Archivo de la etiqueta: juventud

Esforzados y Valientes

esforzado y valienteTodos nosotros tenemos sueños en el corazón, tenemos alguna idea de lo que queremos lograr en nuestra vida, pero la única forma de poder alcanzar esas metas que muchos nunca alcanzan, es siendo muy esforzados y valientes.

Al ser jóvenes muchas veces pasamos por etapas duras y desconocidas para nuestra edad, pasamos circunstancias en las cuales los adultos parecen no poder comprendernos y muchos nos dicen que soñar es una pérdida de tiempo, pero eso no es cierto, nada es verdaderamente imposible si realmente tenemos fe y nos sacrificamos para lograrlo.

El gran problema es que existen muchos soñadores pero no existen personas dispuestas a sacrificarse para que esos sueñan se hagan realidad, no están dispuestos a dar aquel plus necesario que los diferenciará del resto.

Necesitamos ser esforzados porque tenemos que estar preparados para las oportunidades que nos trae la vida, muchos nos dirán que estudiar es aburrido o intentarán distraernos pero lo que ellos no saben es que tarde o temprano la oportunidad tocará la puerta de todos nosotros, pero no todos estarán preparados para poder aprovecharla.

Necesitamos ser valientes porque no todos estarán dispuestos a correr los riesgos que se necesitan para alcanzar sus sueños, muchos de los grandes logros de la humanidad fueron creados por personas que pudieron ver algo que los demás no veían y fueron capaces de vencer sus dudas para convertir aquel sueño en realidad aun cuando nadie creyó en ellos.

Y sin importar que tan dura se ponga la vida si tenemos a Dios debemos creer que Él nos ha dado el potencial para derribar gigantes, para destruir muros, para cruzar los mares y para vencer cualquier tipo de problema.

Lo único que Dios nos pide es que seamos esforzados y valientes para servirle de corazón y para que podamos ser capaces de conquistar nuestros sueños.

Síganos en nuestras redes sociales:

Valentía cristiana

valentíaDios, dame el coraje para decirle al mundo que te sigo de corazón y no por obligación.

Tenga yo la valentía de llamarte Padre en todo tiempo y te pido que mi corazón pueda reflejar tu bondad y tu luz.

Sean mis convicciones y mi fe más fuertes que mis miedos, sean también tuyos en todo tiempo mis pensamientos y mis deseos.

Ayúdame Dios a no flaquear frente al resto y no permitas que deshonre tu nombre con mis acciones.

Sé que no es fácil pero enséñame a guardar la santidad, enséñame a comportarme con rectitud delante de mis compañeros para que ellos puedan verte en mi vida.

Hazme recordar de donde me sacaste, ayúdame a no olvidar que fuiste Tú el único que me abrazó cuando más solo me sentía.

Yo era un mendigo pero Tú tuviste bondad de mi corazón, era una como oveja lastimada y perdida pero Tú fuiste corriendo a mi encuentro.

Me mostraste compasión a pesar de mis grandes errores y sin importarte los numerosos que eran mis pecados tuviste misericordia de un vil pecador

Dios por favor has que mi pasión por Ti sea tal que no tenga miedo de entregarte toda mi vida, has que mi amor sea tan genuino que nunca sienta vergüenza de alabar Tu nombre.

Ayúdame a ser un soldado que pelee la buena batalla de la fe, conviérteme en un héroe que se esfuerza por declarar al mundo la Verdad.

Mi buen Señor ayuda a este joven a decirle al mundo lo grande que es tu amor y a convertirse en aquel valiente seguidor tuyo que Tú quieres que yo sea.

Síganos en nuestras redes sociales:

He pecado

reconocerDios mío, te he fallado, he olvidado aquel bello sacrificio que hiciste por mí, he menospreciado el más bello acto de amor de la historia, he negado el amor más puro que jamás haya recibido.

Torpe soy, mi corazón es egoísta, la juventud me ha hecho necio y la maldad nace dentro de mí.

Pero solo tú Señor puedes cambiar eso, solo en ti está el sentido de la vida, la esperanza que puede cambiar el hombre y el poder para vencer al pecado.

Todos hemos pecado, pero es cuando reconocemos que nosotros hemos fallado, cuando nos arrepentimos sinceramente y honestamente pedimos la ayuda de Jesús para que nos perdone y limpie de nuestros pecados, cuando realmente empieza el gran cambio en nuestras vidas.

Todos podemos y hemos fallado pero son pocos los quebrantados de corazón que realmente toman el acto valiente de seguir a Jesús.

Sí es cierto, no es una decisión fácil de tomar, quizá muchos se burlen de ti, quizá muchos de tus cercanos se alejen y quizá muchos también te juzguen.

Pero prefiero eso mil veces antes que continuar viviendo con un corazón destruido, con un alma envenenada y con un vacío inmenso en mi interior.

Estamos dañados, nuestro frágil corazón ha sido herido con el pasar de los años, nuestra alma está llena de cicatrices, y solo Jesús es el único que puede ayudarnos.

He fallado, pero hay una esperanza y quiero seguirla.

He caído, pero existe alguien que puede levantarme.

He pecado, pero estoy arrepentido y lucharé cada día por amar y servir a Jesús.

Dios no rechaza un corazón quebrantado, Él nunca rechaza a un alma que le busca, Él siempre responde a una oración sincera.

Si realmente quieres cambiar, acércate ahora a Jesús que él está esperando deseoso el poder cambiar tu vida y darte una nueva oportunidad.

Te anhelo mi Señor, por favor ayúdame y por tu misericordia no rechaces este corazón que humildemente quiero reposar junto a Ti.

Síganos en nuestras redes sociales:

El silencio de Dios

 

Un joven de nombre José se encuentra en prisión esperando cumplir sus sueños sin saber que muy pronto se convertirá en el primer ministro de una nación.

Un hombre que bordea los cien años de edad cuyo nombre es Abraham espera en su tienda el poder ser padre, sin saber que pronto, de su descendencia se formará una gran nación

Un hombre desterrado de nombre Moisés espera poder liberar a su pueblo, sin saber que pronto se enfrentará al faraón y con la ayuda de Dios libertará a los suyos.

Un joven de nombre David espera poder ser rey escondido en una cueva, lo que no sabe es que pronto será el rey más ilustre que tuvo la nación de Israel.

Un hombre sumamente enfermo y atormentado espera conversar con Dios, sin saber que pronto escuchará la voz de Dios y será sumamente bendecido por su paciencia.

Existen momentos duros en los cuales pareciera que Dios no nos escucha o como si no nos viera.

En los momentos de prueba y lucha, en los momentos de dudas y temores, aquellos instantes que parecen eternos y en donde la fe y la esperanza parece escasear.

Aquellos momentos crueles de la vida que no diferencian edad son los que Dios utiliza para prepararnos y moldearnos, el horno de fuego y los desiertos son usados con sabiduría por nuestro creador para que estemos listos para la enorme bendición que Dios ya preparó de antemano para los que le amamos.

Aprendamos que cuando Dios hace silencio es porque está trabajando arduamente con amor para nuestro favor, aprendamos a no desmayar, aprendamos a esforzarnos para ser merecedores de su increíble gracia y aprendamos a alabarlo y amarlo en las buenas y en las malas.

Síganos en nuestras redes sociales: