Agradecido

agradecidoCreo que no te lo digo muchas veces pero Dios mío solo Tú sabes lo agradecido que estoy contigo.

Puedo ver el hermoso regalo que es tener a mi familia conmigo y no puedo evitar sentirme agradecido por permitirme tener tan maravillosos padres y tener a tales amigos que a la vez puedo llamar hermanos.

Gracias Dios porque hay personas que son capaces de soportarme, que saben aconsejarme y a las que también he aprendido a llamar amigos.

Estoy agradecido contigo por cada momento de felicidad que guardo en mi memoria y también estoy agradecido por esos momentos tristes que me ayudaron a crecer.

No podría describirte la gratitud que te tengo por haberme mostrado la vida cuando muchas veces pensé que no podría más.

Mi corazón hoy te puede agradecer porque Tú me enseñaste que tenía uno, fue tu dulce amor el que le dio vida a mi corazón necesitado de Ti.

La vida era monotonía, era un sin sabor lleno de momentos desaprovechados pero hoy te agradezco por aparecer y enseñarme a vivir.

Mi corazón desborda gratitud cada vez que puedo levantarme con la seguridad de que a pesar de los obstáculos Tú siempre permaneces a mi lado.

Mi vida es un recordatorio de que siempre debo agradecerte porque cada segundo de vida es una oportunidad para lograr innumerables cosas.

Antes no comprendía pero lo único que realmente tenemos es este lapso de tiempo que llamamos vida y quiero invertirla para demostrarte mi eterno agradecimiento.

Creo que no te lo he dicho suficientes veces pero Dios solo Tú sabes lo agradecido que estoy contigo.

Anuncios

¿Realmente me amas?

amor de JesúsSi pudieras ver a Jesús, lo verías acercarse a lo lejos y un fuerte resplandor lo cubriría, tu cuerpo caería rendido de rodillas ante la inmensidad de aquella imagen.

Si pudieras oír su voz sería como escuchar caer un trueno que haría temblar todos tus huesos, sin embargo te hablaría despacio para que no le temieras.

Si pudieras oírlo mientras se acerca te diría: Hijo mío, ¿Realmente me amas?

Si pudieras ver a tu alrededor y contemplar a los miles de hermanos que pueden verte cada día, si pudieras distinguir de entre esa multitud a Pedro diciéndote que eres un linaje escogido, a Juan gritándote que ames de verdad, a Pablo tratando de decirte que los que retroceden no son aptos o verías a Moisés o Abraham, entonces te darías cuenta de lo afortunado que eres.

Si pudieras voltear y darte cuenta de los miles de ángeles que te vigilan, ver la particularidad de cada uno de ellos y darte cuenta que eso es solo apenas una pequeña muestra de la vida eterna.

Si pudieras poner tus ojos en Jesús, Él te diría:

¿Hijo mío de verdad me amas?

Porque podrías caer pero yo te levantaría.

Podrías fallar pero yo te perdonaría.

Pero yo no puedo obligarte a escogerme, todo lo que pude hacer para demostrarte mi amor, yo ya lo hice en la cruz.

No hay azote que no resistí por amarte, no hubo golpe que no recibí para que pudiera asegurarme de que podría salvarte.

Yo he dado mi vida para que tú puedas tener la vida eterna.

Por eso te pregunto: ¿Me amas?

Porque si me amaras lucharías por mí.

Si me amaras, te levantarías cada día agradecido.

Si me amaras, me buscarías de verdad y seguirme no sería una carga.

Si me amaras, no habría un solo día en que no estuviéramos juntos.

Si fueras atento verías en sus ojos el verdadero amor que te tiene, verías las lágrimas de amor que tiene por ti y sentirías en su voz aquella pasión que te tiene.

Ponte a pensar y pregúntate: ¿Realmente lo amas?

Un regalo a Dios

regaloQuisiera poder darle un regalo a Jesús en esta noche y aunque sé que hoy no es su cumpleaños tengo este deseo en mi corazón.

Me gustaría poder encontrar las letras adecuadas para decirle que le amo con todo lo que soy, que no soy capaz de amarle más porque mi humano corazón es limitado.

Me gustaría poder tener la creatividad de hacerle un pequeño adorno que adorne su trono y que le haga recordar lo mucho que le quiero.

Me fascinaría poder tener el talento de cantar o el de tocar para poder componerle una canción, la cual se la podría dedicar y se la cantaría cada día de mi vida.

Desearía poder darle un beso y un gran abrazo que le muestre que mi corazón es sincero, que estoy arrepentido por mis errores y que voy a seguirle con todas mis fuerzas.

Pero este día puedo solo puedo ofrecerle mi vida entera en gratitud, puedo entregarle mi completo corazón y esforzarme por darle todo mi amor sin obstrucción.

Y aunque hoy de seguro muchos piensan en sus propios regalos, en su cena y celebración, estoy seguro que aún quedamos muchos que todavía recordamos todo lo que Él hizo por nosotros.

La navidad no es solo un día, porque cada día tendré presente todo su amor, su perdón, se gracia, su misericordia y su bondad hacía este pecador.

Quisiera poder darle un regalo a Dios que le demuestre todo mi amor y entre más lo pienso más me doy cuenta que lo único que puedo darle es la sinceridad de mi corazón, la fidelidad de mis pasos y hacerlo el Camino de mi vida.

Esta noche quisiera poder darle un regalo a mi amado Dios pero después de tantos esfuerzos me he dado cuenta que Él ya lo sabe todo y sabe cuánto lo amor.

Esta noche no haré promesas, solo tomaré la decisión de seguirle, de convertirlo en mi adoración, en mi fe y mi amor.

Un regalo a Dios eso es lo que yo soy, me convertiré en su regalo, dejaré que Él sea el centro de mi ser y le pondré un moño rojo a mi corazón.

Feliz Navidad, les mando un gran abrazo a todos mis lectores, amigos, hermanos y compañeros, que Dios los bendiga muchísimo y llene sus hogares con su gloria y Amor.

Oraciones al Creador

orandoHay días en lo que todo parece tan corrupto, en donde la sinceridad y la honestidad parecieran haber muerto.

Días en los que el cielo pareciera cerrado, oscurecido por sombras de duda, temor y dolor.

Días en los cuales desde lo profundo de mi alma oro pidiéndole al Creador, que me dé un refugio, que me dé un lugar en el cual mi alma pueda hallar paz.

Existen momentos en donde la frialdad del resto congela el corazón y en donde todos parecen haberse apartado.

Momentos en los cuales extrañas los buenos momentos, extrañas a los amigos, a los hermanos, a la familia.

Momentos en los cuales desde lo profundo de mi alma oro pidiéndole al Creador, que me abrace, que pueda yo sentir su calor  para que el frío pueda huir de mí.

Hay circunstancias que parecen superarnos, que parecen ser muy difíciles de enfrentar y que pueden sacar lo mejor o lo peor de nosotros.

Circunstancias en las cuales te das cuenta que no eras tan fuerte, inteligente o hábil como pensabas.

Circunstancias en las cuales desde lo profundo de mi alma oro pidiéndole al Creador, que me de fuerzas, que me ayude a tomar la decisión correcta y que me demuestre que el cielo puede estar aquí.

Pero a pesar de eso, he aprendido que en todo tiempo puedo sonreír, porque me doy cuenta que seguir a Jesús fue la mejor decisión que pude tomar.

Porque en todo tiempo encuentro su amor, descubro la felicidad de estar a su lado y puedo estar seguro que Él nunca me abandona.

Y en todo tiempo desde lo profundo de mi alma oro pidiéndole al Creador, que me ayude a ser agradecido, que me enseñe a serle fiel y que pueda amarlo por toda la eternidad.

¿Deprimido?

¿Los cristianos se deprimen?

Parecería contradictorio que teniendo tantas promesas y el gran amor de Dios un cristiano puede deprimirse, pero también debemos recordar que somos humanos y que muchas veces pasaremos por problemas y situaciones que harán menguar nuestra fe.

Algo que debemos aprender es que no estamos solos tenemos a Cristo en el corazón, y por lo tanto:

  • No hay situación que nos pueda vencer si andamos en el amor de Dios.
  • Todo lo podemos en el nombre de Jesús.
  • El gozo del Señor es nuestra fortaleza.
  • No existe nada que nos pueda separar del dulce amor de Dios.
  • Al que cree todo le es posible.

Hermanos míos no digo que no vendrán pruebas, pero recuerda que Dios no está solo en el cielo, el esta en nuestros corazones, el mismo Jesús que venció a la muerte y a todo principado está dentro tuyo y te ha dado el poder para vencer todo aquello que nos pueda abatir o desanimar.

Además Dios mismo nos ha prometido que no nos hará pasar por una prueba sin que nos de juntamente con ella la salida.

El mismo Dios que te amó tanto, que envió a su hijo Jesús para salvarte, es el mismo Dios que te acompaña y vela por ti cada día.

Dios te ama y eso es motivo de una sonrisa, Dios te ama y eso es motivo de gozo, Dios te ama y eso es motivo de júbilo.

No nos dejemos vencer por las circunstancias porque nuestro Dios vence gigantes, nuestro Dios abre los mares, nuestro Dios puede hacer llover fuego del cielo, nuestro Dios hace dar a luz a la estéril, nuestro Dios derrumba murallas, nuestro Dios nos ayuda a cumplir nuestros sueños, nuestro Dios nos da nuevas fuerzas, nuestro Dios nos llena de sabiduría y para nuestro Dios nada es imposible.