Archivo de la etiqueta: sacrificio

LA IMPORTANCIA DE SUS PALABRAS

Pero ellos nada comprendieron de estas cosas, y esta palabra les era encubierta, y no entendían lo que se les decía. Lucas 18:34

Jesús una vez más comienza a explicarle a los discípulos acerca de que es necesario que vayan a Jerusalén, les abre el corazón y les narra los padecimientos que Él va a sufrir, de como será humillado y golpeado hasta el punto en que dará su vida y resucitará al tercer día.

Sin embargo, ellos no comprendían todo lo que Él les decía, sí estaban escuchándolo, pero no podían entender la profundidad de sus palabras, sí lo estaban viendo, pero no comprendían la importancia de su sacrificio.

Otra versión nos dice: Pero ellos no entendieron nada de esto. La importancia de sus palabras estaba oculta de ellos, y no captaron lo que decía. Lucas 18:34

Existen personas a las cuáles les predicamos el evangelio y no son capaces de entenderlo, no se dan cuenta de la importancia que tiene la salvación para sus vidas, esta encubierto para ellos la gravedad de sus pecados.

Incluso existen cristianos que asisten a la Iglesia y no comprenden los mensajes, Jesús les está abriendo el corazón, pero no captan lo que se les dice, no entienden que Cristo los está llamando, que quiere corregir su andar.

¿Qué podemos hacer para evitar que eso nos ocurra, y que podemos hacer que otros puedan entender el mensaje del evangelio?

El capítulo no termina allí, inmediatamente después nos cuentan acerca de un hombre ciego, que se encontraba sentado junto al Camino. Al escuchar el alboroto de la multitud que comenzó a seguir a Jesús, preguntó qué era aquello. Le dijeron: Es Jesús.

Aquel hombre no lo piensa más y comienza a gritar: ¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí! Algunos intentaban callarlo, pero él clamaba mucho más: ¡Hijo de David, ten misericordia de mí! Lucas 18:38-39

Jesús se detiene, aunque una multitud lo estaba siguiendo, el clamor de un alma que lo llamó con el corazón hizo que lo mandara llamar. Jesús lo observa y le pregunta: ¿Qué quieres que te haga?

¿Qué deseas que Jesús haga por ti? Algunos pedirían riquezas, otros que cumpla sus sueños, otros que sean famosos, otros placeres, lujos o fama. Aquel ciego respondió: ¡Quiero ver!

Quizá es tiempo de gritar como aquel ciego, es tiempo de luchar contra aquellas cosas que intentan que callemos y clamar más alto, para que podamos recobrar la vista, para que podamos entender la palabra de Dios, para que comprendamos los mensajes, para que otros abracen el evangelio.

Jesús le dijo: Recíbela, tu fe te ha salvado. Lucas 18:42

Síganos en nuestras redes sociales:

CARACTERÍSTICAS DE LOS PASTORES

Benditos sean todos aquellos que ejercen el llamado del Pastorado, aquel ministerio que, aunque muchas veces es menospreciado, es vital al cuerpo de Cristo.

Hoy quiero compartirles 12 cualidades o características que comparten nuestros queridos y amados pastores.

· Son poseedores de un hambre constante de conocimiento, sus mensajes son verdaderas enseñanzas a sus ovejas.

· Poetas, cuyos mensajes transmiten paz, sus palabras logran tocar el alma, nos hacen volver nuestro corazón a Dios.

· Poseen el carisma de un candidato a la presidencia, pero no para buscar su propio beneficio, sino que son impulsados por el amor de Dios.

· Conservan una paciencia digna de admiración, nunca se agota, a pesar de los constantes reclamos o pedidos de ayuda de los más débiles en la fe.

· Su capacidad de poder transportarnos al mensaje, como si tuvieran una máquina del tiempo y pudiéramos vivir las escrituras.

· Tienen la difícil tarea de corregir a otros, sus palabras pueden ser como clavos, pero esconden verdades únicas que ayudan a sus ovejas.

· Se convierten en Padres adoptivos de sus ovejas, muchas veces se preocupan tanto de ellos como si fueran sus verdaderos hijos.

· Mantienen una fe inquebrantable, muchos son sus momentos de prueba y de lucha, pero son héroes que se mantienen firmes.

