La carta más hermosa

la carta más hermosaSoy escritor de Hobby, y he aprendido en estos años que si alguien me pidiera que escriba un tema, me bastaría solo con que me diga una palabra para que pueda llenar un gran número de hojas.

La biblia es totalmente inspirada por Dios, está compuesta por 66 libros, contiene aproximadamente 1189 capítulos y 31,000 versículos, además fue escrita en tres idiomas que son Arameo, Griego y Latín.

Dicho lo anterior estoy seguro que si existe alguien que sea capaz de escribir una gran carta, ése sería Dios, Él tendría la habilidad para escribir cualquier tipo de mensaje y estoy seguro que sería capaz de narrarnos la historia más hermosa de todas.

Hace 2,000 años atrás un problema que se repite en estos tiempos, muchos no conocían realmente a Dios, lo veían como alguien castigador, se pensaba que Él era indiferente a nuestra condición y demasiado duro con nosotros.

Entonces, Dios decidió enviar un mensaje, Él quería demostrar que no era como nosotros lo imaginábamos, así que nos envió una carta para que pudiéramos conocerle como Él realmente es, el mensaje contenía amor incondicional, salvación y esperanza.

Jesús era la letra de aquel mensaje, todo lo que Él hizo, todo lo que Él soportó lo hizo para demostrar que Dios sí nos sabía amar, lo hizo para que supiésemos que a pesar de nuestras faltas y pecados todavía Él nos seguía queriendo.

Dios nos narró cómo piensa, como actúa, lo preocupado que se encuentra por nosotros, lo mucho que nos conoce, la gran compasión que puede albergar su corazón, su gran misericordia y aquel perdón que no tiene fin.

La humanidad no estaba lista para una carta como esa, así que decidieron que no querían leerla, intentaron destruirla, la golpearon, la escupieron, la maltrataron, la hirieron y la traicionaron hasta clavarla en una cruz.

Así que allí nos dimos cuenta que la tinta de aquella carta era la sangre de su hijo, y Él clavado en aquella cruz nos susurraba que nos seguía queriendo y con valentía exclamó exhausto: Consumado es… Y con eso la carta parecía llegar a su final.

Aquel mensaje de Dios revivió al tercer día, todavía sigue vivo en estos tiempos, la verdad es que aquel mensaje seguirá vigente por toda la eternidad porque nadie puede detener el amor que contiene, nadie podrá jamás destruir lo que Dios siente por nosotros.

Y hoy podemos aceptar conocer aquella carta de amor que empapa el corazón de paz, fe libertad o la podemos ignorar, pero si la aceptas en tu corazón, aquel mensaje te transformará, llenará tu corazón con una calidez y un calor que nunca has conocido.

Necesitas abrir la carta más hermosa del mundo.

Anuncios

Jesús nos ama

niño orando

Un hombre sube a un bus pidiendo monedas ya que no consigue trabajo, mientras que muchos ricos lo miran mal y otros lo ignoran, él baja sonriente pensando: Sé que saldré adelante porque Jesús me ama.

Una madre se encuentra en el hospital viendo a su hijo recién nacido, ella estaba deprimida porque su pareja la abandonó al enterarse de su embarazo, pero ella al ver al bebé recupera la esperanza y no deja de decir: Gracias Jesús porque me amas.

Un joven camina triste por las calles al descubrir la infidelidad de su ahora ex novia, él sintió su corazón romperse frente a esa escena y mientras camina ve hacia el cielo buscando consuelo y ora: Ayúdame Jesús porque me amas.

Una joven se encuentra muy turbada en su habitación, se mira el espejo pensando que no le gusta a los demás por su apariencia, tiene en las manos un cuchillo pero de pronto lo arroja y dice: Debo ser fuerte porque yo sé que Jesús me ama.

Un escritor se encuentra llorando frente al computador al leer aquel mensaje que su corazón escribió, él solo quería inspirar a los demás pero Dios le dictó a una bella narración y no deja de pensar: Gracias Jesús porque me amas.

Una anciana se encuentra sola en un asilo, su familia dejó de visitarla y siente que ya nadie se acuerda de ella, sus compañeros intentan motivarla pero ella de pronto sonríe y le dice a los demás: No estoy sola porque sé que Jesús me ama.

Un anciano se encuentra cerca al final, analiza su vida y se da cuenta que ocasionó mucho dolor, recuerda las muchas veces que mintió, robó e hirió, y mientras el miedo lo embarga con la voz de su corazón dice: Si me amas perdóname Jesús.

Una chiquilla se siente decepcionada al darse cuenta que su amigo en quien confiaba no cumplió con las expectativas de su corazón, pero al ver a su familia tan unida no puede evitar decir: Yo sé que Jesús me ama.

Un niño ora en su habitación y le pide a Dios: Ayuda a mi padre y a mi madre a no pelear más, ayuda a mis amigos del cole a encontrarte y te pido por todos los demás para que vivan en paz, porque sé que tú Jesús nos amas.

Te necesito

Muchas veces lo intenté, muchas veces luché contra Ti intentando a mi manera hacer lo correcto y ser una mejor persona a mi manera.

Pero con cada lucha me di cuenta que solo me hería cada vez más y que mis fuerzas se agotaban al intentar hacer lo correcto.

Débil soy ante el dolor, y mi alma es cómo el frágil papel ante el fuego de la ira.

Dios te necesito, sin Ti no puedo vencer los miedos que me atormentan cada día.

Dios te necesito, sin ti no soy capaz de decirle “no” aquellas cosas que envenenan mi alma.

Dios te necesito, sin Ti no tengo fuerzas para poder seguir adelante.

Dios te necesito, sin Ti el vacío de mi corazón me consume por dentro.

Dios te necesito, sin ti no encuentro razón para vivir.

Dios te necesito, sin Ti todo se ve tan oscuro y me siento perdido.

Dios te necesito, sin Ti siento que el odio destruye mi corazón.

Dios te necesito, sin Ti sé que voy a volver a fracasar.

Dios, perdóname en mis momentos de flaqueza y ayúdame en los momentos en lo que débil me encuentro. Dios, se tu la fuerza que sostiene mi vida en los momentos de dolor y ayúdame a guardar siempre la fe.

Ayúdame a darme cuenta que sin Ti nada puedo y que mi mundo depende de Ti.

Enséñale a mi corazón lo mucho que te necesito y ayúdame a recordarle a mi alma tus muchos beneficios.

Te necesito demasiado mi Dios, eres todo para mi, eres mi fuerza, eres mi respirar, eres mi razón, eres mi alegría, eres mi fe, eres mi esperanza, eres mi amor, eres mi valentía, eres mi amigo, eres mi consejero, eres mi sabiduría, eres mi vida.

Te necesito Dios, con todo el corazón, con cada respirar, con cada latido.