Archivo de la etiqueta: sanar

Personas Explosivas

En 1833 nació un gran genio sueco, Alfred fue un notable químico, además hablaba con fluidez varios idiomas, incursionó en la literatura y patentó 355 inventos.

Alfred con el tiempo se encontró fascinado con la nitroglicerina, creía que podía darle un uso práctico y mejorar la seguridad de su uso. El precio que tuvo que pagar Alfred en su búsqueda por controlarlo fue muy alto ya que, una gran explosión en su fábrica cobró las vidas de su hermano menor Emil y de otras cuatro personas.

Alfred tras mucho esfuerzo en 1867 logró inventar la “Dinamita” un gran avance para la minería, la construcción o la ingeniería, a su vez corría el resigo de que pudiera ser usado para el mal, como la pólvora que se usaba como un arma para provocar muertes.

Alfred se encontró con aquella disyuntiva de dar a conocer su invento, tras decidirse patentar la dinamita se hizo famoso, con ello ganó una enorme fortuna, recibió grandes reconocimientos, incluso le permitió viajar por todo el mundo.

Con el tiempo Alfred se dio cuenta de lo terrible de su elección, la dinamita era usada ya no solo en los avances de la construcción, sino también en las guerras y la fabricación de armas, su gran invento había provocado miles de muertes, los recuerdos de su hermano también fallecido a costa de su investigación lo llevaron a una profunda depresión.

Cuando murió en 1896 en San Remo (Italia) muchos se sorprendieron de su testamento, donó casi toda su fortuna a una fundación, con el encargo específico de que ésta premiara todos los años a las personas que más avances hubieran hecho en beneficio de la Humanidad en los campos de la física, la química, la medicina, la literatura y la paz mundial, creando así lo que hoy conocemos como los Premios Nobel.

Alfred Nobel se dio cuenta muy tarde, de la importancia de tomar buenas decisiones, sus afanes de gloria personal nublaron su razón y le costaron mucho, los años le demostraron que ni la fortuna, ni la fama o el prestigio pueden comprar la verdadera felicidad.

Me gusta pensar que Alfred encontró la verdad y entendió que no era tarde para enmendar su error, decidió darle un mayor sentido a su vida, dejando tras de sí un gran legado, por eso ahora lo recordamos más por el premio Nobel que por su invento.

Existen personas que al igual que el caso anterior no se dan cuenta de que sus decisiones afectarán a los demás, son como bombas de tiempo llenas de odio, que, ante cualquier problema o situación difícil, estallan destruyendo vidas.

Hombres y mujeres que son como la dinamita, que con su carácter destructivo hieren sin querer y cuyas bocas parecen estar llenas de nitroglicerina causándoles dolor y tristeza incluso a las personas que dicen querer.

Necesitan encontrar la verdad del amor de Cristo, solo Él es capaz de sanar corazones llenos de odio, cambiar actitudes llenas de ira por almas renovadas llenas de paz, transformar vidas amargadas y brindarles nuevos tiempos de verdadera felicidad.

No esperemos que el tiempo nos haga darnos cuenta de nuestras decisiones egoístas, hoy podemos escoger el Camino del amor, y darle un gran propósito a nuestra existencia conociendo a Jesús.

Anuncios

Y te amo

JesúsLa corriente trata de arrastrarme, tengo el alma empapada y estoy luchando mucho para mantenerme a flote y seguir avanzado pero a pesar de mis caídas sé que Tú me amas

Me equivoque tratando de demostrar que tenía razón, creí que aquel sendero era el correcto, así que ahora corrijo mis pasos para dirigirme hacia Ti pero a pesar de mis errores sé que Tú me amas.

Hoy tuve un mal día, me enojé, discutí y sufrí, incluso por ratos dudé de tu existencia pero a pesar de mis dudas sé que Tú me amas.

Sé que a veces mientras aprendo y me esfuerzo por seguirte sin querer cometo errores y lastimo a algunos pero a pesar de mis faltas sé que Tú me amas.

Algunas veces no soy paciente, me cuesta esperar el tiempo correcto y he cometido locuras al adelantarme pero a pesar de mis apuros sé que Tú me amas.

Y es que yo soy tan frágil y tengo presente que si no me extendieras la mano yo no me levantaría.

Y es que sé que me pierdo fácilmente y tengo presente de que si no fuera por tu guía no me encontraría.

Y es que a pesar de todos mis intentos sé que soy débil y tengo presente de que si no fuera por tu aliento yo me rendiría.

Y es que aunque intento hacer lo correcto a veces me equivoco y tengo presente que si no fuera por tu amor yo no existiría.

Y es que a veces la realidad no basta, las mentiras nos doblegan, nos convertimos en aquello que odiamos y tengo presente que si no fuera por ti no podría salvarme de mí mismo.

Tengo tantas gracias que decirte.

Tengo verdades que contarte.

Tengo tantas oraciones que debes escuchar.

Tengo tantas heridas que debes sanar.

Tengo tantas risas que compartir contigo.

Y si tan sólo resumiera todo lo que he escrito, entonces solo tendría que decirte: Y te amo.

