Sé mi todo

necesitarLa vida es a veces tan confusa, las cosas no salen como las planeo y por ratos solo quisiera tenerte aquí conmigo y no dejarte ir.

He escuchado el sonido de mi corazón al quebrarse, he tomado entre mis manos los pedazos rotos y me he tardado semanas juntando sus piezas.

Por eso necesito que seas el amor que una las piezas de mi corazón, sé Tú el amor que restaure mi ser.

He sentido tanto miedo que he visto mis manos temblar solas, he sentido mi corazón agitarse y hasta me ha costado respirar.

Por eso necesito que me ayudes a ser valiente, que Tú me tomes de la mano cuando siento que yo no puedo más.

He estado tan estresado que he sentido la cabeza dolerme demasiado, se me ha hecho difícil mover los músculos del rostro y me he llenado de ansiedad.

Por eso necesito que seas mi paz, cuando los problemas vengan como olas que parezcan hundirme por favor abrázame fuerte y susúrrame cuánto me amas.

He estado tan perdido que me ha costado mucho poder seguir tus pasos, la oscuridad era tan fuerte que apenas pude ver el brillo de Tu luz alcanzándome.

Por eso necesito que sea Tú Luz la que alumbre mi vida, que seas el brillo que guíe cada uno de mis pasos para que no me aleje de Ti.

He estado tan solo que me acostumbré al sonido del silencio, sé lo que es estar rodeado de gente y sentir que no puedes hablar con ellas, sentir que nadie te extrañará.

Por eso necesito que seas mi amigo, se Tú la persona más importante de mi vida, aquel a quien corra cuando busque un consejo o quiera conversar.

Contigo en mi vida todo parece tener sentido, sé que todo me ayuda para bien, y sé que siempre estás a mi lado acompañándome y no dejándome ir.

En la barca

SalvameMateo 14:22-33

Me encuentro en la barca, estoy remando porque intento llegar al otro lado, quiero llegar a alcanzar mi destino.

Ha pasado mucho tiempo y sigo remando, estoy cansado, y entre más avanzo, siento que el mar se está volviendo más difícil y los vientos son más fuertes.

Ya es de noche todo está oscuro y el viento sopla muy fuerte, no puedo tener el control, el agua está entrando.

Creí que esto no me pasaría, creí que tendría todo resuelto para llegar sin problemas, pensé que yo podría hacerlo pero esta tormenta es más fuerte que yo.

Mi familia me acompaña pero me siento solo, como si nadie más remara conmigo, estoy fatigado y tengo miedo de lo que sucede.

El viento es muy fuerte la barca parece voltearse, todo parece estar de cabeza, el agua entra muy rápido, los mares intentan ahogarnos.

De pronto veo una imagen acercarse, la veo caminando en medio de la tormenta, como una fantasma caminando encima de los mares, estoy muy asustado.

Entonces escucho una voz: ¡Tened ánimo; yo soy, no temáis!

Su voz me da paz, ¿Será que realmente es Jesús?

Te respondo: Señor si Tú existes, si eres Tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas.

Entonces puedo escuchar tu voz, la cual es más fuerte que la tempestad decirme: Ven.

Tengo temor pero yo quiero ir hacia a Ti, al pisar el mar me doy cuenta que es sólido, puedo andar sobre las aguas.

Estoy alcanzándote pero veo a mi alrededor y me doy cuenta que la tormenta sigue allí, los vientos son muy fuertes, tengo miedo.

Señor lo intenté pero fracasé otra vez, no pude mantener la vista en Ti, y me siento hundir, cierro los ojos y mi corazón grita: ¡Señor, sálvame!

Al abrir mis ojos allí estás Tú, sonriendo y tomándome fuertemente de la mano, y me dices: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?

Me levantas, me acompañas a entrar a la barca, ahora que estás conmigo me doy cuenta que el mar se ha tranquilizado.

Ahora que estás dentro no quiero dejarte ir, me acercas a tu lado y puedo sentir la paz llenando mi corazón, Jesús, Tú eres la paz de mi vida.

Inspirado en el mensaje del pastor: Antonio Arroyo

Esforzados y Valientes

esforzado y valienteTodos nosotros tenemos sueños en el corazón, tenemos alguna idea de lo que queremos lograr en nuestra vida, pero la única forma de poder alcanzar esas metas que muchos nunca alcanzan, es siendo muy esforzados y valientes.

Al ser jóvenes muchas veces pasamos por etapas duras y desconocidas para nuestra edad, pasamos circunstancias en las cuales los adultos parecen no poder comprendernos y muchos nos dicen que soñar es una pérdida de tiempo, pero eso no es cierto, nada es verdaderamente imposible si realmente tenemos fe y nos sacrificamos para lograrlo.

El gran problema es que existen muchos soñadores pero no existen personas dispuestas a sacrificarse para que esos sueñan se hagan realidad, no están dispuestos a dar aquel plus necesario que los diferenciará del resto.

Necesitamos ser esforzados porque tenemos que estar preparados para las oportunidades que nos trae la vida, muchos nos dirán que estudiar es aburrido o intentarán distraernos pero lo que ellos no saben es que tarde o temprano la oportunidad tocará la puerta de todos nosotros, pero no todos estarán preparados para poder aprovecharla.

Necesitamos ser valientes porque no todos estarán dispuestos a correr los riesgos que se necesitan para alcanzar sus sueños, muchos de los grandes logros de la humanidad fueron creados por personas que pudieron ver algo que los demás no veían y fueron capaces de vencer sus dudas para convertir aquel sueño en realidad aun cuando nadie creyó en ellos.

Y sin importar que tan dura se ponga la vida si tenemos a Dios debemos creer que Él nos ha dado el potencial para derribar gigantes, para destruir muros, para cruzar los mares y para vencer cualquier tipo de problema.

Lo único que Dios nos pide es que seamos esforzados y valientes para servirle de corazón y para que podamos ser capaces de conquistar nuestros sueños.

Perdóname Dios

orarPerdóname Dios porque lo hice de nuevo, he vuelto a enredar mi alma.

A veces sin querer hago cosas que no debo, me meto en historias que solo me traen confusión, dolor y resentimiento.

Soy humano y a veces no me doy cuenta que puedo ser tan débil ante aquellas cosas a las cuales no debo ceder.

Por eso hoy corro a tus brazos y sé que tu amor es el único refugio real para mi corazón.

Cuando la noche es oscura y nadie sigue a mi lado, puedo confiar en que Tú todavía seguirás estando presente para mí.

Perdóname Dios porque muchas veces me siento vacío y olvido que Tú ya lo llenaste todo.

A veces los problemas me confunden, los miedos son como olas que me hacen a apartar la vista y siento hundirme.

Soy humano y a veces en mis intentos de no fallar y alcanzar mis sueños, comienzo a cometer errores y a desfallecer por no alcanzarlos.

Por eso hoy clamo a Ti porque sé que tu diestra puede sostener mis manos y toda mi vida.

Cuando las fuerzas se me acaban y nada parece cambiar, Tú siempre serás la luz y la fuerza que me ayudarán a vivir.

Perdóname Dios por no darme cuenta que debería estar feliz por tenerte, que debería sonreír por conocerte y porque debería ser el más afortunado por tenerte a mi lado.

Pero por el contrario muchas veces parece que menospreciara todo tu amor y me olvido completamente de Ti.

Soy un pecador que necesita de Ti, soy un alma vacía que Te necesita para estar completa, soy una sombra que necesita tu Luz.

Mi Dios, yo no siento que la vida valga sin Ti a mi lado, nada tiene sentido si Tu no estás y mi alma no tiene un ancla cuando me aparto de Ti.

Perdóname y dame las fuerzas para seguirte cada día, el amor para vivir apasionado de ti, la fe para creer en tus promesas y la vida para hacer tu voluntad cada día.

Perdóname por no poder darme cuenta antes de lo mucho que necesito de Ti.

Especial por Cinco años: Piensa en Dios

pensadorAquel que logre cambiar sus pensamientos, logrará cambiar su vida.

Todo aquello en lo que pensamos influye enormemente en nuestra manera de vivir, no hay pensamiento que no afecte de manera alguna nuestro comportamiento.

Hoy en día estamos rodeados de pensamientos negativos y derrotistas, sin querer los dejamos anidar en nuestras mentes y crean depresiones y angustias que son muy difíciles de sobrellevar.

¿Entonces en que debemos pensar?

La ciencia no basta para calmar el corazón, el romance no puede traer paz ante los problemas de la vida y aún incluso la amistad más fuerte no puede ayudarnos a vencer las ansiedades del día a día.

Lo único que puede ayudarnos cuando el mundo nos falla, cuando la vida pesa demasiado es solamente Dios.

Conozco la historia de un joven que estando bajo una profunda tristeza y tomar una decisión que acabaría con su vida, lo único que lo salvó fue un pensamiento, él pensó en Dios.

A veces pensamos que Él está lejos y que no nos escucha, pero la verdad es que Dios siempre está cerca y dispuesto a ayudarnos cada vez que se lo pedimos.

Si callaras el alma y abrieras el corazón escucharías su voz diciéndote:

Hijo mío yo te conozco bien, no hay nada acerca de ti que Yo no sepa, no hay detalle de tu persona que me sea desconocido.

Yo sé cómo te estresas tratando de alcanzar las riquezas, sé lo mucho que te duele avanzar muchas veces, conozco lo mucho que te pesa tu pasado y lo mucho que piensas que nada cambiará.

Pero si hay algo en lo que debas pensar es en mí, sólo piensa en mí.

Yo seré tu apoyo cada vez que te sientas caer, seré el Camino cuando tus bases parezcan romperse, seré Él amor que nunca te dejará y el amigo que nunca te desamparará.

Sólo piensa en mí, cuando los sueños desaparezcan, cuando todo en lo que creías se desmorone, solo piensa en mí, amado hijo.

Y ese es el mensaje que busco dar con este blog, un mensaje de que en Dios tenemos más de lo que alguna vez podamos necesitar.

Espero que este blog lo haya ayudado a lo largo de estos cinco años y que en él siempre pueda encontrar la ayuda que necesita.

Muchas gracias por leerme y gracias a Dios por darme la oportunidad de escribir y poder ayudar a muchos a través de este blog.

Un poquito de fe

granos de mostaza

Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible. Mateo 17:20

En la biblia nunca vemos ha una persona lograr este increíble milagro, y por mucho tiempo me pregunté: ¿Por qué nadie lo hizo?

Esta es una promesa de Dios y todo lo que Dios promete lo cumple, quizá Jesús nos dio una respuesta al decir que es por nuestra poca fe y o sino porque tiene que ser según la voluntad de Dios.

Pero algo más importante aparte de estas razones es, que tal si no solo se refiere a un monte natural sino a un monte espiritual o a un monte que está basado en nuestros problemas, circunstancias o pecados.

Un pequeño y diminuto grano de mostaza podría ser la diferencia para poder lograr algo que pareciera imposible, un poquito de fe marca una gran diferencia en nuestras vidas.

El grano de mostaza es una de las semillas más pequeñas que existen, así que imagínense, no necesitamos una gran e inmensa cantidad de fe para lograr algo sobrenatural sino sencillamente necesitamos un poquito de fe pura en Dios.

Puede que estés pasando un momento muy difícil o que estés luchando contra una tentación muy fuerte o combatiendo con una área de tu vida que te cuesta cambiar, pero solo basta con un poquito de fe cada día para mover aquel monte.

Así que despierte cada día con una oración y comience a sembrar aquella semillita de fe al declarar las promesas de Dios, lea la biblia y haga crecer su semilla su semilla y no pierda ese poquito de fe que moverá su monte.

Es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su huerto; y creció, y se hizo árbol grande, y las aves del cielo anidaron en sus ramas. Lucas 13:19

Dios me habló

Muchas veces cuando queremos que Dios nos hable, esperamos algo sobrenatural, quisiéramos que el cielo se parta en dos, que una gran luz brille o que baje un ángel con voz potente para decirnos nuestro destino.

Quisiéramos que Dios nos diga lo que queremos escuchar, nos gusta ponerle las palabras que queremos oír, pero no las que necesitamos escuchar.

Pero Dios es soberano y no piensa igual que nosotros, Dios no usa los métodos que nosotros quisiéramos sino que usa formas extrañas para decirnos su mensaje.

Muchas veces utiliza extraños mensajeros, voces que a veces no prestábamos atención, pero la verdad es que Dios habla todo el tiempo solo necesitamos estar atentos y pedirle que nos permita entender su mensaje.

Esta semana Dios me habló a través de muchas personas pero el mensaje era el mismo, no utilizo el método que me hubiese gustado y admito que al comienzo no quise escucharlo, pero entre más me esforzaba por ignorarlo me di cuenta que Él no se rendía, y al final el mensaje fue claro y tuve que humillarme y reconocer que estaba equivocado.

Es extraño como muchas veces oramos pidiéndole a Dios dirección y guía, pero a la hora de recibir el mensaje nos falta la fe para escucharlo y la humildad para aceptarlo.

Lo que me habló Dios esta semana fue que volviera a buscarlo como antes, que encendiera el primera amor y es que en los momentos de aflicción y de angustia ponemos nuestra vista en los problemas y no en Dios el cual es el único que puede ayudarnos y darnos la salida.

Lo segundo que Dios me dijo fue que me esforzara, no el típico esfuerzo cotidiano, sino aquel esfuerzo extra que debemos dar, aquel esfuerzo que puso José cuando estuvo en Egipto o aquel esfuerzo que puso David cuando estaba siendo perseguido por Saúl.

Así que cada vez que le pida a Dios que lo guíe prepárese para recibir una respuesta, esté atento a su voz y pídale también que le de la humildad y entendimiento para poder escucharle.

Bendiciones.

Quiero conocerte

Abrir el corazón no es sencillo, mucho menos creer en alguien a quién no puedes ver o a quién no puedes tocar, sin embargo en eso consiste la fe, en creer en algo que no vemos y el amor consiste en abrir el corazón y entregarse por completo.

Muchas veces creemos que te conocemos, pero para conocerte es necesaria una verdadera e íntima comunión contigo, para conocerte es necesario aprender de Ti.

Todos hemos escuchado de Ti en algún momento de nuestra vida, pero eso no basta para conocerte, lo que los demás opinan de Ti no basta para conocerte, lo que los demás piensan o escriben de Ti no basta para conocerte.

Y hasta que no abramos el corazón y nos entreguemos por completo para conocerle todo seguirá igual, hasta que no rompamos esas cadenas de miedo en inseguridad no seremos capaces de conocer a Dios.

Pero, yo mi Dios sí quiero conocerte, quiero realmente entender porque nos amas tanto, quiero entender de que manera puedes ayudarme, quiero entender cual es el significado de mi vida, quiero saber que tan cierto es todo lo que imagino de Ti.

Quiero conocerte cómo los apóstoles te conocieron, quiero saber tanto de Ti que no quede ninguna duda de que eres Tú la razón de la vida, quiero conocerte tanto que pueda decir sin dudar que Tú eres el amor.

Quiero Dios mío que te hagas realidad para mí, que pueda yo vivir cómo aquellos personajes bíblicos todas aquellas aventuras junto a Ti, quiero ser capaz de creer tanto en Ti que no importa que problemas sucedan en mi vida pueda yo confiar que en tus manos estaré seguro.

Quiero conocerte sinceramente, quiero conocerte de tal modo que no haya ninguna duda en mi corazón de que Tú existes y eres más real que yo, quiero conocerte de tal forma que amarte sea lo más sencillo, quiero conocerte y vivir el resto de mi vida junto a Ti.

