Dame tu corazón

imagenescorazonesdemanos2Debería ser menos como yo y más como Tú.

Tú eres perfecto, estás tan lleno de amor, de misericordia y perdón.

Yo por el contrario siento que tengo tantas cosas que debería cambiar, quisiera poder ser más parecido a Ti.

Dame Jesús un corazón que te busque, que deje atrás los pecados que deseen encadenarlo para que busque tu verdad.

Tú eres sublime, tu hermosura no tiene igual, tu fidelidad jamás tendrás final.

Yo intento muchas veces ser mejor que ayer pero sé que en mis fuerzas jamás lo voy a poder alcanzar.

Dame un corazón que se entregue a Ti, que no se aferre a cosas ilusorias, sino que se rinda a tu gran bondad.

Tú eres el abrazo que siempre deseé y el amigo sincero que siempre necesité.

Yo intento más no puedo tener esa nobleza que Tú si tienes, encamíname para que pueda en cada paso parecerme a Ti.

Dame Jesús un corazón que pueda ser fiel en todo tiempo, para que pueda servirte sin tener miedo de fallar.

Tú eres el que me ha sostenido todo este tiempo, Él que ha impedido que cosas malas sucedan en mi vida.

Yo quiero responder a tus actos de amor, quiero cambiar para demostrarte que te amo por cada milagro que hiciste en mí.

Dame corazón que sepa agradecer todas las cosas que has hecho, que nunca olvide todo lo que haces por mí.

Deseo ser menos como yo y más como Tú.

 

 

Palabras de vida eterna

mirar el cieloSomos polvo al cual se nos dio vida, mortales con complejos de superioridad.

Frágiles criaturas con gran ingenio pero incapaces de comprender lo eterno.

Intentando entender el sentido de la vida sin consultarle a su autor.

Ignorando a aquel que dio su vida para pudiéramos ser salvos por amor.

Y como dijo aquel pescador: ¿A quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.

Nos concentramos en el amor al dinero, olvidando que al morir eso no tiene valor.

Perdemos el alma en aquellas cosas que solo satisfacen emociones pero no el corazón.

Nos lamentamos de aquellos dolores temporales olvidando a aquel que todo sabe curar.

Somos ciegos que no reconocen a aquel que es la Luz y que solo nos quiere ayudar.

Y como dijo aquel pescador: ¿A quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.

Miramos al cielo pensado que El creador no existe o que nos tiene olvidados.

Decidimos olvidar los mandamientos y solo inventamos nuevos reclamos.

Y a pesar de eso Él extiende su mano para entregarte su perdón.

Podemos sin temor acercarnos a aquel que puede a nuestro corazón darle perdón.

Y como dijo aquel pescador: ¿A quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.

Así que nos toca hacer reflexión y darnos cuenta que nosotros vivimos en el error.

Sin embargo somos nosotros los que neciamente hemos causado dolor.

Él vino para darnos paz, para que junto a Él podamos hallar la verdadera felicidad.

No vino a condenarte solo quería mostrarte la pureza de su gracia y bondad.

Y como dijo aquel pescador: ¿A quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna.

Especial por Seis Años: Gracias Dios

6 añosEsta semana se cumplen Seis años desde que creé mi primer blog y es inevitable para mí el recordar mis escritos sin pensar también en Dios.

Dios está presente en todos mis escritos porque también está presente en mi corazón y Él es la razón por cual yo escribo.

No creo que pueda escribir sin su guía, sin su amor haciendo rebozar mi corazón y sin expresarle mi amor a través de estos escritos.

Yo estoy totalmente convencido de que no seguiría vivo de no ser por su misericordia, por su gran amor y su perdón.

Muchos piensan que solo necesitamos, riquezas, conocimiento o una buena posición para ser felices pero nada de eso importa si no tenemos a Dios en el corazón.

La gran mentira de estos tiempos es que creemos que todo lo podemos, pero hay momentos en la vida que son difíciles de superar y entonces necesitamos a Dios.

Cuando le conocí yo era muy diferente, me encontraba perdido y sin rumbo, pero Él se acercó a mí y jamás he olvidado ese encuentro y si hoy puedo vivir y sentirme agradecido por tantas cosas es porque todo se lo debo a Él.

Son seis años también desde que le conozco y yo sé que no es casualidad porque desde que lo conocí encontré nuevos talentos y dones que jamás creí tener.

Mi relación con Dios no siempre ha sido perfecta pero siempre puedo contar que a pesar de mis faltas Él sigue amándome y yo siempre volveré a sus brazos porque junto a Él me siento verdaderamente completo y seguro.

En estos seis años de escribirle he tocado muchos temas sin embargo lo que quiero lograr es transmitir lo que Dios pone en mi corazón, transmitir mis experiencias y demostrarle en letras aquel amor que siento por Él.

