El marginado

marginadoLa vida me había golpeado muy fuerte, sentí lo que es perder todo y sentir que todos te olvidaran, pero Tú nunca te fuiste de mi lado.

Podía irme lejos, dejar de buscarte, ignorarte con todas las fuerzas de mi ser, pero Tú siempre estabas cerca, Tú me buscabas a mí.

¿Y que podría tener alguien como yo para que Tú me buscaras, para que vinieras a mi encuentro en mi peor momento?

Cuando todos me rechazaron Tú me abrazaste con fuerza, te sentaste a mi costado hasta que deje de llorar.

Has hecho lo mismo cada vez que me he apartado, me has hablado al corazón hasta que ya no pude ignorar tus gestos llenos de amor.

Dios, Tú eres tan grande y excelso y yo tan solo un soplo, no tengo grandes sumas o grandes talentos, pero estás aquí amándome a mí.

Mi corazón es quizá lo único preciado que puedo darte, pero está lastimado, está roto en muchas partes, está quebrantado por los golpes.

Pero Tú lo miras con agrado como si fuera algo realmente valioso, te lo entrego porque no tengo nada más, pero Tú sonríes al tomarlo.

Sé que hay personas que me quieren pero nunca había sentido un amor tan profundo, nunca había sentido tanto calor llenar en mi interior.

Yo era un marginado, alguien que muchas se sentía olvidado, pero Tú el ser más grande del universo has venido a mi encuentro.

Has venido a demostrarme que te importo, me has dicho desde que llegaste lo mucho que me aprecias y me amas.

Ya no soy más un marginado, yo soy alguien que depende de Ti, soy alguien que es amado, soy tu hijo.

Y mi vida nunca antes había tenido tanto valor como ahora que me encontré contigo, mi único propósito es servir y amar al que me dio la vida.

Nunca más me alejaré de Ti, no volveré a ignorarte, ni me apartaré de tu abrazo, porque lo único que realmente yo amo, es el poder estar a tu lado.

Anuncios

Jóvenes Cristianos: ¿Por qué a mí?

dubitativoVoy a admitir algo que es muy sabido pero que muy pocas veces se dice, la vida cristiana es difícil, incluso Jesús nos dijo que el Camino era angosto y que muchos eran los llamados y pocos los escogidos.

Crecer en un ambiente cristiano no es sencillo sobre todo cuando eres joven, adolescente o niño, porque debes luchar con los problemas propios de tu edad y además entender aquella misteriosa y bella vida que se esconde en Jesús.

Sientes es que no encajas, te sientes atrapado entre dos fuerzas y muchas veces parecerá que nadie te entiende y que el miedo por tratar de pertenecer a ambos lados es muy fuerte.

Por un lado tus padres intentan enseñarte un estilo de vida que en el fondo sabes es el mejor y por el otro lado sientes el deseo de querer ser parte de un grupo de amigos, de sentirte normal y no ser rechazado.

Así que en ése momento te preguntas: ¿Por qué a mí?

Quiero decirte que no estás equivocado, seguir a Dios no es malo, Él te ama seguirlo es muy, muy bueno y será la mejor decisión que podrás tomar.

Pero para que todo cobre sentido necesitas decidirte a seguirlo, esto es como estar al frente de una piscina, podrás tener miedo toda la vida a nadar y quizá hasta te has mojado un poco, pero nunca experimentarás lo que es el nado hasta que te zambullas, y para que puedas disfrutar de todo lo que Dios tiene para ti necesitas zambullirte.

Queridos amigos y amigas no están solos, muchos niños, adolescentes y jóvenes hemos experimentado lo mismo, todos hemos sentido miedo a cambiar, hemos tenido vergüenza de decir que somos cristianos o hemos pensado que somos rechazados por todos.

Pero si miras alrededor te darás cuenta que el mundo está mal, cada vez es más difícil encontrar personas honestas, muchos de los que nos rodean nos mienten, las traiciones parecen algo normal y muchos que aparentemente sonríen lloran por dentro, es por eso que necesitas cambiar, porque tú tienes la luz que los demás necesitan.

Amigos y amigas ustedes tienen dentro de sus corazones el amor que los demás necesitan para poder cambiar, en ustedes se halla la respuesta a las preguntas del resto y solo ustedes podrán demostrar con su ejemplo lo equivocados que los demás están.

No importa la edad que tengan ustedes pueden marcar la diferencia, Dios ha puesto en ustedes el poder para que puedan seguirlo y el amor para que puedan vivir honestamente delante de los demás.

Decídanse seguir a Jesús, sean una luz que alumbre las vidas de los que les rodean.

Dios los ama muchísimo y estoy convencido de que muchos necesitan su ayuda.

He pecado

reconocerDios mío, te he fallado, he olvidado aquel bello sacrificio que hiciste por mí, he menospreciado el más bello acto de amor de la historia, he negado el amor más puro que jamás haya recibido.

Torpe soy, mi corazón es egoísta, la juventud me ha hecho necio y la maldad nace dentro de mí.

Pero solo tú Señor puedes cambiar eso, solo en ti está el sentido de la vida, la esperanza que puede cambiar el hombre y el poder para vencer al pecado.

Todos hemos pecado, pero es cuando reconocemos que nosotros hemos fallado, cuando nos arrepentimos sinceramente y honestamente pedimos la ayuda de Jesús para que nos perdone y limpie de nuestros pecados, cuando realmente empieza el gran cambio en nuestras vidas.

Todos podemos y hemos fallado pero son pocos los quebrantados de corazón que realmente toman el acto valiente de seguir a Jesús.

Sí es cierto, no es una decisión fácil de tomar, quizá muchos se burlen de ti, quizá muchos de tus cercanos se alejen y quizá muchos también te juzguen.

Pero prefiero eso mil veces antes que continuar viviendo con un corazón destruido, con un alma envenenada y con un vacío inmenso en mi interior.

Estamos dañados, nuestro frágil corazón ha sido herido con el pasar de los años, nuestra alma está llena de cicatrices, y solo Jesús es el único que puede ayudarnos.

He fallado, pero hay una esperanza y quiero seguirla.

He caído, pero existe alguien que puede levantarme.

He pecado, pero estoy arrepentido y lucharé cada día por amar y servir a Jesús.

Dios no rechaza un corazón quebrantado, Él nunca rechaza a un alma que le busca, Él siempre responde a una oración sincera.

Si realmente quieres cambiar, acércate ahora a Jesús que él está esperando deseoso el poder cambiar tu vida y darte una nueva oportunidad.

Te anhelo mi Señor, por favor ayúdame y por tu misericordia no rechaces este corazón que humildemente quiero reposar junto a Ti.

He visto…

Temas como este no gustan a todos, tampoco son los más vistos, pero es necesario tomarlos en cuenta porque nos enseñan a ser humildes, nos enseñan a ver al mundo con ojos diferentes, nos enseñan a ver la realidad que nos rodea.

He visto el horror en los ojos de un niño, que trabajando a duras penas gana lo suficiente para alimentarse.

He visto la decepción en los ojos de una adolescente, que al salir embarazada ve como el padre de sus hijos se aleja y la abandona.

He visto la soledad en los ojos de un anciano, que aun cuando dio todo su esfuerzo por sus hijos, ni siquiera lo visitan y lo tienen olvidado.

He visto la tristeza en los ojos de un joven suicida, que antes de intentar quitarse la vida otra vez, ve con decepción el mundo que le rodea.

He visto lo mismo que ve el resto al diario, y muchos no lo toman en serio, muchos se acostumbran lo que ven y a otros no les interesa.

He visto que el mundo es cada vez más cruel, que muchos sufren y pocos son los que consuelan.

He visto la mirada de personas que sienten impotencia ante esta realidad, y he visto la mirada de desprecio que muchas personas sienten de los demás.

Pero he visto las miradas de valentía de los que hacen algo al respecto.

He visto esperanza en las miradas de algunos, que sin temor a la verdad no callan, que con amor ayudan al prójimo, que con acciones llenan de fe el corazón del resto.

He visto esperanza en los ojos de los conservan el Amor en sus corazones, de aquellos que transitan el Camino de la bondad; no cierres tus ojos a la realidad que te rodea, no cierres tus ojos a los que necesitan de tu ayuda.

Violencia Extrema

Si han visto las noticias o han tenido la oportunidad de leer un periódico en este día, se darán cuenta que lo que más abunda en el mundo es la violencia; vemos hoy en día casos extremos en donde se ha perdido el respeto y el amor por la familia y hacia la humanidad.

Pero eso no se detiene allí, el hombre no solo comete violencia extrema con sus semejantes, sino también contra los animales e incluso con el medio ambiente.

¿Pero de donde viene tanta violencia y qué la genera?

La violencia muchas veces empieza en los hogares divididos, puede empezar con el modelo de vida que los niños ven en los padres, esto pasa cuando no se sienten rechazados, la violencia aumenta cuando al llegar a la juventud se dan cuenta que sus padres no los aman, y eso produce que comiencen a sentir celos y envidia por aquellos que son más felices que ellos.

Muchos hombres piensan que el machismo es bueno, creen que golpear a los demás y ser bravucones es necesario para crecer; recuerden que no hablo de la defensa personal, estoy hablando de lastimar a los demás sin razón alguna.

Ahora es triste ver a padres golpeando a su hijos no para corregirlos, ni para disciplinarlos, vemos padres lastimando a sus hijos sencillamente porque pueden hacerlo.

Vemos padres peleándose y golpeándose mutuamente delante de sus hijos, y piensan que ellos no entienden lo que ven; y es cierto ellos no entienden porque las personas que mas aman se odian.

Vemos jóvenes metiéndose en pandillas porque no tienen un hogar, porque quieren escapar del horror que les espera en casa, ellos quieren pertenecer a “algo”, quieren sentirse queridos.

Vemos en la televisión toda clase de series y películas llenas de violencia, y muchos padres les permiten ver eso a sus pequeños hijos.

El mundo está lleno de violencia, ¿qué harás para cambiar esta situación?

Deberíamos comenzar a tener más conciencia de nuestros actos, y comenzar a enseñar a los jóvenes y niños la importancia del perdón y la paz.

Es por eso que es necesario dejar que el amor de Dios reine en cada hogar, debemos recordar lo que Jesús nos dijo acerca de ser capaces de amar a los demás, incluso a nuestros enemigos, porque solo de esa forma lograremos acabar con el odio y la violencia que hoy reinan en la humanidad.

Héroes

Todos creemos saber lo que es un héroe, pero solo uno de ellos realmente podría entenderlo.

Nadie comprendería todo el dolor y las lágrimas que ellos soportaron por hacer lo correcto.

Fueron rechazados, incomprendidos y despreciados por aquellas personas a las que intentaban ayudar pero nunca se rindieron.

No siempre estaban decididos, muchas veces dudaban, pero seguían por que sentían que era lo correcto.

Su mundo no los toleraba y siempre les fue difícil avanzar, pero tenían una gran motivación y una obligación que cumplir.

Muchos de ellos no sabían en lo que se convertirían, algunos nunca pensaron que tendrían tantos logros, pero así es la vida uno nunca sabe en lo que se convertirá.

La mayor diferencia de ellos y el resto, no fue su capacidad intelectual, ni su fuerza, sino las decisiones correctas que eligieron, algunas veces duelen al comienzo pero al final veras el resultado y te darás cuenta de que era lo correcto.

Si ellos pudieron, nosotros también podemos hacerlo, solo depende de nosotros escoger el mejor camino, el camino correcto.