· Siempre tienen una anécdota que les sirve de enseñanza, es increíble como son capaces de convertir su vida en una enseñanza constante.

· Reservados como un agente Secreto, no buscan fama, por el contrario, buscan ser un modelo para muchos, actuando prudentemente y con temor de Dios.

· “Están siempre en todas”, conocen y son capaces de hacer cada una de las labores de la iglesia, y no se avergüenzan si tienen que hacerlas.

· Les cuesta terminar a tiempo, su pasión por enseñar y ganar las almas, los hace querer predicar con ahínco y determinación.

Amen a sus pastores y oren constantemente por ellos, jamás olviden el esfuerzo y el sacrificio tan grande que tienen que hacer para llevarles cada semana la Palabra de Dios, y cómo siempre están prestos para ayudarlos, corregirlos, animarlos, exhortarlos y motivarlos para que no se extravíen, sino que sigan en el Camino.

Síganos en nuestras redes sociales:

10 AÑOS DE CRISTIANO

Literalmente nunca voy a olvidar mi primer encuentro con Dios, aquel momento en que sentí que era real y que me amaba más de lo que podía haber imaginado.

Una gracia inmerecida que me embargó el corazón, pude ver por primera vez mis errores y quería que me cambie genuinamente.

No puedo creer que ya pasaron más de 10 años desde aquel momento, fue como volver a nacer, fue como empezar un capítulo totalmente nuevo de mi existencia.

Eso fue solo el comienzo, la vida cristiana es como una maratón de resistencia, tienes que correr hacia la meta cada día con el mismo entusiasmo.

A veces te puedes tropezar, pero te levantas porque sabes que lo correcto es seguir, Jesús murió para que nosotros pudiéramos ser salvos hasta el final.

Por momentos te faltan las fuerzas, hay tantas cosas que nos pueden distraer de nuestro llamado o que nos agotan, es necesario volver a recrearse en el primer amor.

Ha habido tiempos de subidas y de bajadas, tratamos de ir cuesta arriba, de ir en aumento, pero por momentos retrocedemos y es necesario poner buenas bases para no ceder.

Tantos momentos de soledad en donde te das cuenta que Cristo siempre está a tu lado, y aprendes a valorar a la familia espiritual que corre contigo.

El orgullo es un gran enemigo, no importa cuántos años tengas en el evangelio, lo más importante es tú entrega y cuanto estás dispuesto a menguar para que Cristo se levante.

Confieso que hubo instantes en donde me enojé mucho con Dios, en 10 años cambian muchas cosas, sin embargo, siempre vuelvo a Casa, a los brazos de mi Padre Celestial.

No voy a negar que hay momentos de sacrificio, de lágrimas, pero comparado con lo todo lo que Jesús hizo por mí no es nada que no pueda superar.

Me siento gozoso de haber podido compartir a través de la escritura todos aquellos momentos, cada tema publicado ha sido una experiencia, una vivencia que compartí junto a mi Señor.

Deseo mucho que cada tema sea de bendición para aquel que lo lea, y voy a continuar escribiendo y usando este don que Dios me dio hasta que Él me lo permita.

Muchas gracias a Dios por 10 años increíbles y gracias a todos los que me leen, Dios los bendiga eternamente.

Anthony Arroyo el Pensador.

Síganos en nuestras redes sociales:

Marcas de Amor

Isaías 53:5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

Un joven fue a solicitar un puesto importante en una empresa grande e iba a conocer al director para la entrevista final. El director vio su CV, era excelente. Y le preguntó: ¿Recibió alguna beca en la escuela? El joven respondió: No.

¿Fue tu padre quien pagó tus estudios? Sí, respondió.

¿Dónde trabaja tu padre? Mi padre hace trabajos de herrería.

El director pidió al joven que le mostrara sus manos.

El joven se sorprendió con el pedido, pero le mostró un par de manos suaves y perfectas.

¿Alguna vez has ayudado a tu padre en su trabajo? Nunca, me dediqué a estudiar.

El director dijo: Tengo una petición: cuando vayas a casa hoy, ve y lava las manos de tu padre, y luego ven a verme mañana.

El joven sintió que su oportunidad de conseguir el trabajo era muy alta.

Cuando regresó a su casa le pidió a su padre que le permitiera lavar sus manos.

Su padre se sintió extraño y feliz, con sentimientos encontrados y mostró sus manos a su hijo.

El joven lavó las manos poco a poco. Era la primera vez que se daba cuenta de que las manos de su padre estaban arrugadas y tenían tantas cicatrices. Algunos hematomas eran tan dolorosos que su piel se estremeció cuando él la tocó.

Esta fue la primera vez que el joven se dio cuenta de lo que significaban este par de manos que trabajaban todos los días para poder pagar su estudio. Los moretones en las manos eran el precio que tuvo que pagar por su educación, sus actividades de la escuela y su futuro.

A la mañana siguiente, el joven fue a la oficina del director.

El director se dio cuenta de las lágrimas en los ojos del joven cuando le preguntó: ¿Puedes decirme qué has aprendido ayer en tu casa?

El joven respondió: Lavé las manos de mi padre y también terminé de asear y acomodar su taller. Ahora sé lo que es apreciar, reconocer que sin mis padres, yo no sería quien soy hoy. Al ayudar a mi padre ahora me doy cuenta de lo difícil y duro que es conseguir hacer algo por mi cuenta. He llegado a apreciar la importancia y el valor de ayudar a mi familia.

Al igual que aquel joven que no se daba cuenta del precio tan grande que su padre había pagado, nosotros olvidamos el sacrificio inmenso que Cristo hizo por nosotros en la cruz.

Si pudiéramos sostener sus manos y ver las marcas que dejarían los clavos en ellas, su espalda hecha trizas después de recibir cada uno de los dolorosos y terribles azotes.

Poder ver su rostro hinchado, cubierto de sangre por cada uno de los golpes, la ira de aquellos que falsamente lo acusaban arrancándole la barba o las marcas que dejó la corona hecha de espinas en su cabeza.

Sus pies perforados por clavos para que pudieran colgarlo en la cruz, su costado traspasado por una lanza, tanta crueldad sobre un ser humano.

Todo aquel dolor lo soportó sin quejarse para que todos sin importar el tiempo o el lugar tuviéramos la oportunidad de recibir la salvación y acercarnos al Padre Celestial.

Son marcas de amor, marcas que demostraron lo inmenso, sublime y real que es su amor por nosotros, que siendo aún pecadores y a pesar de nuestros defectos se entregó por nosotros.

Es momento de agradecerle y recordar la razón por la cual lo amamos.

1Juan 4:19 Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.

Síganos en nuestras redes sociales:

Quiero ver

adorando

La rutina de la vida me distrae, los problemas nublan mi visión, me hacen olvidar lo importante y mi verdadera prioridad.

Jesús, quiero ver, cuanto anhelo poder ver por un instante tu rostro, y sentir aquella mirada de amor inundando mi necesitado corazón.

Quiero ver tus manos, para recordar el sacrificio que hiciste por mí, para tener presente que nunca nadie me amará como lo haces Tú.

Quiero ver tus pies, postrado ante ti reconocer que Tú eres mi Señor, que aquellos pies pisaron la tierra porque decidiste salvar a un pecador.

Quiero ver tu costado, para entender que fue por mi fracaso que entregaste tu vida, que el pecado de mis actos causo Tú dolor.

Quiero ver un destello de tu gloria, sentir tu presencia transformando mi ser, comprender que tu sangre sobre mí es lo que me permite acercarme a Ti.

Quiero ver un rato de Tu amor, quiero poder sentir tu abrazo, sentirme seguro bajo la sombra de tus alas y recordar que tengo un Padre que me ama.

Quiero verte en mi vida, quiero que lo llenes todo, que cada elección la tome contigo, que no haya momento en donde no me acompañes.

Quiero verte en mí, toma el control de todo lo que soy, quiero menguar para que tu reines en mi vida, para que señorees mi corazón.

Quiero verte en las personas que me rodean, quiero ser luz y un embajador de tu mensaje, lléname de amor para que ellos también te vean.

Quiero verte al partir de este mundo, reconocerte y saber que mi vida fue agradable para ti y escucharte decir: Buen siervo, entra al gozo de tu Señor.

Síganos en nuestras redes sociales: