Archivo de la etiqueta: no temáis

EDIFICANDO Y PELEANDO

Judá se encontraba en ruinas, lo que había sido un gran reino, ahora era solo un recuerdo. Sus muros habían sido derribados y quemados, aquel pueblo se encontraba disperso, endeudado, asustado y derrotado, pero hubo un hombre que estaba dispuesto a cambiar aquella situación.

Nehemías fue el instrumento que Dios utilizó para animar a toda una nación, a pesar de ser solamente el copero del rey, se había ganado con su alegría su confianza y el Señor le dio tal gracia que todo lo que el pidió le fue concedido.

Edificamos, pues, el muro, y toda la muralla fue terminada hasta la mitad de su altura, porque el pueblo tuvo ánimo para trabajar. Nehemías 4:6 Nehemías era solo un hombre, pero había dispuesto su corazón para reparar los muros que el enemigo había destruido, su misión y su fe lo impulsaban, y él logró contagiar aquella misma fe en todos sus hermanos.

Necesitamos contagiar fe a los que nos rodean, hay cosas que no podemos lograr solos, necesitamos la ayuda de personas que están comprometidas con la misma obra, hombres y mujeres decididos para restaurar lo que el enemigo destruyó.

¿Qué debemos construir?

· La casa de Dios. Hageo Capítulo 1

· Nuestros hogares. Mateo 7:24 (Edificar nuestra casa sobre la Roca)

· Edificar el templo de Dios en nosotros. 1Corintios 3:12-13

Después miré, y me levanté y dije a los nobles y a los oficiales, y al resto del pueblo: No temáis delante de ellos; acordaos del Señor, grande y temible, y pelead por vuestros hermanos, por vuestros hijos y por vuestras hijas, por vuestras mujeres y por vuestras casas. Nehemías 4:14

No basta solo con construir, debemos también defender lo que vamos edificando, es necesario luchar para extender el reino de Dios y podamos llenar la casa de Dios, luchar para que en nuestros hogares siempre brille la luz del evangelio, tomar la espada del espíritu y batallar para que Cristo sea edificado continuamente en nuestras vidas.

Los que edificaban en el muro, los que acarreaban, y los que cargaban, con una mano trabajaban en la obra, y en la otra tenían la espada. Porque los que edificaban, cada uno tenía su espada ceñida a sus lomos, y así edificaban; y el que tocaba la trompeta estaba junto a mí. Nehemías 4:17-18

Con una mano debemos sostener la herramienta para edificar y en la otra debemos tener siempre la espada, construyendo, pero siempre preparados para pelear la buena batalla de la fe.

Fue terminado, pues, el muro, el veinticinco del mes de Elul, en cincuenta y dos días. Y cuando lo oyeron todos nuestros enemigos, temieron todas las naciones que estaban alrededor de nosotros, y se sintieron humillados, y conocieron que por nuestro Dios había sido hecha esta obra. Nehemías 6:15-16

Síganos en nuestras redes sociales:

VALES MUCHO PARA DIOS

Hace poco vi un video en dónde había un padre sentado a la mesa frente a frente con su hijo.

El hombre saca un billete de su bolsillo, y le pregunta a su hijo: ¿Cuánto vale?

Su hijo tímidamente responde: 50 euros.

El padre toma el billete y lo arruga fuertemente, luego pregunta a su hijo: ¿Cuánto vale?

Su hijo lo mira asombrado y responde: 50 euros.

El padre toma el billete y lo arruga más fuerte, luego lo golpea con su puño sobre la mesa, y le pregunta: ¿Ahora cuánto vale?

Su hijo lo mira sin entender lo que sucede y le responde: Vale lo mismo.

El padre le dice: Tú eres como éste billete, no importa cuánto te golpeen o te lastimen, tú vales lo mismo, y yo creo que vales mucho.

A lo largo de la vida hemos sufrido golpes, han arrugados nuestros corazones, nos habrán tratado con crueldad, nos pudieron haber herido o lastimado, pero aquel Dios que con amor nos formó, que nos hizo a su imagen y sabe cuánto valemos nos dice: Eres muy valioso para mí.

A veces creemos que estamos demasiado dañados, creemos que estamos demasiado manchados, demasiado maltratados para acercarnos a Dios, sin embargo, Él te sigue amando, está pendiente de ti, está con ganas de abrazarte y decirte: Eres mi especial tesoro… Yo te cuidaré como a la niña de mis ojos… Ven a mí y yo te haré descansar.

Quizá eres cristiano, pero estás pasando por el desierto, pareciera que la barca se hunde en un mar de problemas, y Dios parece estar dormido ante tus necesidades.

Dios te responde: Miren los pájaros. No plantan ni cosechan ni guardan comida en graneros, porque el Padre celestial los alimenta. ¿Y no son ustedes para él mucho más valiosos que ellos? Mateo 6:26 NTV

Aun vuestros cabellos están todos contados. Así que, no temáis; más valéis vosotros que muchos pajarillos. Mateo 10:30-31

Quizá estás pasando pruebas o persecuciones por tu fe, por mantener el nombre de Jesús a pesar de que muchos se oponen, y te sientes desamparado y solo.

Dios te responde: Dios bendice a los que son perseguidos por hacer lo correcto, porque el reino del cielo les pertenece. Dios los bendice a ustedes cuando la gente les hace burla y los persigue y miente acerca de ustedes y dice toda clase de cosas malas en su contra porque son mis seguidores. ¡Alégrense! ¡Estén contentos, porque les espera una gran recompensa en el cielo! Y recuerden que a los antiguos profetas los persiguieron de la misma manera. Mat 5:10-12 NTV

A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. Mateo 10:32

Querido hermano, nunca olvide el inagotable y sublime amor de Dios, que siendo aún pecadores nos amó, ofreció a su propio Hijo para que podamos encontrar la salvación, y sin importar cuán difícil parezca el presente, jamás dudemos de que Él nos ayudará y salvará.

Síganos en nuestras redes sociales: