Esforzados y Valientes

esforzado y valienteTodos nosotros tenemos sueños en el corazón, tenemos alguna idea de lo que queremos lograr en nuestra vida, pero la única forma de poder alcanzar esas metas que muchos nunca alcanzan, es siendo muy esforzados y valientes.

Al ser jóvenes muchas veces pasamos por etapas duras y desconocidas para nuestra edad, pasamos circunstancias en las cuales los adultos parecen no poder comprendernos y muchos nos dicen que soñar es una pérdida de tiempo, pero eso no es cierto, nada es verdaderamente imposible si realmente tenemos fe y nos sacrificamos para lograrlo.

El gran problema es que existen muchos soñadores pero no existen personas dispuestas a sacrificarse para que esos sueñan se hagan realidad, no están dispuestos a dar aquel plus necesario que los diferenciará del resto.

Necesitamos ser esforzados porque tenemos que estar preparados para las oportunidades que nos trae la vida, muchos nos dirán que estudiar es aburrido o intentarán distraernos pero lo que ellos no saben es que tarde o temprano la oportunidad tocará la puerta de todos nosotros, pero no todos estarán preparados para poder aprovecharla.

Necesitamos ser valientes porque no todos estarán dispuestos a correr los riesgos que se necesitan para alcanzar sus sueños, muchos de los grandes logros de la humanidad fueron creados por personas que pudieron ver algo que los demás no veían y fueron capaces de vencer sus dudas para convertir aquel sueño en realidad aun cuando nadie creyó en ellos.

Y sin importar que tan dura se ponga la vida si tenemos a Dios debemos creer que Él nos ha dado el potencial para derribar gigantes, para destruir muros, para cruzar los mares y para vencer cualquier tipo de problema.

Lo único que Dios nos pide es que seamos esforzados y valientes para servirle de corazón y para que podamos ser capaces de conquistar nuestros sueños.

Anuncios

Deja una huella

soldadosDurante la segunda guerra mundial en el año 1944 a un joven cristiano y soldado inglés de nombre Kelley se le ocurre una preciosa idea.

Cercanos a navidad él le propone a sus compañeros ofrecer una fiesta de navidad para todos los niños británicos que vivían alrededor, ya que la base se encontraba cerca a pueblos que habían quedado devastados por la guerra.

Estando en medio de un momento de crisis y miedo, Kelley logró convencer y animar a todos sus compañeros para que participen en los preparativos.

Aquellos soldados inventaron juguetes con piezas de metal y desecho, otros donaban parte de su ración de comida o usaron sus ahorros para comprar caramelos y fruta enlatada para los niños.

Llegó la mañana de navidad y todo el campamento estaba adornado y lleno de luces para la llegada de los niños, sin embargo se les avisó que ese día tendrían que volar a una misión.

Kelley entonces dio instrucciones a todos sobre lo que tenían que hacer al regresar de la misión.

Después de la dura misión los soldados se cambiaron rápidamente de ropa y los niños disfrutaron de una de las mejores navidades que habían pasado en muchos años.

Sin embargo aquellos soldados estaban tristes, algunos de sus compañeros no habían regresado de la misión y entre ellos se encontraba Kelley.

Aquel acto de Kelley les había devuelto su humanidad, les había recordado que a pesar del dolor y la crueldad de la guerra siempre se podía llevar amor.

Ellos no lo recordarían por la cantidad de bajas enemigas que logró o por las cosas cotidianas, fue aquel acto lleno de amor lo que hizo que el nombre Kelley quede grabado en sus corazones por siempre.

De esta historia podemos aprender dos cosas:

1. Existen acciones que dejan huella, nadie te recordará por las cosas normales que hiciste, sino que te recordarán por aquellos actos llenos de amor y valentía.

2. Solo tenemos una vida, todos al final deberemos enfrentar la muerte así que pensemos bien en donde pasaremos la eternidad.

La biblia dice: Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio. Hebreos 9:27

La vida es hermosa pero es única y aunque muchas veces puede ser difícil siempre será bella si escogemos el buen Camino y si amamos a Dios.