Dios me entiende

Dios me entiende

Pudieron quitarme la sonrisa de mi rostro y llenarme la mente de melancolía, pero no pudieron quitarme tu amor, no pudieron separarme de Ti.

Me hicieron llorar, me apartaron de mi felicidad, me hicieron olvidar por un instante hasta los sueños, pero no pudieron arrancarme la esperanza que reposa en Dios.

Dios me entiende y Él sabe todo lo que ha pasado, conoce mis faltas, mis caídas, mis torpezas pero nunca ha dejado de estar a mi lado, jamás me ha abandonado.

Podrían quitarme las fuerzas y golpearme tan duro que me cueste levantarme, pero no han podido impedir que la fe me motive a seguir luchando hasta que Dios me levante otra vez.

Me tardé tanto en reaccionar, me asusté anta tal adversidad, pero aun en medio de mi angustia su luz me guiaba a través de tanta oscuridad.

Dios me entiende y Él conoce mis lágrimas, conoce cada una de mis oraciones y mis ruegos pero siempre me llenaba de valentía y de persistencia para que no me rindiera.

Podría haber hecho las cosas de manera diferente y podría haber evitado tantos males, pero aún a pesar de mis errores siempre habrá un Dios que me ame.

Me costó tanto aprender de mis equivocaciones, me olvidé de que hay reglas que no se deben romper, pero a pesar de mi torpeza su mirada de amor nunca cambió.

Dios me entiende, lo sé porque con cada golpe siempre hubo una lección que aprender y lo sé porque él sanó las heridas que las decepciones dejaron sobre mí.

Dios me entiende y ahora lo sé, porque cada lágrima no ha sido en vano y cada suspiro a su tiempo Él lo ha convertido en risas.

Dios me entiende y por eso es que la vida tiene sentido cuando estoy junto a Él.

Cuéntame

jesus te amaDime todo aquello que necesites decir, saca de tu alma todas aquellas historias que te hacen llorar.

Cuéntame aquellas cosas que le ocultas al resto y hazme un poco de espacio para poder ayudarte.

Dime todo aquello que te asusta del pasado y aquellas cosas que te hacen sentir miedo de ti mismo.

Cuéntame porque perdiste la sonrisa de tu rostro y porque estás siempre a la defensiva.

Dime las verdades que no quieres enfrentar y los dilemas que te cuesta superar.

Cuéntame y no calles nada de lo que te arrepentiste de hacer y lo que lamentaste no haber hecho.

Dime esas cosas a mí que estoy dispuesto a escucharte y tengo mis brazos abiertos para poder abrazarte.

Háblame desde lo más profundo de tu corazón que aunque no me veas yo te estaré escuchando y aunque no puedas tocarme yo estaré a tu lado.

Si clamas a mí yo te prometo que te responderé y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conocías.

Por eso cuéntame todo aquello que te inquieta, déjame que te ayude a llevar tus cargas.

Dime todo aquello que te quita la paz y Yo te daré descanso.

Cuéntame todo aquello que te ha herido el corazón y déjame sanar tu interior.

Confía en mí porque aunque muchos te hallan fallado yo no lo haré, aunque te sientas herido mi único deseo es sanar tus heridas, aunque muchas veces pareciera que no existe la bondad yo te prometo que mi amor por ti es sincero y no cambiará.

Cuéntame todo sin miedos, no pienses que me enojaré, no creas que me desilusionaré porque mi querer es puro, el amor es mi esencia y no existe nada que pueda alejarte de mí.

Ven a mí porque estoy dispuesto a sentarme y escuchar todo aquello que necesitas decir.

La cura

solitario en el mar

Quiero encontrar una cura que mi corazón pueda sanar.

Necesito que algo me ayude a sentir que vuelvo a respirar.

Deseo encontrar aquella cura que el dolor ayude a aliviar.

¿No lo necesita usted?

Porque yo quiero una cura que me ayude a encontrar el rumbo.

Yo necesito encontrar algo que me ayude a encontrar las respuestas de este mundo.

Yo si deseo encontrar una cura para la enfermedad de este corazón moribundo.

¿Yo no sé usted? pero yo si voy a encontrar la cura a todo este mal.

Quiero hallar a aquel que mi vida pueda ayudar.

Necesito encontrar ese lugar en donde mi corazón pueda descansar.

Deseo hallar aquel instante en donde sienta que mi alma pueda de libertad volar.

Oh, ayúdeme si usted sabe dónde puedo hallar la cura, dígamelo a mí a los demás.

Porque quiero encontrar algo que me haga otra vez nacer.

Necesito la cura que me ayude a pensar con claridad y no solo por saber.

Deseo algo que la culpa logre detener.

¿Y porque no gritan el nombre de aquella cura si lo conocen?

Porque Jesús es el único que vida nueva da.

Él es el único que tu corazón llenará.

Y solamente Él por siempre te amará.

Denme siempre un poco de esa cura.

Y así con su ayuda quiero revivir.

Necesito de su ayuda para poder volver a sentir

Y por fin después de mucho tiempo ser totalmente feliz al reír.