Ayudarte a ayudarme

En mi propia vida entendí que una de las razones por las cuales podemos tener una mejor vida espiritual y estar más unidos con Dios es cuando estamos decididos en rendirnos a Él.

Hace poco leí la siguiente frase: Dios prometo ayudarte a ayudarme,  esas palabras tocaron mucho mi corazón

Aquello significó para mí que deseaba que Dios me cambie y si para alcanzarlo debía poner todo de mi parte, yo estaba dispuesto a obedecerlo en todo.

Cuando nacemos de nuevo, estamos dispuestos a ser moldeados por Dios porque tenemos el primer amor encendido y todo nos parece nuevo e increíble, y así es como debemos ser siempre, jamás debemos perder aquellas cosas que nos hacen mejores cristianos.

El apóstol Pablo uno de los hombres más inspiradores y más usados por Dios nos dijo: De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 2Corintios 5:17

Dios quiere una mejor vida para nosotros, pero para alcanzarla debemos empezar otra vez y alejarnos de aquellas acciones y actitudes que nos impiden seguirle.

Y también nos enseñó: Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. Gálatas 2:20

Tenemos que aprender a rendir nuestra voluntad a Dios, si en un mensaje Dios nos habla acerca de la importancia de leer la Biblia, entonces leamos la Biblia, si nos habla acerca de orar entonces debemos ponerlo en práctica y comencemos a orar.

Tenemos que menguar para que Cristo se forme en nosotros y la mejor forma de hacerlo es dejando que Él se siente en el trono de nuestro corazón.

Puede haber muchas excusas para no querer obedecer, pero, ¿Qué tan deseoso se encuentra usted de salir de sus problemas o de querer un cambio en su forma de ser?

Entre más rápido nos decidamos convertir a Dios en el centro de nuestra vida más rápido comenzaremos a notar los grandes cambios y el fruto de su Espíritu en nosotros.

Comencemos a ser más cómo Jesús, sigamos sus pisadas, aprendamos de Él, permitamos que nos ayude y pongamos todo de nuestra parte para ser mejores.

Anuncios

La carta más hermosa

la carta más hermosaSoy escritor de Hobby, y he aprendido en estos años que si alguien me pidiera que escriba un tema, me bastaría solo con que me diga una palabra para que pueda llenar un gran número de hojas.

La biblia es totalmente inspirada por Dios, está compuesta por 66 libros, contiene aproximadamente 1189 capítulos y 31,000 versículos, además fue escrita en tres idiomas que son Arameo, Griego y Latín.

Dicho lo anterior estoy seguro que si existe alguien que sea capaz de escribir una gran carta, ése sería Dios, Él tendría la habilidad para escribir cualquier tipo de mensaje y estoy seguro que sería capaz de narrarnos la historia más hermosa de todas.

Hace 2,000 años atrás un problema que se repite en estos tiempos, muchos no conocían realmente a Dios, lo veían como alguien castigador, se pensaba que Él era indiferente a nuestra condición y demasiado duro con nosotros.

Entonces, Dios decidió enviar un mensaje, Él quería demostrar que no era como nosotros lo imaginábamos, así que nos envió una carta para que pudiéramos conocerle como Él realmente es, el mensaje contenía amor incondicional, salvación y esperanza.

Jesús era la letra de aquel mensaje, todo lo que Él hizo, todo lo que Él soportó lo hizo para demostrar que Dios sí nos sabía amar, lo hizo para que supiésemos que a pesar de nuestras faltas y pecados todavía Él nos seguía queriendo.

Dios nos narró cómo piensa, como actúa, lo preocupado que se encuentra por nosotros, lo mucho que nos conoce, la gran compasión que puede albergar su corazón, su gran misericordia y aquel perdón que no tiene fin.

La humanidad no estaba lista para una carta como esa, así que decidieron que no querían leerla, intentaron destruirla, la golpearon, la escupieron, la maltrataron, la hirieron y la traicionaron hasta clavarla en una cruz.

Así que allí nos dimos cuenta que la tinta de aquella carta era la sangre de su hijo, y Él clavado en aquella cruz nos susurraba que nos seguía queriendo y con valentía exclamó exhausto: Consumado es… Y con eso la carta parecía llegar a su final.

Aquel mensaje de Dios revivió al tercer día, todavía sigue vivo en estos tiempos, la verdad es que aquel mensaje seguirá vigente por toda la eternidad porque nadie puede detener el amor que contiene, nadie podrá jamás destruir lo que Dios siente por nosotros.

Y hoy podemos aceptar conocer aquella carta de amor que empapa el corazón de paz, fe libertad o la podemos ignorar, pero si la aceptas en tu corazón, aquel mensaje te transformará, llenará tu corazón con una calidez y un calor que nunca has conocido.

Necesitas abrir la carta más hermosa del mundo.

Jesús nos ama

niño orando

Un hombre sube a un bus pidiendo monedas ya que no consigue trabajo, mientras que muchos ricos lo miran mal y otros lo ignoran, él baja sonriente pensando: Sé que saldré adelante porque Jesús me ama.

