Archivo de la etiqueta: júbilo

MAS EL FRUTO DEL ESPÍRITU ES

La Biblia es el manual para el hombre, es también la hoja de ruta para todos los cristianos, es una de las formas en la que Dios nos habla, es nuestro alimento espiritual y es el agua que va limpiando nuestra alma.

Pero si existiera un termómetro para medir nuestra temperatura espiritual o un test que pudiera revelar que tan buena es nuestra relación con Dios, sería el siguiente:

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Gálatas 5:22-23

Más el fruto del Espíritu: Jesús nos enseñó que cada árbol se conoce por su fruto (Lucas 6:44), por lo tanto, los frutos espirituales brotarán de aquellas personas que son espirituales, aquellos que verdaderamente aman a Jesús y tienen comunión con su Espíritu.

· Amor: El amor de Dios también conocido como ÁGAPE, es una clase de amor que solo podemos hallar en Dios, un amor que ora por sus enemigos, que pone la otra mejilla, que da sin pedir nada a cambio, que ama a su prójimo, que pone a Dios en el centro de su existencia.

· Gozo: Si tenemos amor inmediatamente comenzaremos a sentir el gozo que viene de Dios. No es una alegría momentánea el gozo del Señor es un júbilo por saber que hemos sido salvados, es una fortaleza al saber que tenemos un Dios que nos favorece.

· Paz: Si tenemos amor y gozo es inevitable no sentir paz. La paz de Cristo es distinta a la tranquilidad del mundo, su paz es capaz de hacernos estar confiados en las tormentas, es saber que, aunque caigan mil a nuestro lado, nosotros estamos cubiertos por sus brazos.

· Paciencia: Si tenemos amor, gozo y paz, entonces podemos ser pacientes. La paciencia de los santos nos ayuda a esperar con valor las promesas de Dios, no es una paciencia inactiva, sino que persistimos confiando en que Dios cumplirá su propósito en nosotros.

· Benignidad: Si tenemos amor, gozo, paz y paciencia, seremos benignos. Es un estado en el cual buscamos el bien de los demás, buscamos favorecer a nuestro prójimo, a la vez que buscamos complacer más a nuestro Salvador.

· Bondad: Si tenemos amor, gozo, paz, paciencia y benignidad, brotará de nosotros la bondad. Necesitamos aprender a ser bondadosos, Jesucristo nos dio un gran ejemplo de bondad, cuando alimentaba a los hambrientos, sanaba a los enfermos, enseñaba y ayuda a todos los que podía.

· Fe: Si tenemos amor, gozo, paz, paciencia, benignidad y bondad será inevitable no tener fe. Si usted está convencido que está actuando como un verdadero creyente, le será fácil confiar en las cosas que están por venir, sabrá que, aunque sus ojos no lo vean ahora, la bendición ya está muy cerca.

· Mansedumbre: Si tenemos amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad y fe, podemos ser Mansos. Un ejemplo de cómo podemos ser mansos lo encontramos en Moisés, a pesar de que al principio le costó, aprendió a ser obediente y humilde delante de Dios y de los hombres.

· Templanza: Si tenemos amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe y mansedumbre, lograremos tener templanza. Aquel dominio propio que solo con una verdadera comunión con Dios podemos alcanzar, en la cual podemos estar firmes ante las tentaciones y deseos del mundo.

¿Cómo le fue en su Test?

Si carece de alguno de estos frutos es tiempo de volver a Jesús, oremos para que Él nos ayude en aquellas áreas en las cuales escaseamos y nos perfeccione día a día.

Síganos en nuestras redes sociales:

¿Deprimido?

¿Los cristianos se deprimen?

Parecería contradictorio que teniendo tantas promesas y el gran amor de Dios un cristiano puede deprimirse, pero también debemos recordar que somos humanos y que muchas veces pasaremos por problemas y situaciones que harán menguar nuestra fe.

Algo que debemos aprender es que no estamos solos tenemos a Cristo en el corazón, y por lo tanto:

  • No hay situación que nos pueda vencer si andamos en el amor de Dios.
  • Todo lo podemos en el nombre de Jesús.
  • El gozo del Señor es nuestra fortaleza.
  • No existe nada que nos pueda separar del dulce amor de Dios.
  • Al que cree todo le es posible.

Hermanos míos no digo que no vendrán pruebas, pero recuerda que Dios no está solo en el cielo, el esta en nuestros corazones, el mismo Jesús que venció a la muerte y a todo principado está dentro tuyo y te ha dado el poder para vencer todo aquello que nos pueda abatir o desanimar.

Además Dios mismo nos ha prometido que no nos hará pasar por una prueba sin que nos de juntamente con ella la salida.

El mismo Dios que te amó tanto, que envió a su hijo Jesús para salvarte, es el mismo Dios que te acompaña y vela por ti cada día.

Dios te ama y eso es motivo de una sonrisa, Dios te ama y eso es motivo de gozo, Dios te ama y eso es motivo de júbilo.

No nos dejemos vencer por las circunstancias porque nuestro Dios vence gigantes, nuestro Dios abre los mares, nuestro Dios puede hacer llover fuego del cielo, nuestro Dios hace dar a luz a la estéril, nuestro Dios derrumba murallas, nuestro Dios nos ayuda a cumplir nuestros sueños, nuestro Dios nos da nuevas fuerzas, nuestro Dios nos llena de sabiduría y para nuestro Dios nada es imposible.

Síganos en nuestras redes sociales: