La fidelidad de Dios

Dios ha sido fielPodría fallar todo aquello en lo que me sostenía y mi mundo podría voltearse contra mí, pero su mano al sostenerme me mantendría firme.

Todos podrían traicionarme, podría sentirme lleno de dudas y de dolor, pero bastaría su abrazo para que mi corazón se sienta amado otra vez.

Pasan tantas cosas malas a diario, los problemas nos hunden en un mar de dudas y de dolor, pero Él nos levanta y nos hace andar sobre el mar.

La oscuridad puede rodearnos haciéndonos perder el rumbo, logrando que nos sintamos desamparados, pero su Luz todo lo aclara, su voz de amor conforta nuestro ser.

Podemos sentir el enojo ardiendo en nuestro interior, sentir la ira buscando cabida en nuestra alma, pero su gracia en nosotros nos llena de paz y comprensión.

Por momentos las circunstancias adversas pueden golpearnos, las malas noticias pueden tratar de derribarnos, pero el amor de Dios es un escudo que nos mantiene de pie.

Cada vez que las fuerzas me han faltado, que la inteligencia y los talentos parecen nada, podía ver su misericordia ayudándome a seguir.

Cuando creí que no podía más, cuando mi mente estaba tan confundida que no sabía qué hacer, pude escuchar su susurrar diciéndome lo mucho que me amaba.

La fidelidad de Dios nunca se agota, su amor nunca falla, sus tiempos son exactos y siempre llega en el instante preciso para salvarnos.

No importa lo que piense el resto, no importa cuán mala pueda verse una situación, yo sé que mi Redentor vive y que es poderoso para rescatarme.

Bendito sea Dios, porque su fidelidad es tan hermosa, su amor es tan puro y Él nunca nos deja pasar por algo que no podamos resistir sino que al final todo nos ayuda para bien.

Amado mío, gracias por estar pendiente de mí, gracias porque a pesar de lo que soy Tú siempre eres fiel y nunca me has abandonado.

Anuncios

Tu hermosura

puesta de solNo podría comprender Tu hermosura, sé que mi mente es limitada y que mi ser entero queda corto ante tu grandeza.

Yo no podría comprender la belleza del que creó una puesta de sol.

No cabe en mi entendimiento el poder comprender la hermosura del que inventó el reflejo del sol sobre el mar.

No cabe en mi concepto de inteligencia el poder saber la hermosura del que creó la risa inocente de un niño.

No hallo forma de que mi corazón sepa valorar enteramente la hermosura del que creó las miradas de amor.

No sabría cómo expresar la hermosura del creador de una luna llena iluminando una oscura noche.

No podría descifrar la forma correcta de enseñarle a los demás la hermosura del creador de una noche estrellada.

No puedo pensar en una forma totalmente correcta de decir cuanta hermosura debe tener aquel que hizo el más grande y bello acto de amor de todos los tiempos.

No puedo escribir la forma más sencilla de expresar la hermosura de aquel que me concedió la vida y el perdón.

No podré nunca por más que lo intente decirles lo hermoso que eres Tú mi Dios.

Y sé muy bien que cuando te vea cara a cara, lloraré de felicidad ante la hermosura y grandeza de aquel que es El creador del amor.

Héroes

Todos creemos saber lo que es un héroe, pero solo uno de ellos realmente podría entenderlo.

Nadie comprendería todo el dolor y las lágrimas que ellos soportaron por hacer lo correcto.

Fueron rechazados, incomprendidos y despreciados por aquellas personas a las que intentaban ayudar pero nunca se rindieron.

No siempre estaban decididos, muchas veces dudaban, pero seguían por que sentían que era lo correcto.

Su mundo no los toleraba y siempre les fue difícil avanzar, pero tenían una gran motivación y una obligación que cumplir.

Muchos de ellos no sabían en lo que se convertirían, algunos nunca pensaron que tendrían tantos logros, pero así es la vida uno nunca sabe en lo que se convertirá.

La mayor diferencia de ellos y el resto, no fue su capacidad intelectual, ni su fuerza, sino las decisiones correctas que eligieron, algunas veces duelen al comienzo pero al final veras el resultado y te darás cuenta de que era lo correcto.

Si ellos pudieron, nosotros también podemos hacerlo, solo depende de nosotros escoger el mejor camino, el camino correcto.

Buscar primero el Amor

¿De qué le sirve al sabio la sabiduría sino tiene a nadie a quien amar?

¿Al prudente la prudencia sino tiene amistad?

¿Al de mucha ciencia su inteligencia sino tiene amigos para compartirla?

Buscar primero el amor de Dios ya que es el amor.

Buscar la amistad y el compañerismo.

Encontrar el amor es encontrar lo más valioso.

¿De qué le sirve al fuerte su fuerza si no hay nadie quien la admire?

¿Al rico sus riquezas si está solo?

¿Podrá alguien solo alegrase a sí mismo? Ni aunque se comprare todo lo conseguirá.

¿¡Al que sabe todos los misterios si no hay nadie para oírlos?

¿Al más sabio que lo aprende todo y al final de todo su estudio, no encontrar alguien que lo quiera?

¿Qué sería de aquel que cree haber conseguido todo y por dentro sufre en la soledad?

¿Qué sería de aquel que se siente el más grande y que nadie lo aprecie?

¿Cuánto cuesta la amistad o el encontrar el amor? Ni todo el dinero del mundo.

Ni el rico puede pagar el amor.

Ni el fuerte luchar por la amistad con su fuerza.

Ni el sabio comprender saber que es el amor o la amistad.

Esos misterios le pertenecen a Dios.

Y solo Dios puede darnos eso y mucho más.

Dios es amor y amistad perpetúa, el que lo encuentra llenara su corazón y encontrara lo más valioso de la vida.