Archivo de la etiqueta: l+agrimas

Despertar

despertarÉl caminaba libremente por la acera, después de un largo y agotador día de trabajo, tiene en su celular dos llamadas perdidas de su esposa y un mensaje de su hijo que prefirió ignorar para poder concentrarse.

Ahora se dirige a casa y para eso debe cruzar una pista poco concurrida, pero quiere el destino jugarle una mala pasada, porque al estar en la mitad, una mala pisada hace que su tobillo se doble, cae de rodillas en el asfalto y al alzar su vista ve como un automóvil se acerca a toda velocidad hacia él.

Los segundos se hacen eternos, la ansiedad y la adrenalina le hacen ver en cámara lenta a la conductora del vehículo intentando frenar, pero su miedo es tal que le impide moverse.

En aquel instante su mente le regala aquel regalo que muchos ven poco antes de morir, puede ver en segundos miles de recuerdos convertidos en imágenes inundar su cerebro, en aquellos escasos segundos que le quedan, él ve la película de su vida.

Ve el rostro de su madre sonriéndole tras haberse caído de pequeño para hacerle recuperar la confianza, el cálido abrazo de su padre ya fallecido al verlo llegar a su pequeña casa en donde pasó toda su niñez.

Ve el rostro de sus antiguos amigos del colegio a los cuales no ha visto en años debido a discusiones que ahora le parecen insignificantes.

Una imagen le hace botar una lágrima, ve a la que ahora es su esposa, mucho más joven cuando ambos compartían una cita en la cafetería de la universidad.

Ve aquel momento donde cargo por primera vez a su hijo, ve con amor el rostro de su esposa y recuerda lo que era ser padre por primera vez.

Ve aquel cheque por su primer mes de trabajo, recuerda la satisfacción de poder haber ganado aquel sueldo e ir a casa a mostrárselo a sus padres y amigos.

Ve también la primera vez que sintió que traicionaba su hogar, aquella vez en donde engañó a su mujer.

Ve la imagen de ese mismo día en donde su hijo le mandó un mensaje diciéndole lo mucho que lo quiere pero que había preferido ignorar.

Y ahora la vida se le escapa, le quedan pocos instantes para el gran final.

Se pregunta: ¿Por qué fui infiel a la persona que más amó? ¿Por qué no visito a mi madre? ¿Por qué ignoro a mi hijo? ¿Por qué no oré esta mañana? ¿De qué sirvió tanto trabajo? ¿A dónde iré después de morir?

En eso se escucha un fuerte chirrido y al conseguir abrir los ojos se da cuenta que el automóvil se ha detenido a escasos centímetros de su rostro.

La señora baja de su vehículo pidiéndole que le perdone y le ayuda a levantarse.

Aquel hombre se encuentra empapado en lágrimas y ahora solo tiene una meta en su corazón, decide ir a casa y cambiar.

Lo ocurrido acaba de hacerle despertar, para él, aquello ha sido un regalo divino que le ha hecho recordar los verdaderos tesoros de la vida.

Anuncios

Siempre junto a ti

caminar con Jesús

¿Hijo mío por qué te alejas de Mí?

Sé que en el fondo te sientes perdido, sé que piensas que no puedes volver al buen Camino y que tus pecados son muchos.

Pero Yo siempre estaré junto a ti, mis ojos nunca se han apartado y mi amor se ha extendido hasta alcanzarte.

Sé que piensas que Yo no entiendo tu situación, pero Yo sé exactamente cómo se siente la soledad, Yo comprendo bien tu dolor, conozco tus dudas y he sentido lo mismo que sientes ahora.

Y aquí estoy para decirte que en todo momento estoy junto a ti, que eres mi especial tesoro y que cuando te sientas caer Yo te sostendré con mi diestra.

No pienses que estas solo en la noche, jamás pienses que la oscuridad podrá alejarte de mí o que en los momentos más duros te dejaré solo.

Porque Yo sigo aquí junto a ti a pesar de todo, soy el único que nunca te fallará, soy el único que te abrazará cuando todos te hayan abandonado.

Déjame ver tu corazón porque Yo quiero ayudarte, no tienes que ocultarme tus lágrimas o fingir que no estás enojado.

Yo siempre estoy junto a ti dispuesto a escucharte, quiero ser tu compañía cuando las pruebas parezcan muchas y quiero cuidarte como a la niña de mis ojos.

No tienes que seguir triste, no tienes que cargar con el dolor o la culpa, no te permitas seguir sufriendo en vano.

Ven a mí y déjame llevar tus cargas, deja que sea Yo el que te muestre el Camino, permíteme darte el descanso que tu alma necesita.

Porque siempre estoy junto a ti, y por eso jamás existirá algo que pueda arrebatarte de mis manos o que pueda alejarte de mi amor si decides seguirme.

Yo siempre estoy junto a ti y jamás te abandonaré, siempre estaré para ti dándote las fuerzas que necesitas y pintando una gran sonrisa en tu rostro.

