me amas.

Un joven camina triste por las calles al descubrir la infidelidad de su ahora ex novia, él sintió su corazón romperse frente a esa escena y mientras camina ve hacia el cielo buscando consuelo y ora: Ayúdame Jesús porque me amas.

Una joven se encuentra muy turbada en su habitación, se mira el espejo pensando que no le gusta a los demás por su apariencia, tiene en las manos un cuchillo pero de pronto lo arroja y dice: Debo ser fuerte porque yo sé que Jesús me ama.

Un escritor se encuentra llorando frente al computador al leer aquel mensaje que su corazón escribió, él solo quería inspirar a los demás pero Dios le dictó a una bella narración y no deja de pensar: Gracias Jesús porque me amas.

Una anciana se encuentra sola en un asilo, su familia dejó de visitarla y siente que ya nadie se acuerda de ella, sus compañeros intentan motivarla pero ella de pronto sonríe y le dice a los demás: No estoy sola porque sé que Jesús me ama.

Un anciano se encuentra cerca al final, analiza su vida y se da cuenta que ocasionó mucho dolor, recuerda las muchas veces que mintió, robó e hirió, y mientras el miedo lo embarga con la voz de su corazón dice: Si me amas perdóname Jesús.

Una chiquilla se siente decepcionada al darse cuenta que su amigo en quien confiaba no cumplió con las expectativas de su corazón, pero al ver a su familia tan unida no puede evitar decir: Yo sé que Jesús me ama.

Un niño ora en su habitación y le pide a Dios: Ayuda a mi padre y a mi madre a no pelear más, ayuda a mis amigos del cole a encontrarte y te pido por todos los demás para que vivan en paz, porque sé que tú Jesús nos amas.

Anuncios

Perdóname Dios

orarPerdóname Dios porque lo hice de nuevo, he vuelto a enredar mi alma.

A veces sin querer hago cosas que no debo, me meto en historias que solo me traen confusión, dolor y resentimiento.

Soy humano y a veces no me doy cuenta que puedo ser tan débil ante aquellas cosas a las cuales no debo ceder.

Por eso hoy corro a tus brazos y sé que tu amor es el único refugio real para mi corazón.

Cuando la noche es oscura y nadie sigue a mi lado, puedo confiar en que Tú todavía seguirás estando presente para mí.

Perdóname Dios porque muchas veces me siento vacío y olvido que Tú ya lo llenaste todo.

A veces los problemas me confunden, los miedos son como olas que me hacen a apartar la vista y siento hundirme.

Soy humano y a veces en mis intentos de no fallar y alcanzar mis sueños, comienzo a cometer errores y a desfallecer por no alcanzarlos.

Por eso hoy clamo a Ti porque sé que tu diestra puede sostener mis manos y toda mi vida.

Cuando las fuerzas se me acaban y nada parece cambiar, Tú siempre serás la luz y la fuerza que me ayudarán a vivir.

Perdóname Dios por no darme cuenta que debería estar feliz por tenerte, que debería sonreír por conocerte y porque debería ser el más afortunado por tenerte a mi lado.

Pero por el contrario muchas veces parece que menospreciara todo tu amor y me olvido completamente de Ti.

Soy un pecador que necesita de Ti, soy un alma vacía que Te necesita para estar completa, soy una sombra que necesita tu Luz.

Mi Dios, yo no siento que la vida valga sin Ti a mi lado, nada tiene sentido si Tu no estás y mi alma no tiene un ancla cuando me aparto de Ti.

Perdóname y dame las fuerzas para seguirte cada día, el amor para vivir apasionado de ti, la fe para creer en tus promesas y la vida para hacer tu voluntad cada día.

Perdóname por no poder darme cuenta antes de lo mucho que necesito de Ti.

Todo nuevo

2014 editadoUn nuevo año comienza y es momento para dejar atrás lo pasado y comenzar de nuevo.

No importa si fracasamos, si caímos o si nuestras metas no se cumplieron, hoy tenemos vida, tenemos esperanza y tenemos la oportunidad de empezar otra vez.

Dios nunca nos ha desamparado, que es por su misericordia que tenemos vida y que depende de nosotros el esforzarnos para convertir este nuevo año en uno de los mejores años de nuestra existencia.

Los que creemos en Dios tenemos un plus que no tienen los demás, tenemos la ayuda de Dios, podemos confiar en que si creemos en Él, entonces todo nos ayudará para bien.

Creo que para poder avanzar y conquistar nuestras metas debemos dejar de lado todas aquellas cosas que nos impidan avanzar, dejemos de lado las tristezas, las decepciones, y vistámonos de alegría, de valor, de amor y de fe.

Es importante que seamos valientes y tomemos el timón de nuestras vidas y aprendamos a transitar el Camino correcto, convirtamos a Jesús en nuestro centro y permitamos que sea Él, el norte hacía cual siempre nos dirijamos.

Hoy día sin importar el ayer, podemos empezar de nuevo, podemos soñar, podemos ponernos nuevas metas y esforzarnos para alcanzarlas.

Las heridas, las traiciones y el dolor del ayer no pueden lastimarte si tú no lo permites, deja que Dios reemplace todos aquellas cosas y haga algo totalmente nuevo en tu corazón.

Mira el destino, sé inteligente y date cuenta que hoy tienes toda una vida llena de logros y metas cumplidas si te lo decides.

Yo creo que este será un gran año y este es el momento perfecto para no rendirnos y empezar otra vez con nuevas fuerzas.

Somos humanos, a veces podemos equivocarnos, quizá la vida se ponga difícil, pero si creemos en Dios y nos proponemos obedecerle estoy totalmente seguro que todo al final saldrá bien.

Es un nuevo año y los invito a soñar otra vez y a luchar por alcanzar nuevos sueños.

Decido seguirte

seguiendo¿Qué soy sin ti? Yo sé muy bien que sin Ti no puedo vivir, sé muy bien que mi vida sin Ti pierde todo sentido.

El mal es como una droga que desea mi carne, un adictivo que me hace olvidar

de tu existencia y que me lleva a un camino oscuro del cual quiero salir.

Soy egoísta por escoger mis sueños y mis metas antes que tus planes para mi vida o al no rendirme a mi destino.

Los demás no pueden ver el alma pero yo ya estoy cansado de las mentiras y que las máscaras de falsedad e hipocresía se pudran en mi rostro.

Quiero dejar de andar sin rumbo, dejar de sentirme como un muerto en vida, dejar de cometer aquellos errores que solo lastiman mi alma y corazón.

Mi corazón está tan herido pero todavía puedo escuchar susurrar tu nombre en las noches, pidiéndome con lo que le queda de fuerza que me acerque a ti.

Estar alejado de Ti es muy triste, no tengo las fuerzas para ser feliz y siento que todo me sale mal.

No necesito esta vida si Tu mi Señor no estás a mi lado, no deseo pasar un solo rato de existencia sabiendo que tu amor no me acompaña.

Yo no soy un niño, yo puedo decidir y escojo seguirte cada día de mi vida y ya estoy cansado de ser derrotado por aquellas cosas que necesito vencer.

Sé que no habrá día en que las tentaciones no me busquen y que los malos hábitos querrán regresar, pero yo sé que Tú me das la fuerza para vencer.

Yo decido seguirte a pesar del miedo, a pesar de las dudas, a pesar de las burlas, a pesar de críticas.

Mi decisión de seguirte es real porque yo sé lo dura que es la vida y lo doloroso que es caminar sin Ti a mi lado.

Yo decido seguirte porque Tú me amas, porque Tú eres capaz de perdonar mis errores, eres capaz de tener misericordia de un pecador.

Yo decido amarte, decido entregarte toda mi vida, decido darte todo mi corazón.

Jóvenes Cristianos: ¿Por qué a mí?

dubitativoVoy a admitir algo que es muy sabido pero que muy pocas veces se dice, la vida cristiana es difícil, incluso Jesús nos dijo que el Camino era angosto y que muchos eran los llamados y pocos los escogidos.

Crecer en un ambiente cristiano no es sencillo sobre todo cuando eres joven, adolescente o niño, porque debes luchar con los problemas propios de tu edad y además entender aquella misteriosa y bella vida que se esconde en Jesús.

Sientes es que no encajas, te sientes atrapado entre dos fuerzas y muchas veces parecerá que nadie te entiende y que el miedo por tratar de pertenecer a ambos lados es muy fuerte.

Por un lado tus padres intentan enseñarte un estilo de vida que en el fondo sabes es el mejor y por el otro lado sientes el deseo de querer ser parte de un grupo de amigos, de sentirte normal y no ser rechazado.

Así que en ése momento te preguntas: ¿Por qué a mí?

Quiero decirte que no estás equivocado, seguir a Dios no es malo, Él te ama seguirlo es muy, muy bueno y será la mejor decisión que podrás tomar.

Pero para que todo cobre sentido necesitas decidirte a seguirlo, esto es como estar al frente de una piscina, podrás tener miedo toda la vida a nadar y quizá hasta te has mojado un poco, pero nunca experimentarás lo que es el nado hasta que te zambullas, y para que puedas disfrutar de todo lo que Dios tiene para ti necesitas zambullirte.

Queridos amigos y amigas no están solos, muchos niños, adolescentes y jóvenes hemos experimentado lo mismo, todos hemos sentido miedo a cambiar, hemos tenido vergüenza de decir que somos cristianos o hemos pensado que somos rechazados por todos.

Pero si miras alrededor te darás cuenta que el mundo está mal, cada vez es más difícil encontrar personas honestas, muchos de los que nos rodean nos mienten, las traiciones parecen algo normal y muchos que aparentemente sonríen lloran por dentro, es por eso que necesitas cambiar, porque tú tienes la luz que los demás necesitan.

Amigos y amigas ustedes tienen dentro de sus corazones el amor que los demás necesitan para poder cambiar, en ustedes se halla la respuesta a las preguntas del resto y solo ustedes podrán demostrar con su ejemplo lo equivocados que los demás están.

No importa la edad que tengan ustedes pueden marcar la diferencia, Dios ha puesto en ustedes el poder para que puedan seguirlo y el amor para que puedan vivir honestamente delante de los demás.

Decídanse seguir a Jesús, sean una luz que alumbre las vidas de los que les rodean.

Dios los ama muchísimo y estoy convencido de que muchos necesitan su ayuda.