Sé mi todo

necesitarLa vida es a veces tan confusa, las cosas no salen como las planeo y por ratos solo quisiera tenerte aquí conmigo y no dejarte ir.

He escuchado el sonido de mi corazón al quebrarse, he tomado entre mis manos los pedazos rotos y me he tardado semanas juntando sus piezas.

Por eso necesito que seas el amor que una las piezas de mi corazón, sé Tú el amor que restaure mi ser.

He sentido tanto miedo que he visto mis manos temblar solas, he sentido mi corazón agitarse y hasta me ha costado respirar.

Por eso necesito que me ayudes a ser valiente, que Tú me tomes de la mano cuando siento que yo no puedo más.

He estado tan estresado que he sentido la cabeza dolerme demasiado, se me ha hecho difícil mover los músculos del rostro y me he llenado de ansiedad.

Por eso necesito que seas mi paz, cuando los problemas vengan como olas que parezcan hundirme por favor abrázame fuerte y susúrrame cuánto me amas.

He estado tan perdido que me ha costado mucho poder seguir tus pasos, la oscuridad era tan fuerte que apenas pude ver el brillo de Tu luz alcanzándome.

Por eso necesito que sea Tú Luz la que alumbre mi vida, que seas el brillo que guíe cada uno de mis pasos para que no me aleje de Ti.

He estado tan solo que me acostumbré al sonido del silencio, sé lo que es estar rodeado de gente y sentir que no puedes hablar con ellas, sentir que nadie te extrañará.

Por eso necesito que seas mi amigo, se Tú la persona más importante de mi vida, aquel a quien corra cuando busque un consejo o quiera conversar.

Contigo en mi vida todo parece tener sentido, sé que todo me ayuda para bien, y sé que siempre estás a mi lado acompañándome y no dejándome ir.

La vida vuelve a empezar

malecónYo sé muy bien que cada vez que te encuentro la vida vuelve a empezar.

No es que Tú te alejes de nosotros, somos nosotros los que equivocadamente nos apartamos de Ti y de tu inmenso y perfecto amor.

A veces nos alejamos de Dios por ignorancia, por egoísmo, por miedo; pero no importa la razón por la cual nos apartemos de Dios, siempre hay más de una razón para volver a Él.

Su amor conquista el corazón, su paz cautiva el alma, su abrazo aquieta la ansiedad, su esperanza aleja los miedos, sus palabras aumentan la fe.

Cuando estás junto a Él incluso un simple dormitorio puede convertirse en un paraíso, una oración en una conversación larga, una canción en un poema de amor auténtico.

Vivimos en un mundo rodeado de muchos males, en donde la perversión ha llegado a lo sumo y en donde son pocos los que elevan sus ojos al cielo y le buscan con sinceridad.

Habrá muchas cosas que parezcan deleitosas, pasaremos pruebas, lloraremos en silencio, tendremos conocidos que nos dirán que Él no existe pero a pesar de todo ello, el amor de Dios nunca cambia, su amor no falla, sus brazos nunca dejarán de estar abiertos para nosotros.

Pasan los años y cada vez escucho más razones para apartarme de mi fe, pero yo solo tengo una gran razón para seguir a Dios y se llama Jesús.

Lo recuerdo cada día porque Él me devolvió la vida, lo tengo presente en mis pensamientos porque junto a Él conocí el amor sincero, lo llevo en el alma porque su amistad lo es todo para mí, lo llevo siempre en mi corazón porque Él me ha cuidado con la más bella ternura.

Y si pudiera escribirle algo, le escribiría miles de gracias porque cada vez que le encuentro la vida para mí empieza de nuevo.