Gózate en la prueba

Muchas veces pensamos que Dios se acuerda de nosotros cuando todo nos va bien, pensamos que solo debemos ser agradecidos en los momentos buenos y olvidamos que al igual que con Job, Dios habla cuando todo parece irnos mal.

Dios no solo habla en los momentos felices, Dios habla más fuerte en los momentos tristes, Él demuestra su poder no cuando todo te sale bien sino en tu debilidad.

Admiramos a los personajes bíblicos, pero los héroes de la fe, son llamados héroes debido a que pudieron soportar las tormentas, supieron guardar la fe hasta ese punto en el cual Dios demostró su gran poder.

Muchas veces pedimos ser cómo los apóstoles o profetas pero olvidamos que ellos cambiaron y mejoraron porque pasaron por aquel horno de fuego que es capaz de quitar las asperezas del alma y quitar las impurezas del corazón como aquel oro de gran precio.

¿Cómo se puede poner en práctica la fe si todo nos saliera bien, si no nos invadiera la dudad o sino tuviésemos que esforzarnos por creer?

No está escrito: Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas…

Y es que después de la prueba viene la prueba viene la recompensa, después del desierto se encuentra el oasis y tras cada tormenta saldrá el arco iris.

No nos rindamos ante las malas noticias, no nos sintamos derrotados ante el dolor, ni perdamos las esperanzas antes los problemas porque tenemos un Dios que nos ama y que no permitirá que pasemos por algo que no podamos soportar.

Guardemos la fe y recordemos que si te encuentras en medio de la tormenta nuestro Señor Jesús es capaz de calmar cualquier tormenta y traerá bonanza a tu vida.

Y aunque a veces pensemos que todo parece perdido no olvides que Dios espera hasta el último instante para demostrarnos que para el no hay nada imposible

Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos; llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos. 2 Corintios 4:7-10

Agradecido

Dios como podría pagar todo el amor que has derramado sobre mí.

Desde el día en que te conocí hasta hoy no deja de sorprenderme tu inmensa bondad.

Me siento totalmente bendecido y sé que es tu gentil mano sobre mí.

Cada vez que me despierto y veo aquel bello amanecer, no dejo de pensar que solo puedo contemplarlo porque eres Tu el que me da la vida.

Siempre que recibo una buena nueva, sé que viene de Ti, porque todo lo bueno que me sucede sé que ocurre por que Tu lo haces posible.

Ahora cuando ocurre algún suceso sé que Tu tienes el control y que al final todo me ayudará a bien por que te amo.

Al ver a mi familia y sé que ahora puedo amarla porque Tu me has cambiado, no dejo de pensar en lo maravilloso que eres por poder cambiar el corazón.

Que increíble es el poder ir a la iglesia y poder recibir tus palabras que alimentan mi interior, que me llenan de fe, que son lumbrera a mi Camino.

Puedo reconocer a esas personas que pones en mi Camino, porque Tú las pones para ayudarme y motivarme a amarte a Ti y a no rendirme.

¿Quién como tu Señor que escuchas mis oraciones?

¿Quién como mi Dios que me ama con un amor inagotable?

¿Y cómo podría pagar tal amor?

¿Qué podría hacer que iguale todo lo que Tú haces por mí?

Mi futuro me está oculto pero Tú lo sabes y sé que tienes reservadas grandes cosas para mí.

Sé que puedo depositar en ti mi fe y que no me fallarás.

Sé que puedo amarte y que no me decepcionarás.

Gracias Dios por tantas bendiciones a mi vida, gracias por el gran cambio que hiciste y gracias por amarme a mí primero.

Gracias porque no existen problemas que sean más grandes que tu dulce amor, no existe situación que pueda vencer mi fe y mi devoción hacia Ti.

Gracias porque las palabras me faltan y los versos se me terminan al expresarte todo mi agradecimiento.

Gracias por todo mi Dios.