No desperdiciemos la vida en cosas vanas o en acciones que nos hagan sentir tristes o solos.

Vivamos de tal manera que nuestro ejemplo inspire a los que nos rodean y salve a nuestra familias y amigos.

Solo tenemos una oportunidad de vivir bien, una oportunidad de alcanzar nuestros sueños y de servir a Dios.

Y al igual que Kelley esforcémonos por dejar una huella que dure en el tiempo, tengamos una vida que marque la historia de los que nos rodean.

La única verdad

amanecer

Solo existe una verdad en esta vida que llevamos.

Recuerdo que tenía quince años cuando recibí una clase en la que el profesor afirmaba completamente de que Dios no existía.

En aquella clase se nos enseñó la teoría evolucionista de Darwin y el origen del universo gracias al “Bing Bang”.

Recuerdo llegar a casa y comenzar a cuestionarme muchas cosas con las cuales había crecido y comenzar a pensar la posibilidad de que quizá Dios no existía.

No se me olvida el miedo que sentí en aquel momento o aquel frío helado que recorrió mi espalda cuando aquel pensamiento llenó mi mente.

¿Realmente Dios existe?

Si Dios no existía entonces no había razón alguna para luchar por ser buenos o mejores.

No teníamos por qué ser justos o amables porque obviamente no existiría el infierno y la moral deja de tener sentido si no tenemos un alma o un código de ética justificado en algo más grande que nosotros mismos.

¿Si nos quitan a Dios, entonces qué nos queda?

Entre más me cuestionaba más rápido llegaba a la conclusión de que la humanidad necesitaba que Dios existiera.

Lejos de las teorías, si miramos hacia dentro de nosotros mismos, nos damos cuenta que estamos vacíos y que en el fondo tenemos una necesidad por creer en algo más grande que la humanidad misma.

Transformamos a personas ordinarias en supuestos dioses queriendo encontrar fe y creamos sectas debido a que necesitamos un dogma con el cual vivir.

Siempre dicen que hay un secreto en la vida que debemos descubrir y aunque pasaron algunos años para que lo descubriera realmente, ese día entendí que aquel secreto es que Dios si existe.

Tener fe es creer en lo que no puedes ver y eso es justamente lo que hacemos los cristianos, creemos en Dios aunque no podamos verlo.

Creer en Dios es encontrar dirección, fe, amor, destino y la vida misma.

Yo ya me hubiera rendido si Dios no estuviera a mi lado, yo no sabría lo que es el amor si Dios no existiera, yo no le encontraría sentido a vivir un día más si no tuviera fe de que Dios es el que guarda mi vida.

Así que yo he decido a pesar de todos mis altibajos y tropiezos, creer por siempre en la existencia de Dios.

Cartas de amor

cartas de amorDios está escribiendo una carta de amor, la está escribiendo en tu corazón con tintas de amor y es un mensaje de compasión y misericordia para la humanidad.

Nosotros somos el papel el cual Dios está utilizando, nuestros corazones son el lienzo en el cual su mano se ha posado y nuestras vidas son las voces que deben leer sus letras.

Existe un mundo que sufre y llora, ciertamente hay maldad y frialdad en la humanidad pero todavía quedan personas que necesitan ser salvadas y merecen oír el mensaje de esperanza y amor que Jesús tiene para ellas.

Nosotros somos una carta de amor de Dios para todos aquellos que nos rodean, hemos sido escogidos para ser los portadores de las letras de pasión y salvación que Jesús nos enseñó.

En aquel momento cuando estábamos destruidos, tristes, desanimados y perdidos, alguien se acercó a nosotros, alguien nos guio a aquel Camino de salvación, alguien nos llevó el mensaje de amor de Dios y ahora nos toca a nosotros llevar también ese mensaje a los demás.

Jesús vino por aquellos que tienen vidas destruidas, por aquellos cuyas heridas internas los consumen, por aquellos que se dan cuenta que necesitan una razón para vivir.