Recuerda siempre hijo mío que nunca me he olvidado de ti sino que Yo siempre estaré junto a ti.

Dios me entiende

Dios me entiende

Pudieron quitarme la sonrisa de mi rostro y llenarme la mente de melancolía, pero no pudieron quitarme tu amor, no pudieron separarme de Ti.

Me hicieron llorar, me apartaron de mi felicidad, me hicieron olvidar por un instante hasta los sueños, pero no pudieron arrancarme la esperanza que reposa en Dios.

Dios me entiende y Él sabe todo lo que ha pasado, conoce mis faltas, mis caídas, mis torpezas pero nunca ha dejado de estar a mi lado, jamás me ha abandonado.

Podrían quitarme las fuerzas y golpearme tan duro que me cueste levantarme, pero no han podido impedir que la fe me motive a seguir luchando hasta que Dios me levante otra vez.

Me tardé tanto en reaccionar, me asusté anta tal adversidad, pero aun en medio de mi angustia su luz me guiaba a través de tanta oscuridad.

Dios me entiende y Él conoce mis lágrimas, conoce cada una de mis oraciones y mis ruegos pero siempre me llenaba de valentía y de persistencia para que no me rindiera.

Podría haber hecho las cosas de manera diferente y podría haber evitado tantos males, pero aún a pesar de mis errores siempre habrá un Dios que me ame.

Me costó tanto aprender de mis equivocaciones, me olvidé de que hay reglas que no se deben romper, pero a pesar de mi torpeza su mirada de amor nunca cambió.

Dios me entiende, lo sé porque con cada golpe siempre hubo una lección que aprender y lo sé porque él sanó las heridas que las decepciones dejaron sobre mí.

Dios me entiende y ahora lo sé, porque cada lágrima no ha sido en vano y cada suspiro a su tiempo Él lo ha convertido en risas.

Dios me entiende y por eso es que la vida tiene sentido cuando estoy junto a Él.

Lo que en verdad somos

¿Qué somos sin tantas máscaras? y ¿Qué queda detrás de esas sonrisas fingidas?

La humanidad intenta desesperadamente sobrevivir al dolor, intentamos encontrarle un rumbo a aquello que llamamos “vida”, intentamos crear un destino ya que no sabemos cual es nuestro propósito.

Olvidamos que fuimos creados por un ser Divino, olvidamos que no somos evolución, somos hechura del amor, somos producto de la imaginación y del poder de Dios.

Nos esforzamos por rebelarnos de aquellas cosas que no comprendemos, nos mienten intentando que olvidemos nuestro origen divino, nos obligan a creer que somos accidentes o explosiones, nos enseñan que somos maldad y que eso es lo “divertido” del vivir.

Terminamos heridos en un mundo que se vuelve cada vez más egoísta y cruel y creemos que la felicidad y el amor son solo sueños utópicos de adolescentes y se nos muestra que el verdadero éxito es ir por la vida con un saco de marca luciendo fríos y calculadores.

¿Qué somos realmente? Y ¿Por qué vale la pena vivir?

La humanidad esta al borde del colapso y todos nosotros dormimos intentando negarnos a la verdad, la verdad de que no somos nada sin esa parte que tanto negamos, no estamos completos si no llenamos ese vacío del corazón con aquello que muchos solo han llamado Dios.

Pareciera como que todo en este mundo tiene un bando, derecha e izquierda, blanco o negro, luz vs tinieblas, pero esa es la verdad, existe una gran guerra por el alma de todo ser humano, una batalla que se lleva siglos llevando a cabo, hombres han muerto por intentar cambiar nuestra alma y enseñarnos que existe alguien que puede sanar el corazón, existe alguien que puede llenar ese vacío, existe alguien que trae verdadera felicidad, existe alguien que puede traer paz.

Sabías que el amor si existió, tienes que saber que hubo una vez alguien que bajo de aquel lugar del que solo nos atrevemos a soñar para librarte de aquello que llamamos mal, ese ser no vino con grandes vestiduras, quiso vivir lo mismo que tu y que yo, quiso conocernos no en nuestro mejor momento sino en la cruel verdad que tanto nos gusta ignorar, vino de manera humilde y vivió entre aquellos que mas necesitaban una muestra de cariño.

Al final como ha todo lo bueno lo terminamos matando, pero lo divino nunca muere, y ese ser se levanto al tercer día, ese ser que fue castigado por mostrarnos el amor resucito, y su nombre es Jesús.

No juzgues la historia sin vivirla, si le das la oportunidad veras que Jesús nunca falla, veras que es realmente la vida, entenderás que existe un camino a la verdadera felicidad, sabrás que si existe una forma de sonreír sin lágrimas, sentirás lo que se siente tener un corazón limpio de pecado y aquel dolor del corazón será cambiado por aquel que es el amor, será llenado por Dios.