Quiero tenerte conmigo

buscando a Dios

Mi alma te busca desesperadamente, pero pareces estar ausente, es mi alma la que distraída no logra hallarte.

En medio de tantas obligaciones mi corazón pronuncia Tu nombre, mi ser entero necesita Tu compañía.

Quiero correr hacia mi Padre Celestial, abrazarlo, aunque sé que no puedo verlo, extender mis manos, aunque no pueda tocarlo.

Extraño el domingo, pero también quiero sentirte en la semana, quiero tenerte conmigo cada hora y cada día.

No quiero separarme de Ti ante los demás, no deseo ocultarte cuando los demás me rodean, estoy orgulloso de ser Tu hijo.

Escucho mis pensamientos clamar en susurros, te amo y mis labios oran pidiendo que vengas a mi lado y bendigas mi día.

Lo que realmente quiero decir es que te amo, que no estoy tranquilo si no te siento conmigo o sin saber que estás a mi lado.

Deseo derramarte mi corazón en cada lugar, decirte lo que pienso cada vez que pueda y sentirme confiado en todo momento.

Tú eres mi refugio, la razón por la que puedo seguir adelante, el motor que me ayuda a seguir en medio de las dificultades.

Toma mi mano y camina conmigo, mírame y sonríe, quédate junto a mí mientras vivo, mientras transito tu Camino.

Quiero tenerte conmigo, quiero disfrutar de tu presencia, quiero sentir tu abrazo una vez más y seguir así por la eternidad.

Anuncios

Grito de auxilio

clamorMi corazón eleva a ti un grito de auxilio, un clamor desesperado pidiendo tu ayuda, porque se agotan mis fuerzas y mi fe.

Hay tantas cosas que ahora no entiendo y antes creía comprender, siento que por ratos crezco y a veces siento que sigo igual.

Por las noches el miedo me asalta, sintiendo que han desalojado los sueños de mi corazón y que estoy frente a mi mayor temor.

Me siento como un torpe que pelea inútilmente contra su propia maldad, mi voluntad mengua y no se cuanto más pueda resistir.

He visto la maldad que puede haber en el corazón y te ruego que yo nunca termine convirtiéndome en todo aquello que aborrezco.

Sé que no soy lo suficientemente fuerte o hábil para poder soportar todas las pruebas que vendrán.

Por eso necesito tu ayuda y tu dirección, escucha este grito de auxilio de un corazón que necesita de Ti.

Por ratos parezco ser una sombra, un forastero que no logra encajar, que no halla un lugar, ni cabida en este mundo.

Mis pasos no son siempre rectos, dudo mucho y me cuesta seguir cuando el Camino se vuelve empinado.

Ruego que por favor limpies mi corazón para que sea digno de sostener tu mano y me ayudes a seguir.

Dale fuerzas a mi corazón para poder seguir, porque está muy cansado y herido, tras varias caídas y descontentos.

Me siento tan perdido cuando no logro ver la luz de Tu corazón, cuando te pierdes de mi vista y me falta Tu amor.

Conviértete en el la luz de mi amanecer, haz que resplandezca tu gracia sobre todos mis miedos y tu misericordia alumbre sobre todos mis fracasos.

Sé mi socorro en estos tiempos de dolor, sé mi auxilio en mis momentos de crisis y mi consuelo en los momentos de angustia.

Escucha el clamor de mi mente, las palabras que te susurran mi alma y el grito de auxilio de mi corazón.

Persevera hasta el final

perseverarSeguir el verdadero Camino y escoger la vida cristiana no siempre es sencillo, requiere que tengamos perseverancia, es decir que tengamos constancia y la suficiente firmeza para nunca darnos por vencidos.

Podrá haber días en donde las pruebas parezcan muchas, en donde los errores parecerán muy pesados para continuar o en donde las lecciones serán difíciles de aprender pero si realmente creemos en Dios, tenemos fe en Él y sabemos que su amor nos rescató, entonces debemos superar todos los obstáculos y continuar hacia adelante.

Dios siempre premia a aquellos que confían en Él y luchan por agradarle. Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. Isaías 26:3

Si hubiéramos fallado y creemos que Dios no podrá perdonarnos, entonces recordemos que su misericordia y amor son tan grandes que Él quiere perdonarnos y que continuemos luchando por conocerle.

Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo. 2 Juan 1:9

Dios nos ama tanto que podemos darnos cuenta que nunca hemos estado solos, Él siempre nos acompaña, nos da la fuerza y el aliento que necesitamos para superar cada dificultad.

El conocer a Dios y haber sido perdonados es el comienzo de una nueva vida, no debemos seguir a Dios por las bendiciones, por los días buenos o por miedo al infierno, la verdadera razón para seguir a Jesús es porque lo amamos.

Sin importar que tan duro parezca seguirle nuestra fe debe de ser capaz de creer que con su ayuda todo lo podemos y nuestra pasión por Él debe ser un impulso para perseverar en amarlo cada día más.

Y como Jesús nos dijo: Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. Mateo 24:13

No dudaré

llamado de DiosQuisiera quejarme de Ti por todas aquellas cosas que no comprendo.

Admito que por ratos he visto hacia el cielo con enojo y dolor.

No he podido comprender tu plan y tu Camino me parece difícil de seguir.

Sin embargo mi corazón guarda la esperanza de que al final todo salga bien.

He llorado muchas veces sin encontrar consuelo.

Mi interior se ha cansado de amar y ser paciente.

Pero mi corazón tiene fe de que muy pronto veré tu Luz alumbrándome.

He tropezado tantas veces haciendo todo a mi manera.

Dañé mi corazón intentando encontrar mi propia felicidad.

Y cuando quería rendirme, Tú siempre estabas dispuesto a ayudarme.

A pesar de mis rabietas siempre me trataste con ternura y amor.

Quiero creer que a tu lado todo puede mejorar.

Deseo tener fe de que todo esto es parte de tu gran plan.

Voy a dejar de ser un niño engreído para convertirme en el hombre que debo ser.

Dejaré de reclamar y caminaré por fe hacia aquellas metas que debo conquistar.

Daré mi vida para que puedas usarme en aquel destino que diseñaste para mí.

Cambiaré mi interior para poder servirte de corazón.

No voy a dudar de Ti, confiaré en que Tú sabes lo que es mejor.

Muchas veces intenté no dudar de Ti, pero me era difícil hacerlo.

Sin embargo hoy quiero dejar mis dudas atrás.

Mi amor por Ti me ha enseñado a escuchar Tu voz en los peores momentos.

Mi fe en Ti es la canción que ahora desea cantar mi corazón.

La duda desapareció al darme cuenta de que Tu amor me perdonó.

El amor que depositas en mí será mi impulso para ayudar a los demás y hacer lo correcto.

No me rendiré, seguiré marchando hacia adelante sin dudar de Ti.

No voy a dudar porque sé que a pesar de todo Tú a mi lado por siempre estarás.

Sin importar que tan oscura parezca la noche, sé que traerás un nuevo amanecer.

Y yo no dudaré más porque sé que todo lo que acontezca en mi vida es parte de tu gran plan para mí.

El arco iris de tu amor

arcoirisTu amor es como un arcoíris, no porque cambie de tonos, sino porque es lo más bello que veo después de las tormentas de la vida.

Sin Ti la vida es como una noche interminable, en donde me siento perdido, en donde mi alma se llena de miedo en la oscuridad.

Yo por el contrario varío mucho, mi amor por Ti muchas veces parece agotarse hasta que logro ver nuevamente Tu Luz alumbrándome.

Tu amor es lo que le da color a los tonos grises de mi corazón, yo soy como una tarde lluvioso hasta que tú llegas alumbrándolo todo como el sol de primavera.

El cielo solo brilla porque te imagino a Ti, te imagino mirándome y nunca apartando la vista de mí, a pesar de que muchas veces no lo merezca.

Nunca te has rendido conmigo, jamás me has fallado y a pesar de que muchas veces el dolor parecía un cruel invierno, Tu siempre aparecías trayendo calor a mi corazón.

Muchas veces estoy confundido, las tentaciones son como un fuerte viento que inducen a ser cosas que no quiero, pero junto a Ti siempre habrá calma.

Mi corazón es abordado por el miedo como una ventisca de nieve pero Tu presencia me llena de calma, como si todo se transformara en un bello paisaje.

Las tormentas se apartan al sonido de Tu voz, las fuertes mareas se calman cuando Te levantas a ayudarme.

Por eso siempre a pesar de todo quiero ser un hombre de fe que no le tema a la dureza de las tormentas, sino que pueda confiar que Tu amor será el arco iris que me demostrará que tras cada circunstancia difícil siempre habrá un mejor tiempo esperándome.

Solo con tu amor me siento libre, autentico y feliz.

Gracias por todas las razones que me das para seguirte, para correr hacia a ti y para llenar mi corazón con los colores de Tu amor.

¿Realmente me amas?

amor de JesúsSi pudieras ver a Jesús, lo verías acercarse a lo lejos y un fuerte resplandor lo cubriría, tu cuerpo caería rendido de rodillas ante la inmensidad de aquella imagen.

Si pudieras oír su voz sería como escuchar caer un trueno que haría temblar todos tus huesos, sin embargo te hablaría despacio para que no le temieras.

Si pudieras oírlo mientras se acerca te diría: Hijo mío, ¿Realmente me amas?

Si pudieras ver a tu alrededor y contemplar a los miles de hermanos que pueden verte cada día, si pudieras distinguir de entre esa multitud a Pedro diciéndote que eres un linaje escogido, a Juan gritándote que ames de verdad, a Pablo tratando de decirte que los que retroceden no son aptos o verías a Moisés o Abraham, entonces te darías cuenta de lo afortunado que eres.

Si pudieras voltear y darte cuenta de los miles de ángeles que te vigilan, ver la particularidad de cada uno de ellos y darte cuenta que eso es solo apenas una pequeña muestra de la vida eterna.

Si pudieras poner tus ojos en Jesús, Él te diría:

¿Hijo mío de verdad me amas?

Porque podrías caer pero yo te levantaría.

Podrías fallar pero yo te perdonaría.

Pero yo no puedo obligarte a escogerme, todo lo que pude hacer para demostrarte mi amor, yo ya lo hice en la cruz.

No hay azote que no resistí por amarte, no hubo golpe que no recibí para que pudiera asegurarme de que podría salvarte.

Yo he dado mi vida para que tú puedas tener la vida eterna.

Por eso te pregunto: ¿Me amas?

Porque si me amaras lucharías por mí.

Si me amaras, te levantarías cada día agradecido.

Si me amaras, me buscarías de verdad y seguirme no sería una carga.

Si me amaras, no habría un solo día en que no estuviéramos juntos.

Si fueras atento verías en sus ojos el verdadero amor que te tiene, verías las lágrimas de amor que tiene por ti y sentirías en su voz aquella pasión que te tiene.

Ponte a pensar y pregúntate: ¿Realmente lo amas?

Hoy empieza tu vida

Jesús extendiendo la manoY Jesús estaba al frente mío con la mano extendida, mirándome con una sonrisa y con los ojos llenos de amor.

Yo estaba de rodillas, no podía creer aquella dulce visión, porque después de todas mis faltas no esperaría que Él a mí se acercara.

Me decía que estaba esperándome desde que nací, que se alegraba cada vez que yo lo pensaba y que estaba contento que de que hoy yo le hablará.

Cuando escuchaba esas palabras recordaba cada vez que le fallé, todas las veces que hablé mal de Él y todos los momentos en que lo rechacé.

Acercó su mano a mi rostro y secó mis lágrimas, se arrodilló y me abrazó, se sentó a mi lado y me dijo que me perdonaba.

Mi alma se sintió liberada y mi corazón antes encadenado volvía a la libertad, las faltas se habían ido y aquel peso en el alma había desaparecido.

Me miró nuevamente y me dijo, ¿Me seguirás? ¿Estarías dispuesto a seguirme?

Miré al horizonte y me imaginé como sería mi vida si no estuviera Él, me imaginé mis sueños, mis proyectos, mis deseos, pero también fui sincero y vi mis temores, mis dudas, mis depresiones, mis desganos, mi egoísmo, mi orgullo, mis fracasos y mi necesidad de encontrar una vida real.

Lo miré nuevamente y me di cuenta que él no había apartado la vista de mí, para Él yo era importante y realmente podía notar que quería que lo siguiera.

Le dije: Quiero serte sincero, siento un poco de miedo, sé que no será fácil y que muchas veces flaquearé pero si tú estás conmigo y si me haces sentir siempre la paz que hoy siento a tu lado, entonces te seguiré con todo lo que soy.

Se levantó y me dijo: Sígueme, hoy empieza tu vida.

Un regalo a Dios

regaloQuisiera poder darle un regalo a Jesús en esta noche y aunque sé que hoy no es su cumpleaños tengo este deseo en mi corazón.

Me gustaría poder encontrar las letras adecuadas para decirle que le amo con todo lo que soy, que no soy capaz de amarle más porque mi humano corazón es limitado.

Me gustaría poder tener la creatividad de hacerle un pequeño adorno que adorne su trono y que le haga recordar lo mucho que le quiero.

Me fascinaría poder tener el talento de cantar o el de tocar para poder componerle una canción, la cual se la podría dedicar y se la cantaría cada día de mi vida.

Desearía poder darle un beso y un gran abrazo que le muestre que mi corazón es sincero, que estoy arrepentido por mis errores y que voy a seguirle con todas mis fuerzas.

Pero este día puedo solo puedo ofrecerle mi vida entera en gratitud, puedo entregarle mi completo corazón y esforzarme por darle todo mi amor sin obstrucción.

Y aunque hoy de seguro muchos piensan en sus propios regalos, en su cena y celebración, estoy seguro que aún quedamos muchos que todavía recordamos todo lo que Él hizo por nosotros.

La navidad no es solo un día, porque cada día tendré presente todo su amor, su perdón, se gracia, su misericordia y su bondad hacía este pecador.

Quisiera poder darle un regalo a Dios que le demuestre todo mi amor y entre más lo pienso más me doy cuenta que lo único que puedo darle es la sinceridad de mi corazón, la fidelidad de mis pasos y hacerlo el Camino de mi vida.

Esta noche quisiera poder darle un regalo a mi amado Dios pero después de tantos esfuerzos me he dado cuenta que Él ya lo sabe todo y sabe cuánto lo amor.

Esta noche no haré promesas, solo tomaré la decisión de seguirle, de convertirlo en mi adoración, en mi fe y mi amor.

Un regalo a Dios eso es lo que yo soy, me convertiré en su regalo, dejaré que Él sea el centro de mi ser y le pondré un moño rojo a mi corazón.

Feliz Navidad, les mando un gran abrazo a todos mis lectores, amigos, hermanos y compañeros, que Dios los bendiga muchísimo y llene sus hogares con su gloria y Amor.

Siempre junto a ti

caminar con Jesús

¿Hijo mío por qué te alejas de Mí?

Sé que en el fondo te sientes perdido, sé que piensas que no puedes volver al buen Camino y que tus pecados son muchos.

Pero Yo siempre estaré junto a ti, mis ojos nunca se han apartado y mi amor se ha extendido hasta alcanzarte.

Sé que piensas que Yo no entiendo tu situación, pero Yo sé exactamente cómo se siente la soledad, Yo comprendo bien tu dolor, conozco tus dudas y he sentido lo mismo que sientes ahora.

Y aquí estoy para decirte que en todo momento estoy junto a ti, que eres mi especial tesoro y que cuando te sientas caer Yo te sostendré con mi diestra.

No pienses que estas solo en la noche, jamás pienses que la oscuridad podrá alejarte de mí o que en los momentos más duros te dejaré solo.

Porque Yo sigo aquí junto a ti a pesar de todo, soy el único que nunca te fallará, soy el único que te abrazará cuando todos te hayan abandonado.

Déjame ver tu corazón porque Yo quiero ayudarte, no tienes que ocultarme tus lágrimas o fingir que no estás enojado.

Yo siempre estoy junto a ti dispuesto a escucharte, quiero ser tu compañía cuando las pruebas parezcan muchas y quiero cuidarte como a la niña de mis ojos.

No tienes que seguir triste, no tienes que cargar con el dolor o la culpa, no te permitas seguir sufriendo en vano.

Ven a mí y déjame llevar tus cargas, deja que sea Yo el que te muestre el Camino, permíteme darte el descanso que tu alma necesita.

Porque siempre estoy junto a ti, y por eso jamás existirá algo que pueda arrebatarte de mis manos o que pueda alejarte de mi amor si decides seguirme.

Yo siempre estoy junto a ti y jamás te abandonaré, siempre estaré para ti dándote las fuerzas que necesitas y pintando una gran sonrisa en tu rostro.

Recuerda siempre hijo mío que nunca me he olvidado de ti sino que Yo siempre estaré junto a ti.