Ese mismo amor que nos restauró, aquel mismo amor que nos dio vida, debemos transmitirlo a aquellos que sufren en soledad, aquellos que han perdido la esperanza y la libertad.

Eres el portador de buenas noticias, no calles las palabras de amor de Dios que llevas dentro y declara que existe alguien que ama de verdad.

Seamos cartas de amor que griten que Jesús salva, seamos voces que enseñen que Jesús liberta, seamos incluso susurros que lleguen a los corazones y digan que Jesús nos ama.

Un mismo amor

tristezaUn adolescente se droga en una esquina, lo hace porque quiere encontrar un refugio en aquellos que considera sus amigos y porque a su corta edad vive un infierno en su hogar.

A pocas calles de allí, una muchacha acepta una relación conflictiva porque se siente sola, abandonada y cree que nadie más la tomará realmente en cuenta.

Existen muchas personas que han olvidado y que no conocen que existe un Dios que realmente los ama.

Muchos desconocen o ha olvidado que Dios es capaz de perdonar cualquier falta y que solo puede sanar las heridas del alma y el corazón.

Una vez estuvimos deprimidos, solos, tristes, llenos de preocupaciones pero por la enorme gracia de Dios alguien nos hizo recordar que Dios realmente nos amaba.

El mismo amor que nos ayudó a nosotros en nuestro peor momento es el mismo amor que Dios tiene por toda la humanidad.

No cerremos nuestros ojos, no endurezcamos el corazón ante el dolor de muchos que no conocen a Dios y que viven perdidos como nosotros una vez estuvimos.

Un mismo amor fue derramado para ti, para mí y para toda la humanidad, un amor capaz de sanar el corazón más herido, un amor capaz de renovar la vida más dañada, un amor tan puro que es capaz de revivir los sueños muertos del interior.

Como cristianos necesitamos llevar ese amor a todas partes, necesitamos llenar al mundo con un mensaje de esperanza y amor que solo se encuentra en Jesús.

Quizá no parezca mucho o quizá parezca demasiado, pero le aseguro que un solo mensaje de Dios puede salvar una vida, una sola palabra llena de su amor puede tocar y renovar la vida de cualquier persona.

Un padre de familia en crisis encontró refugio y consuelo en las palabras que un joven pensador dejo en su blog.

Una joven entendió que debía continuar con su vida porque su amigo le contó acerca del amor de Dios.

Lo que en verdad somos

¿Qué somos sin tantas máscaras? y ¿Qué queda detrás de esas sonrisas fingidas?

La humanidad intenta desesperadamente sobrevivir al dolor, intentamos encontrarle un rumbo a aquello que llamamos “vida”, intentamos crear un destino ya que no sabemos cual es nuestro propósito.

Olvidamos que fuimos creados por un ser Divino, olvidamos que no somos evolución, somos hechura del amor, somos producto de la imaginación y del poder de Dios.

Nos esforzamos por rebelarnos de aquellas cosas que no comprendemos, nos mienten intentando que olvidemos nuestro origen divino, nos obligan a creer que somos accidentes o explosiones, nos enseñan que somos maldad y que eso es lo “divertido” del vivir.

Terminamos heridos en un mundo que se vuelve cada vez más egoísta y cruel y creemos que la felicidad y el amor son solo sueños utópicos de adolescentes y se nos muestra que el verdadero éxito es ir por la vida con un saco de marca luciendo fríos y calculadores.

¿Qué somos realmente? Y ¿Por qué vale la pena vivir?

La humanidad esta al borde del colapso y todos nosotros dormimos intentando negarnos a la verdad, la verdad de que no somos nada sin esa parte que tanto negamos, no estamos completos si no llenamos ese vacío del corazón con aquello que muchos solo han llamado Dios.

Pareciera como que todo en este mundo tiene un bando, derecha e izquierda, blanco o negro, luz vs tinieblas, pero esa es la verdad, existe una gran guerra por el alma de todo ser humano, una batalla que se lleva siglos llevando a cabo, hombres han muerto por intentar cambiar nuestra alma y enseñarnos que existe alguien que puede sanar el corazón, existe alguien que puede llenar ese vacío, existe alguien que trae verdadera felicidad, existe alguien que puede traer paz.

