Archivo de la etiqueta: justicia

REFLEXIÓN: CRISTIANOS DE SEGUNDA GENERACIÓN Y LA COSMOVISIÓN

Los cristianos de primera generación son aquellos que entregaron su vida a Cristo sin tener familiares cristianos, ellos fueron los primeros en la parentela que nacieron de nuevo.

Su forma de ver la vida antes de recibir a Cristo estaba basada en el mundo, es decir estaba influenciada en los placeres, en los ideales, en la manera de pensar que ofrece en el mundo, como si de una manera figurada tuvieran unos “lentes” que afectaban su visión, a eso se le conoce como Cosmovisión (si desea aprender más acerca de la cosmovisión hacer clic aquí).

Cuando una persona recibe a Jesús, se quita de manera figurada aquellos “lentes del mundo”, y se pone los “lentes de la fe”, entonces su forma de ver la vida cambia progresivamente. Sus ideales ahora son los que dicen la biblia y sus placeres comienzan a ser todo aquello que honre a su Señor.

En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. Efesios 4:22-24

Cuando un cristiano de primera generación, tiene hijos, a ellos se les conoce como “cristianos de segunda generación” los cuales crecen bajo un modelo de vida cristiano, en una cultura cristiana, se podría pensar que su cosmovisión es totalmente Cristo, sin embargo, eso no es suficiente. Su cosmovisión está dividida en 2 partes, ellos tienen “dos monóculos” o un lente con dos cristales diferentes, uno es “el de la fe” y el otro es “del mundo.”

Los cristianos de primera generación al haber usado sus “lentes del mundo” sabían lo mala que puede llegar a ser una persona cuando no tiene a Jesús en el corazón, un cristiano de “segunda generación” al no haber vivido eso no lo comprende totalmente.

Van a tener que aprender que existen lobos vestidos de ovejas. Que quizá haya personas que no parecen ser malas, pero usan lentes de egoísmo, orgullo, ira y maldad. Que quizá haya personas que tienen buenas intenciones, pero sus consejos son como ciegos tratando de guiar a otro ciego.

Los cristianos de primera generación sabían lo difícil que es crecer rodeados en un ambiente no cristiano, pero un cristiano de “segunda generación” a veces no valora su hogar.

Puede tener la cultura cristiana, saber la alabanza del momento, conocer al predicador juvenil más famoso, pero eso no lo hace cristiano. Va a llegar el momento en que tiene que escoger con cual lente quedarse, si toma los lentes de la fe y sigue a Cristo o si se coloca los lentes del mundo.

Muchos cristianos de segunda generación intentan encajar porque se sienten que están al medio de dos mundos, algunos ceden a la presión social, otros sienten vergüenza de declarar su fe, pero tiene que entender que nada puede hacer más feliz a una persona que seguir a Jesús.

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 2Corintios 5:17 Es momento de quitarse completamente los “lentes” que nos ofrece el mundo y entregar nuestra vida entera a Jesús, el cual nos ama y quiere ayudarnos a sentirnos completos y seguros en Él.

Anuncios

MAYORES QUE LOS ESCRIBAS Y FARISEOS

Les advierto: a menos que su justicia supere a la de los maestros de la ley religiosa y a la de los fariseos, nunca entrarán en el reino del cielo. Mateo 5:20 NTV

Jesús comienza a enseñar a todos los oyentes grandes acerca del reino de Dios, de cómo verdadero cristiano debe ser luz, las bienaventuranzas de que recibe auténtico hijo de Dios, pero entre toda lalecciones enseñanza se menciona que nuestra justicia debe superar la de los escribas  o maestro de la ley y fariseos.

Un escriba era un copista encargado de transcribir las escrituras, los antiguos pergaminos que contenían el antiguo testamento, por lo tanto, era considerado un maestro ya que debía saber mucho. Un escriba muy conocido fue Esdras.

Un fariseo resumidamente era parte de un grupo religioso y político judío en los tiempos de Jesús. Considerados muy estrictos en cuanto a la obediencia a la ley y otros ritos o costumbres que se habían ido agregando con el tiempo.

Leyendo lo anterior, entonces salta una gran pregunta: ¿Qué tenían de malo los escribas o maestros de la ley y los fariseos?

  • En ambos casos a pesar del conocimiento que poseían, no practicaban las escrituras, sus ejemplos de vida eran completamente contradictorios con el modelo que Cristo anunciaba.
  • Sus conocimientos y sus cargos los había vuelto egocéntricos y vanagloriosos, les gustaba la adulación de los demás, por lo cual procuraban exagerar para llamar la atención.
  • Habían perdido la comunión íntima con Dios, estaban lejos de su voluntad, tan cegados en ellos mismos que no reconocieron la llegada del Mesías, hasta intentaron ser estorbo para su ministerio.
  • A pesar de sus conocimientos, no tenían misericordia ni amor por sus prójimos o por Dios, habían cambiado la voluntad de Dios por costumbres vanas.

Cuando Cristo nos dice que seamos mayores que ellos, nos estaba diciendo que tengamos una verdadera vida cristiana, que dejemos a un lado la hipocresía, que no nos volvamos religiosos viviendo una aparente vida cristiana pero que por dentro estemos lejos de la presencia de Dios, que no permitamos que las costumbres sean mayores a la palabra de Dios.

Jesús quería que en nosotros reinara el amor, la gracia y la misericordia, que seamos personas a las cuales los demás deseen imitar por las buenas obras, por el cambio genuino que Dios hace en nosotros, que tengamos la verdad en nuestros labios y que nuestras acciones sean un reflejo de nuestra comunión con nuestro Salvador.

Más que un cargo, más importante que un título o posición, lo verdaderamente importante es que en lo secreto busque con pasión a Jesús, que sea capaz de humillarse y reconocer que todo lo que tenemos y somos proviene de Él, porque entonces andaremos en su justicia y solo entonces seremos mayores que un escriba o fariseo.

TENTACIÓN

Dentro de nosotros existe una guerra constante entre hacer el bien o el mal, nuestra mente es un campo de batalla en donde pensamientos luchan sobre que decisiones tomamos, cómo actuamos o que Camino elegimos.

Nuestra “carne” es decir nuestra carnalidad o deseos personales influenciados por el pecado nos tientan a querer hacer lo malo, a querer alejarnos de la santidad y la búsqueda de Dios.

¿Es pecado ser tentado?

La biblia nos enseña en Santiago 1:13-15 Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte. Las tentaciones demuestran nuestras áreas más débiles, todos tenemos áreas por mejorar y que debemos entregar a Dios, pero es cuando permitimos que la tentación se realice cuando se convierte en pecado, somos nosotros los que decidimos pecar o no pecar. También son necesarias en nuestro andar cristiano, porque miden nuestro carácter y firmeza ante ciertas circunstancias, al superarlas demostramos nuestra fidelidad a Dios.

¿Qué hacer ante la tentación?

Santiago 4:7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.

2Timoteo 2:22 Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.

¿Cómo puedo mejorar mis áreas débiles?

Jesús nos enseñó en Mateo 26:41 Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.

Pablo nos enseña: Gálatas 5:16-17 Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.

Una mayor comunión y entrega a Dios nos ayudan a estar preparados para resistir y superar las tentaciones, nos volvemos más fuertes y espirituales.

¿Cómo vencer la tentación?

1Corintios 10:13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. Recordemos que no estamos solos, todos nuestros hermanos en distintas partes del mundo están pasando las mismas pruebas, superando las mismas tribulaciones; además Dios es fiel y nos conoce por lo que siempre nos dará una salida, un medio de escape por lo cual podemos superar toda tentación.

MI PUEBLO

Mi pueblo es muy especial, hemos sido escogidos por nuestro Rey para serle fieles y santos.

Nuestro lema es el amor, nuestra bandera la verdad, nuestro único Rey es Cristo.

Todo lo que somos se lo debemos a Dios, Él nos hizo para que hagamos el bien.

Somos una raza escogida, un reino de sacerdotes, una nación consagrada a Dios.

Embajadores de un reino celestial, reconciliando a las personas con el Creador.

Nuestro llamado nos ha impulsado a predicar la salvación a pesar de los contratiempos.

Hemos padecido persecuciones y calumnias, pero seguimos fieles a nuestro propósito.

Muchos de nuestros hermanos han sufrido y algunos incluso han dado sus vidas por la fe.

Incomprendidos por el resto, rechazados y marginados por aquellos que deseamos ayudar.

Hombres y mujeres demasiado buenas y especiales para un mundo como este.

Luchamos por la justicia, resistimos porque sabemos que nuestra recompensa está cerca.

Pronto todos comprenderán el porqué de nuestro íntegro y abnegado estilo de vida.

Nuestro gozo será perpetuo cuando nuestro Señor regrese por todos aquellos que lo amamos.

Me alegra tanto ser parte de esta familia, me siento dichoso de formar parte de esta nación.

Viniste a mi encuentro

adorarMe encontraba yo yendo camino al trabajo, en un bus repleto de personas, y como en casi todas las mañanas me coloqué los audífonos y comencé a escuchar canciones para no aburrirme en el trayecto.

De pronto mientras cantaba en mi interior, comencé a sentir un calor albergarme, mis ojos comenzaron a lagrimear sin saber la causa, sentía mi corazón inundado de paz y ahí lo supe, era Dios el que había venido a mi encuentro.

Él se había acercado en medio de las alabanzas y adoraciones, yo no lo había invitado, ciertamente estaba cantándole pero jamás pensé que su presencia me tocaría en un lugar así y de esa manera tan fuerte.

Muchas veces creemos que Dios siempre está ocupado para nosotros o que no es parte de nuestra rutina de vida, pero la verdad es que Dios siempre está con nosotros, Él está literalmente acompañándonos todo el tiempo.

A veces es necesario que lo invitemos a nuestro hogar, a nuestro trabajo, a nuestro centro de estudios, pero en otros casos Él decide aparecer para demostrarnos que nos ama, para que sepamos que Él no nos abandona.

Horas antes durante la madrugada, había estado orando para que Dios respondiera una petición fuerte que tenía en mi corazón y al estar en aquel bus, con los audífonos en mis oídos, podía sentir su voz diciéndome: Yo estoy contigo, no te he abandonado.

Dios sigue respondiendo oraciones, Él sigue escuchando corazones sinceros que no tengan miedo de pedirle su ayuda, porque aquel Dios que leemos en la biblia hablando con sus escogidos sigue estando presente en estos tiempos.

Cada vez que atrevieses una circunstancia adversa puedes tener fe de que Él te acompaña y que escuchará tu petición, y como dice la biblia: No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia. Isaías 41:10