Una madre se encuentra en el hospital viendo a su hijo recién nacido, ella estaba deprimida porque su pareja la abandonó al enterarse de su embarazo, pero ella al ver al bebé recupera la esperanza y no deja de decir: Gracias Jesús porque me amas.

Un joven camina triste por las calles al descubrir la infidelidad de su ahora ex novia, él sintió su corazón romperse frente a esa escena y mientras camina ve hacia el cielo buscando consuelo y ora: Ayúdame Jesús porque me amas.

Una joven se encuentra muy turbada en su habitación, se mira el espejo pensando que no le gusta a los demás por su apariencia, tiene en las manos un cuchillo pero de pronto lo arroja y dice: Debo ser fuerte porque yo sé que Jesús me ama.

Un escritor se encuentra llorando frente al computador al leer aquel mensaje que su corazón escribió, él solo quería inspirar a los demás pero Dios le dictó a una bella narración y no deja de pensar: Gracias Jesús porque me amas.

Una anciana se encuentra sola en un asilo, su familia dejó de visitarla y siente que ya nadie se acuerda de ella, sus compañeros intentan motivarla pero ella de pronto sonríe y le dice a los demás: No estoy sola porque sé que Jesús me ama.

Un anciano se encuentra cerca al final, analiza su vida y se da cuenta que ocasionó mucho dolor, recuerda las muchas veces que mintió, robó e hirió, y mientras el miedo lo embarga con la voz de su corazón dice: Si me amas perdóname Jesús.

Una chiquilla se siente decepcionada al darse cuenta que su amigo en quien confiaba no cumplió con las expectativas de su corazón, pero al ver a su familia tan unida no puede evitar decir: Yo sé que Jesús me ama.

Un niño ora en su habitación y le pide a Dios: Ayuda a mi padre y a mi madre a no pelear más, ayuda a mis amigos del cole a encontrarte y te pido por todos los demás para que vivan en paz, porque sé que tú Jesús nos amas.

Cartas de amor

cartas de amorDios está escribiendo una carta de amor, la está escribiendo en tu corazón con tintas de amor y es un mensaje de compasión y misericordia para la humanidad.

Nosotros somos el papel el cual Dios está utilizando, nuestros corazones son el lienzo en el cual su mano se ha posado y nuestras vidas son las voces que deben leer sus letras.

Existe un mundo que sufre y llora, ciertamente hay maldad y frialdad en la humanidad pero todavía quedan personas que necesitan ser salvadas y merecen oír el mensaje de esperanza y amor que Jesús tiene para ellas.

Nosotros somos una carta de amor de Dios para todos aquellos que nos rodean, hemos sido escogidos para ser los portadores de las letras de pasión y salvación que Jesús nos enseñó.

En aquel momento cuando estábamos destruidos, tristes, desanimados y perdidos, alguien se acercó a nosotros, alguien nos guio a aquel Camino de salvación, alguien nos llevó el mensaje de amor de Dios y ahora nos toca a nosotros llevar también ese mensaje a los demás.

Jesús vino por aquellos que tienen vidas destruidas, por aquellos cuyas heridas internas los consumen, por aquellos que se dan cuenta que necesitan una razón para vivir.

Ese mismo amor que nos restauró, aquel mismo amor que nos dio vida, debemos transmitirlo a aquellos que sufren en soledad, aquellos que han perdido la esperanza y la libertad.

Eres el portador de buenas noticias, no calles las palabras de amor de Dios que llevas dentro y declara que existe alguien que ama de verdad.

Seamos cartas de amor que griten que Jesús salva, seamos voces que enseñen que Jesús liberta, seamos incluso susurros que lleguen a los corazones y digan que Jesús nos ama.

¿Qué debo hacer?

esperando

Tú sabes lo agotador que es intentar ser siempre el bueno, intentar ser un ejemplo y mantener las manos limpias en un mundo contaminado.

Me diste un don, me convertí en el pensador, utilicé los recursos que tenía a mi alcance para tratar de lograr un cambio y ayudar a los demás.

He escrito tantas cosas, he tipeado tantas frases, he tocado tantos temas, he abarcado más de lo que jamás pensé que podía llegar.

Y aquí sigo preguntándome: ¿Qué más debo hacer o qué más debo esperar?

Cada vez parecen ser menos los que leen de verdad, cada día me es más difícil hacer que entiendan los mensajes o que te encuentren a Ti entre mis versos.

A veces me pregunto: ¿Para qué escribir o porque seguir intentando hacer que piensen en Ti?

Los demás parecen vivir solo el presente sin importarles la eternidad o el infierno, no piensan en el castigo de sus acciones o en donde reposaran sus almas al morir.

Así que por favor Dios mío, dime: ¿Qué debo hacer?

Anthony, si me amas con todo lo que eres entonces niégate a ti mismo, toma tu cruz y ama a tu prójimo como a ti mismo.

Muchos no necesitan un modelo, sino un amigo o unos escritos que los motiven, que les devuelvan la fe, que les recuerden que yo todavía hago milagros, que sigo aquí para ellos.

Muchos necesitan recordar que yo sigo cambiando vidas, que yo soy el Camino, la verdad y la Vida, y que solo Yo soy la salvación que ellos necesitan.

Yo los amo, y tú puedes ser una voz que se los recuerde, puedes ser palabras que lleven mi mensaje y los haga arrepentirse y corregir su Camino.

No es por ti, soy Yo en ti el que hace que esto suceda, un solo pensamiento del Espíritu podría cambiar la vida de una persona y es por eso que si amas a tu prójimo debes permitirme usarte para escribir y llevarles mis mensajes.

No te rindas hijo mío, la recompensa que buscas llegará pronto, pero hasta entonces esfuérzate y no dejes que tu amor merme.

De ti depende si decides servirme y escribir para ayudar al resto o si te dejas vencer por el miedo, tus propios deseos y renunciar a tu don y talento.

Y si decides seguirme, entonces sé un mejor pensador y haz tus sueños más grandes, esfuérzate y demuestra el don que está en ti.

Un mismo amor

tristezaUn adolescente se droga en una esquina, lo hace porque quiere encontrar un refugio en aquellos que considera sus amigos y porque a su corta edad vive un infierno en su hogar.

A pocas calles de allí, una muchacha acepta una relación conflictiva porque se siente sola, abandonada y cree que nadie más la tomará realmente en cuenta.

Existen muchas personas que han olvidado y que no conocen que existe un Dios que realmente los ama.

Muchos desconocen o ha olvidado que Dios es capaz de perdonar cualquier falta y que solo puede sanar las heridas del alma y el corazón.

Una vez estuvimos deprimidos, solos, tristes, llenos de preocupaciones pero por la enorme gracia de Dios alguien nos hizo recordar que Dios realmente nos amaba.

El mismo amor que nos ayudó a nosotros en nuestro peor momento es el mismo amor que Dios tiene por toda la humanidad.

No cerremos nuestros ojos, no endurezcamos el corazón ante el dolor de muchos que no conocen a Dios y que viven perdidos como nosotros una vez estuvimos.

Un mismo amor fue derramado para ti, para mí y para toda la humanidad, un amor capaz de sanar el corazón más herido, un amor capaz de renovar la vida más dañada, un amor tan puro que es capaz de revivir los sueños muertos del interior.

Como cristianos necesitamos llevar ese amor a todas partes, necesitamos llenar al mundo con un mensaje de esperanza y amor que solo se encuentra en Jesús.

Quizá no parezca mucho o quizá parezca demasiado, pero le aseguro que un solo mensaje de Dios puede salvar una vida, una sola palabra llena de su amor puede tocar y renovar la vida de cualquier persona.

Un padre de familia en crisis encontró refugio y consuelo en las palabras que un joven pensador dejo en su blog.

Una joven entendió que debía continuar con su vida porque su amigo le contó acerca del amor de Dios.

Dios me habló

Muchas veces cuando queremos que Dios nos hable, esperamos algo sobrenatural, quisiéramos que el cielo se parta en dos, que una gran luz brille o que baje un ángel con voz potente para decirnos nuestro destino.

Quisiéramos que Dios nos diga lo que queremos escuchar, nos gusta ponerle las palabras que queremos oír, pero no las que necesitamos escuchar.

Pero Dios es soberano y no piensa igual que nosotros, Dios no usa los métodos que nosotros quisiéramos sino que usa formas extrañas para decirnos su mensaje.

Muchas veces utiliza extraños mensajeros, voces que a veces no prestábamos atención, pero la verdad es que Dios habla todo el tiempo solo necesitamos estar atentos y pedirle que nos permita entender su mensaje.

Esta semana Dios me habló a través de muchas personas pero el mensaje era el mismo, no utilizo el método que me hubiese gustado y admito que al comienzo no quise escucharlo, pero entre más me esforzaba por ignorarlo me di cuenta que Él no se rendía, y al final el mensaje fue claro y tuve que humillarme y reconocer que estaba equivocado.

Es extraño como muchas veces oramos pidiéndole a Dios dirección y guía, pero a la hora de recibir el mensaje nos falta la fe para escucharlo y la humildad para aceptarlo.

Lo que me habló Dios esta semana fue que volviera a buscarlo como antes, que encendiera el primera amor y es que en los momentos de aflicción y de angustia ponemos nuestra vista en los problemas y no en Dios el cual es el único que puede ayudarnos y darnos la salida.

Lo segundo que Dios me dijo fue que me esforzara, no el típico esfuerzo cotidiano, sino aquel esfuerzo extra que debemos dar, aquel esfuerzo que puso José cuando estuvo en Egipto o aquel esfuerzo que puso David cuando estaba siendo perseguido por Saúl.

Así que cada vez que le pida a Dios que lo guíe prepárese para recibir una respuesta, esté atento a su voz y pídale también que le de la humildad y entendimiento para poder escucharle.

Bendiciones.