Aquel que no conoce a Dios puede que no entienda lo que escribo pero si le dieran la oportunidad de conocerle entonces realmente su vida cambiará.

No es lo mismo existir que vivir, yo creo que todos solamente existimos hasta que le conocemos, Él es la vida y la única razón para vivir.

Estaré eternamente agradecido con Dios por aquel privilegio de conocerle y poder servirle no solo con mis letras sino con mi vida entera.

Decido seguirte

seguiendo¿Qué soy sin ti? Yo sé muy bien que sin Ti no puedo vivir, sé muy bien que mi vida sin Ti pierde todo sentido.

El mal es como una droga que desea mi carne, un adictivo que me hace olvidar

de tu existencia y que me lleva a un camino oscuro del cual quiero salir.

Soy egoísta por escoger mis sueños y mis metas antes que tus planes para mi vida o al no rendirme a mi destino.

Los demás no pueden ver el alma pero yo ya estoy cansado de las mentiras y que las máscaras de falsedad e hipocresía se pudran en mi rostro.

Quiero dejar de andar sin rumbo, dejar de sentirme como un muerto en vida, dejar de cometer aquellos errores que solo lastiman mi alma y corazón.

Mi corazón está tan herido pero todavía puedo escuchar susurrar tu nombre en las noches, pidiéndome con lo que le queda de fuerza que me acerque a ti.

Estar alejado de Ti es muy triste, no tengo las fuerzas para ser feliz y siento que todo me sale mal.

No necesito esta vida si Tu mi Señor no estás a mi lado, no deseo pasar un solo rato de existencia sabiendo que tu amor no me acompaña.

Yo no soy un niño, yo puedo decidir y escojo seguirte cada día de mi vida y ya estoy cansado de ser derrotado por aquellas cosas que necesito vencer.

Sé que no habrá día en que las tentaciones no me busquen y que los malos hábitos querrán regresar, pero yo sé que Tú me das la fuerza para vencer.

Yo decido seguirte a pesar del miedo, a pesar de las dudas, a pesar de las burlas, a pesar de críticas.

Mi decisión de seguirte es real porque yo sé lo dura que es la vida y lo doloroso que es caminar sin Ti a mi lado.

Yo decido seguirte porque Tú me amas, porque Tú eres capaz de perdonar mis errores, eres capaz de tener misericordia de un pecador.

Yo decido amarte, decido entregarte toda mi vida, decido darte todo mi corazón.

Lo que en verdad somos

¿Qué somos sin tantas máscaras? y ¿Qué queda detrás de esas sonrisas fingidas?

La humanidad intenta desesperadamente sobrevivir al dolor, intentamos encontrarle un rumbo a aquello que llamamos “vida”, intentamos crear un destino ya que no sabemos cual es nuestro propósito.

Olvidamos que fuimos creados por un ser Divino, olvidamos que no somos evolución, somos hechura del amor, somos producto de la imaginación y del poder de Dios.

Nos esforzamos por rebelarnos de aquellas cosas que no comprendemos, nos mienten intentando que olvidemos nuestro origen divino, nos obligan a creer que somos accidentes o explosiones, nos enseñan que somos maldad y que eso es lo “divertido” del vivir.

Terminamos heridos en un mundo que se vuelve cada vez más egoísta y cruel y creemos que la felicidad y el amor son solo sueños utópicos de adolescentes y se nos muestra que el verdadero éxito es ir por la vida con un saco de marca luciendo fríos y calculadores.

¿Qué somos realmente? Y ¿Por qué vale la pena vivir?

La humanidad esta al borde del colapso y todos nosotros dormimos intentando negarnos a la verdad, la verdad de que no somos nada sin esa parte que tanto negamos, no estamos completos si no llenamos ese vacío del corazón con aquello que muchos solo han llamado Dios.

Pareciera como que todo en este mundo tiene un bando, derecha e izquierda, blanco o negro, luz vs tinieblas, pero esa es la verdad, existe una gran guerra por el alma de todo ser humano, una batalla que se lleva siglos llevando a cabo, hombres han muerto por intentar cambiar nuestra alma y enseñarnos que existe alguien que puede sanar el corazón, existe alguien que puede llenar ese vacío, existe alguien que trae verdadera felicidad, existe alguien que puede traer paz.

Sabías que el amor si existió, tienes que saber que hubo una vez alguien que bajo de aquel lugar del que solo nos atrevemos a soñar para librarte de aquello que llamamos mal, ese ser no vino con grandes vestiduras, quiso vivir lo mismo que tu y que yo, quiso conocernos no en nuestro mejor momento sino en la cruel verdad que tanto nos gusta ignorar, vino de manera humilde y vivió entre aquellos que mas necesitaban una muestra de cariño.

Al final como ha todo lo bueno lo terminamos matando, pero lo divino nunca muere, y ese ser se levanto al tercer día, ese ser que fue castigado por mostrarnos el amor resucito, y su nombre es Jesús.

No juzgues la historia sin vivirla, si le das la oportunidad veras que Jesús nunca falla, veras que es realmente la vida, entenderás que existe un camino a la verdadera felicidad, sabrás que si existe una forma de sonreír sin lágrimas, sentirás lo que se siente tener un corazón limpio de pecado y aquel dolor del corazón será cambiado por aquel que es el amor, será llenado por Dios.

Dios y mi primer lugar

Es difícil darse cuenta que con el pasar del tiempo, comenzamos a apagar nuestro amor por Dios, ese primer amor que sentíamos tan fuerte y el cual nos impulsaba cada día a buscarle, con el tiempo parece enfriarse y ahora nos cuesta acercarnos a
Él.

Ponemos nuestra vista y atención en otras cosas, y descuidamos lo más importante de nuestra vida, olvidamos de donde nos sacó Dios y la razón por la cual nos acercamos a Él la olvidamos porque ahora gracias a Él ya estamos bien.

Comenzamos a aburrirnos de leer la biblia, y el orar ya hasta llega a parecer innecesario, esto causa como consecuencia que poco a poco seamos más “liberales” en nuestra manera de vivir, comenzamos a permitirnos cosas que antes no hacíamos y así poco a poco el enemigo va ganando terreno en nuestros corazones.

Seguimos yendo a la iglesia pero ahora ya lo hacemos por rutina, nos volvemos fariseos e hipócritas porque ya no vivimos el evangelio pero exigimos que los demás si lo hagan y el corazón frío ya no siente la diferencia.

Pero Dios que es rico en misericordia, aún sigue amándonos, Dios sabe nuestra condición y es paciente, la biblia dice que Dios deja las noventa y nueve para rescatar a la oveja extraviada, así que si tú sabes que estas mal delante de Dios, si reconoces que perdiste el primer amor por Él, entonces con un corazón sincero y humillado pídele a Dios que renueve tu primer amor, acércate al amor y pídele que te llene con un amor renovado por Él.

Pero si no vuelves tu corazón a Dios, entonces Dios te vomitará de su boca porque Dios que es Santo no tolerará que le des una parte de tu corazón, Dios quiere que le des todo tu corazón, Dios merece ser la razón más fuerte para vivir y para amar.

Dios debe ser el primer lugar en el corazón del creyente, debe ser el primer lugar en el corazón de aquellos que realmente lo conocen, Dios no es religión pero si es un estilo de vida; amar a Dios no es fanatismo es locura, pero estamos locos de amor por Él.

Dios es el único que siempre estará a tu lado en las buenas y en las malas, Dios es el único que puede saciar el gran vacío que llevamos en el corazón y Dios es el único que te puede amar como nadie más te amará.

¿Estás dispuesto a amar a Dios sobre todas las cosas?

¿Porqué pensar en Dios?

Desastres naturales, crisis financieras, muerte, enfermedades, aumento de la violencia, etc.

Vivimos en un mundo convulsionado, vivimos en un mundo que pareciera condenado a su autodestrucción.

La humanidad entera pareciera haberse vuelto loca, aumentan la depresión y el stress, los asesinatos crueles parecieran ya normales, y ya nadie se siente seguro ni siquiera en su propio hogar.

Aún así nos preguntamos porque debemos pensar en Dios.

Déjenme darles mi opinión:

En mi opinión ahora más que nunca necesitamos pensar en Dios.

Hemos perdido los valores y principios que mantenían la cordura en la sociedad, valores y principios que encontrábamos en la biblia (la palabra de Dios).

Hemos olvidado lo que es el amor, lo hemos reemplazado por el sexo y el egoísmo; bien dice la biblia que Dios es el amor (1Juan4:8), al olvidarnos de Dios también nos olvidamos del amor verdadero.

Hemos dado rienda suelta a nuestros deseos y locuras, al desobedecer los mandamientos de Dios hemos causado que la juventud se corrompa y que se pierda el respeto a cualquier tipo de autoridad.

Por último al negar su existencia perdimos la fe y comenzamos a creernos autosuficientes, olvidando que solo somos humanos y que tarde o temprano todos enfrentaremos la muerte.

¿Porqué pensar en Dios? Porque es evidente que sin Él la humanidad ha perdido el Camino, porque es evidente que la humanidad necesita la ayuda de su Creador.

Hermanos y amigos la única salvación para la humanidad se encuentra en Jesús, solamente Él es el camino la verdad y la vida (Juan 14:6), y como dice su palabra separados de Él nada podemos hacer (Juan15:5).