Sabías que el amor si existió, tienes que saber que hubo una vez alguien que bajo de aquel lugar del que solo nos atrevemos a soñar para librarte de aquello que llamamos mal, ese ser no vino con grandes vestiduras, quiso vivir lo mismo que tu y que yo, quiso conocernos no en nuestro mejor momento sino en la cruel verdad que tanto nos gusta ignorar, vino de manera humilde y vivió entre aquellos que mas necesitaban una muestra de cariño.

Al final como ha todo lo bueno lo terminamos matando, pero lo divino nunca muere, y ese ser se levanto al tercer día, ese ser que fue castigado por mostrarnos el amor resucito, y su nombre es Jesús.

No juzgues la historia sin vivirla, si le das la oportunidad veras que Jesús nunca falla, veras que es realmente la vida, entenderás que existe un camino a la verdadera felicidad, sabrás que si existe una forma de sonreír sin lágrimas, sentirás lo que se siente tener un corazón limpio de pecado y aquel dolor del corazón será cambiado por aquel que es el amor, será llenado por Dios.

¿Y Dios?

Es difícil poder olvidarlo, especialmente porque mayormente hemos crecido oyendo de Él.

Pero Dios siempre nos da razones para recordarlo, como cuando al despertarnos y podemos ver el comienzo de un nuevo día, cuando sientes los dulces rayos del sol acariciando tu piel, cuando ves los hermosos atardeceres hechos por Él, o al ir al parque y ver todo lo que pudo crear su imaginación.

Puedes ver a Dios en la sonrisa de un niño, en el reflejo del sol en los ojos de las personas a quienes amas, en las lágrimas de alegría de aquellas personas a las cuales ayudas, en las dulces palabras de tus amigos, en los abrazos de tus familiares.

Y mayormente nos olvidamos de si quiera decirle “gracias”, gracias Dios por todo lo que has hecho, gracias Dios por cada sonrisa que sale de mis labios, gracias Dios por cada momento de alegría.

Olvidamos lo tierno y amoroso que puede ser Dios, olvidamos lo detalloso que puede ser Dios para alegrarnos el día, porque si el día tiene sorpresas es gracias a Dios.

Nunca recordamos lo que Él hizo por todos nosotros desde el comienzo de la humanidad, como Dios trató una y otra vez de hacernos volver a Él, no recordamos como trató de salvar a la humanidad hasta el punto en que fue capaz de dar la vida de su hijo Jesús en el cual podemos encontrar la verdadera vida, Jesús puede llenar la vida de cualquier persona, Jesucristo puede transformar la vida de cualquiera de nosotros para mejor.

Poder despertarse con una sonrisa, saber que Dios te acompaña y que todo te irá bien, acostarte tranquilo porque sabes que Dios te cuida, poder encontrarlo en la biblia, poder hablar con Él mientras oras, poder cantarle y saber que te escucha, eso es amar a Dios.

La recompensa de los que aman a Dios es más que vivir en un paraíso, es vivir sabiendo que todo lo que te pasa te ayuda para bien, es vivir con gozo porque sabes que alguien te ama, es poder tener fe y saber que nada podrá detenerte mientras lo amas a Él, es poder creer en milagros y reconocer que nada hay imposible si crees en Él.

Dios nunca está lejos, está a una oración sincera de distancia, está a un corazón quebrantado de kilómetros, y está todo el tiempo esperando que te acerques a Él.

Dios te ama, y te seguirá amando no importa lo que hagas, nada podrá alejarte de su dulce, tierno, sincero amor.

Y Dios te dice búscame hoy, porque hoy tienes la oportunidad de descubrir lo que significa el verdadero amor, El amor que tengo reservado solo para ti.

No es difícil amarlo y no hay razones para no hacerlo, deja de escuchar de Él y ámalo de verdad.