Archivo de la etiqueta: sabiduría

PETICIONES AL PADRE

Dios no te pido que ocultes mis pecados, te pido que por favor los borres con tu sangre, que perdones cada uno de ellos.

No te pido que permanezcan mis máscaras, al contrario, quítame cada una de ellas, hazme honesto y sincero en todo tiempo.

Quiero ser honesto y pedirte que me ayudes en mis debilidades, hay áreas en mi vida que sé que sin Tú ayuda no podré vencer.

Arranca de raíz todo orgullo o vanagloria, pon humildad en mi corazón para que me dé cuenta de todos mis grandes errores.

No permitas que el gallo vuelva a cantar por mi culpa, no quiero negarte nunca más, dame la valentía para servirte fielmente.

Las piedras han cantado alabanzas porque mis labios estuvieron cerrados, hoy quiero darte la gloria con todo mi ser.

Quiero adorarte con mi voz, con mis acciones, con cada una de mis oraciones, con mi obediencia, con mi entrega y con mi fe.

No quiero pedirte que me lluevan riquezas, sino dame la sabiduría para actuar rectamente, para que pueda alejarme todo lo malo.

No te pido que mi nombre sea famoso, sino que mi nombre esté escrito en el libro de la vida, que logre ser un buen siervo fiel.

Las mentiras aléjalas de mis labios, que mi lengua solo declare tu verdad, que mis hechos sean tan claros como la mañana.

Aparta de mí las malas intenciones de mi corazón, líbrame del mal para que pueda caminar rectamente delante de Ti.

Si soy como un niño perdido, tómame de la mano y condúceme al Camino de vida, que pueda seguir las pisadas de mi Señor.

Te pido que por favor termines tu obra en mi vida, ayúdame a ser obediente a tus mandamientos y que tus palabras sea mi tesoro.

Anuncios

Te necesito

Muchas veces lo intenté, muchas veces luché contra Ti intentando a mi manera hacer lo correcto y ser una mejor persona a mi manera.

Pero con cada lucha me di cuenta que solo me hería cada vez más y que mis fuerzas se agotaban al intentar hacer lo correcto.

Débil soy ante el dolor, y mi alma es cómo el frágil papel ante el fuego de la ira.

Dios te necesito, sin Ti no puedo vencer los miedos que me atormentan cada día.

Dios te necesito, sin ti no soy capaz de decirle “no” aquellas cosas que envenenan mi alma.

Dios te necesito, sin Ti no tengo fuerzas para poder seguir adelante.

Dios te necesito, sin Ti el vacío de mi corazón me consume por dentro.

Dios te necesito, sin ti no encuentro razón para vivir.

Dios te necesito, sin Ti todo se ve tan oscuro y me siento perdido.

Dios te necesito, sin Ti siento que el odio destruye mi corazón.

Dios te necesito, sin Ti sé que voy a volver a fracasar.

Dios, perdóname en mis momentos de flaqueza y ayúdame en los momentos en lo que débil me encuentro. Dios, se tu la fuerza que sostiene mi vida en los momentos de dolor y ayúdame a guardar siempre la fe.

Ayúdame a darme cuenta que sin Ti nada puedo y que mi mundo depende de Ti.

Enséñale a mi corazón lo mucho que te necesito y ayúdame a recordarle a mi alma tus muchos beneficios.

Te necesito demasiado mi Dios, eres todo para mi, eres mi fuerza, eres mi respirar, eres mi razón, eres mi alegría, eres mi fe, eres mi esperanza, eres mi amor, eres mi valentía, eres mi amigo, eres mi consejero, eres mi sabiduría, eres mi vida.

Te necesito Dios, con todo el corazón, con cada respirar, con cada latido.

¿Deprimido?

¿Los cristianos se deprimen?

Parecería contradictorio que teniendo tantas promesas y el gran amor de Dios un cristiano puede deprimirse, pero también debemos recordar que somos humanos y que muchas veces pasaremos por problemas y situaciones que harán menguar nuestra fe.

Algo que debemos aprender es que no estamos solos tenemos a Cristo en el corazón, y por lo tanto:

  • No hay situación que nos pueda vencer si andamos en el amor de Dios.
  • Todo lo podemos en el nombre de Jesús.
  • El gozo del Señor es nuestra fortaleza.
  • No existe nada que nos pueda separar del dulce amor de Dios.
  • Al que cree todo le es posible.

Hermanos míos no digo que no vendrán pruebas, pero recuerda que Dios no está solo en el cielo, el esta en nuestros corazones, el mismo Jesús que venció a la muerte y a todo principado está dentro tuyo y te ha dado el poder para vencer todo aquello que nos pueda abatir o desanimar.

Además Dios mismo nos ha prometido que no nos hará pasar por una prueba sin que nos de juntamente con ella la salida.

El mismo Dios que te amó tanto, que envió a su hijo Jesús para salvarte, es el mismo Dios que te acompaña y vela por ti cada día.

Dios te ama y eso es motivo de una sonrisa, Dios te ama y eso es motivo de gozo, Dios te ama y eso es motivo de júbilo.

No nos dejemos vencer por las circunstancias porque nuestro Dios vence gigantes, nuestro Dios abre los mares, nuestro Dios puede hacer llover fuego del cielo, nuestro Dios hace dar a luz a la estéril, nuestro Dios derrumba murallas, nuestro Dios nos ayuda a cumplir nuestros sueños, nuestro Dios nos da nuevas fuerzas, nuestro Dios nos llena de sabiduría y para nuestro Dios nada es imposible.

El silencio de Dios

Un joven de nombre José se encuentra en prisión esperando cumplir sus sueños sin saber que muy pronto se convertirá en el primer ministro de una nación.

Un hombre que bordea los cien años de edad cuyo nombre es Abraham espera en su tienda el poder ser padre, sin saber que pronto, de su descendencia se formará una gran nación

Un hombre desterrado de nombre Moisés espera poder liberar a su pueblo, sin saber que pronto se enfrentará al faraón y con la ayuda de Dios libertará a los suyos.

Un joven de nombre David espera poder ser rey escondido en una cueva, lo que no sabe es que pronto será el rey más ilustre que tuvo la nación de Israel.

Un hombre sumamente enfermo y atormentado espera conversar con Dios, sin saber que pronto escuchará la voz de Dios y será sumamente bendecido por su paciencia.

Existen momentos duros en los cuales pareciera que Dios no nos escucha o como si no nos viera.

En los momentos de prueba y lucha, en los momentos de dudas y temores, aquellos instantes que parecen eternos y en donde la fe y la esperanza parece escasear.

Aquellos momentos crueles de la vida que no diferencian edad son los que Dios utiliza para prepararnos y moldearnos, el horno de fuego y los desiertos son usados con sabiduría por nuestro creador para que estemos listos para la enorme bendición que Dios ya preparó de antemano para los que le amamos.

Aprendamos que cuando Dios hace silencio es porque está trabajando arduamente con amor para nuestro favor, aprendamos a no desmayar, aprendamos a esforzarnos para ser merecedores de su increíble gracia y aprendamos a alabarlo y amarlo en las buenas y en las malas.

Aprendiendo de nuestros maestros

Todos debemos aprender de nuestros errores, sinceramente la vida se vuelve más fácil si lo hiciéramos, pero si quisiéramos aprender más de la vida y tener una vida mejor, más sencilla, y saber con sinceridad que alcanzaremos cierto éxito deberíamos también aprender de aquellas personas que influyen en nuestra vida, debemos aprender de sus virtudes, cualidades y experiencia.

Solamente intente describir la virtud de una persona a través de una palabra, como en los siguientes ejemplos:

Amor: Una de las personas que más influyo en el mundo, y no solo entre cristianos sino que ha tocado la vida de personas y en muchas generaciones fue Jesús, su vida fue un ejemplo de verdadero amor.

A través del amor es cuando aprendemos a valorar lo que realmente es importante, con el amor damos lo mejor de nosotros, cuando tenemos amor en nuestros corazones es donde sentimos que la vida realmente vale la pena, el amor da fuerzas aun mas allá de lo inimaginable, el amor está representado en Jesús. 

Sabiduría: La sabiduría conocida también como la forma correcta del vivir, o la forma más alta del conocimiento, la sabiduría es necesaria porque nos permite tomar decisiones acertadas y correctas, no hay libros o materiales que nos hagan un sabio, sino que se aprende a ser sabio a través de la experiencia y la búsqueda de conocimientos que nos ayuden a vivir mejor, no basta ser sabio en nuestra propia opinión sino en la opinión de los demás. El hombre más sabio del mundo dijo: El principio de sabiduría es el temor (obediencia) a Dios.

Orden: El orden debería ser una de las mayores prioridades en nuestras vidas, el orden no se enseña, debemos obligarnos a ser ordenados, uno aprende el orden venciendo la pereza, el orden se puede usar en todas las áreas de nuestra vida, una vida ordenada, es una vida mejor, si lo usáramos en nuestro sentimientos y prioridades, tendríamos una mejor perspectiva de lo que realmente sentimos y de lo que queremos ser. 

Mansedumbre: La mansedumbre para los que no la conocen es una virtud muy difícil de conseguir, consta en ser obediente y humilde, es saber obedecer en el momento indicado, ser obediente con los que son mayores que tú, es también el no airarse con los demás, con todas estas cualidades la mansedumbre no solo es necesaria para lideres, sino para toda persona en general, una persona que aplica la mansedumbre sabe esperar el momento oportuno y no se enoja por la espera, una persona mansa obedece con excelencia y hace todo lo posible para agradar a sus mayores, el mundo necesita más mansedumbre.

Tomando estás cualidades como estás de tus maestros, no te digo que vas a poder ser como todas las personas que han vivido con estos principios, pero si tendrás una mejor vida.