El pasado

Todos tenemos en nuestra vida, una serie de sucesos que vamos arrastrando con los años; sucesos, recuerdos buenos y malos, derrotas, conflictos, alegrías, victorias, penas, y estos son solo algunas cosas que llevamos con nosotros.

Hay momentos donde pensamos que todo nuestro pasado quedo en el olvido pero muchas veces el pasado regresa, los problemas pendientes, los antiguos rencores, antiguos errores, viejas amistades, buenos tiempos; el que ya no vivas el pasado no significa que no esté allí.

Ciertamente cambiamos, maduramos y crecemos, pero ciertas cosas no cambian, y ese es el problema, cuanto más cambiemos, mas nos distanciamos de nuestro pasado.

Vivir el presente sin mirar hacia atrás, no es imposible, es solo una manera correcta de ir por la vida, en la vida no siempre lo correcto, es lo más sencillo, pero lo correcto siempre es lo mejor no importa el dolor.

Aprenda de sus errores, examine y reflexione a donde lo ha llevado la vida, nunca es tarde para cambiar, no importa el pasado, el reflexionar no es solo mirar hacia atrás, es aprender de lo vivido, todos cometemos errores pero solo pocos aprenden de ello.

No importa lo pasado ya no lo puede arreglar, pero puede hacer mucho por su presente y aun mas por su futuro.

Y si aún con todo esto no cree que se puede limpiar el pasado, créame que Dios puede cambiar y borrar todas las heridas de su pasado, y darle un nuevo y mejor futuro.

Un amor verdadero

Un amor verdadero no tiene dudas, tan solo se siente y se sabe que se está enamorado, el sentimiento se siente dentro de ti y cuando te preguntas si lo estas, un inmediato si sale de ti.

Un amor verdadero todo lo soporta, todo lo espera, todo lo sufre, se da por entero.

Un amor verdadero no es egoísta, es capaz de sacrificarse por la otra persona.

Un amor verdadero comete locuras, hace cosas inimaginables, el amor te mueve hacer cosas que nunca hiciste, para ver la sonrisa de la otra persona.

Un verdadero es como una nueva música todos los días, es descubrir siempre algo nuevo en la otra persona.

Un verdadero amor, siempre expresa lo que siente, lo dice con sus palabras, y lo demuestra con sus acciones.

Un amor verdadero comprende lo que callas, y es capaz de entender una mirada.

Un amor verdadero perdona, olvida el pasado y espera lo mejor.

Un amor verdadero, piensa más en la otra persona que en sí mismo, intenta no dañarlo y hará hasta lo imposible por no fallar.

Un amor verdadero no se olvida con el tiempo, queda latente muchas veces en el corazón.

Un verdadero amor necesita valentía, siempre se necesita ser valiente para decir lo que siente el corazón y para decir lo que piensas.

Un verdadero amor es como ningún otro que hayas sentido antes, tan solo existe cada vez que estas a su lado, se siente cada vez que la vez, se recrea cada vez que lo recuerdas o lo piensas.

Un verdadero, amor va más allá de lo que puedas comprender.

Un verdadero amor existe cuando menos lo esperas, cuando no te das cuenta.

El olvidar un amor

En todo este tiempo en que he vivido, no he encontrado cosa más difícil de aprender que sea el olvidar a alguien que amas.

Es la sensación más desgarradora que he encontrado, no hay forma de aprender a sobrellevar ese dolor, lo he visto en varias personas y como estas quedan marcadas por aquel dolor y esa sensación que los deja en la depresión.

Sin embargo si algo he aprendido es que este dolor no es mutuo, solo lo lleva la persona que más ama, esto sucede en el amor no correspondido o cuando te enamoras de verdad y la otra persona no lo hace.

Ni yo he escapado de ese dolor y esa agonía, pero me he mantenido fuerte pues sé que Dios me da fuerzas y me dará alguien mejor a su tiempo.

Sé lo que ese dolor causa, de cómo te afecta por dentro y aun hasta tu rostro y tu apariencia cambia, tus actitudes cambian, te despiertas desanimado y le quita el sentido a la vida. Sientes como si algo te matara por dentro y todo eso que sientes se incrementa cuando ves a esa persona.

Sin embargo he encontrado en las consecuencias algo que me pareció interesante pues creo que viene de gracia de Dios.

Que en algunos casos las personas luego de sufrir este dolor no solo se vuelven más fuertes sino que después de esto logran encontrar la felicidad en alguien más y si son correspondidos, pero también he visto que otros se vuelven más fríos y cambian para mal intentando hacer sufrir a otros lo que ellos mismos sufrieron, otros se vuelven indiferentes ya sin importarles lo que han sufrido y vuelven a caer en lo mismo.

Así que no se angustien por encontrar el amor, esperen el correcto y solo si están seguros enamórense, pues he visto que el amor a veces duele y no siempre alegra el corazón.