Archivo de la etiqueta: sueños

Esforzados y Valientes

esforzado y valienteTodos nosotros tenemos sueños en el corazón, tenemos alguna idea de lo que queremos lograr en nuestra vida, pero la única forma de poder alcanzar esas metas que muchos nunca alcanzan, es siendo muy esforzados y valientes.

Al ser jóvenes muchas veces pasamos por etapas duras y desconocidas para nuestra edad, pasamos circunstancias en las cuales los adultos parecen no poder comprendernos y muchos nos dicen que soñar es una pérdida de tiempo, pero eso no es cierto, nada es verdaderamente imposible si realmente tenemos fe y nos sacrificamos para lograrlo.

El gran problema es que existen muchos soñadores pero no existen personas dispuestas a sacrificarse para que esos sueñan se hagan realidad, no están dispuestos a dar aquel plus necesario que los diferenciará del resto.

Necesitamos ser esforzados porque tenemos que estar preparados para las oportunidades que nos trae la vida, muchos nos dirán que estudiar es aburrido o intentarán distraernos pero lo que ellos no saben es que tarde o temprano la oportunidad tocará la puerta de todos nosotros, pero no todos estarán preparados para poder aprovecharla.

Necesitamos ser valientes porque no todos estarán dispuestos a correr los riesgos que se necesitan para alcanzar sus sueños, muchos de los grandes logros de la humanidad fueron creados por personas que pudieron ver algo que los demás no veían y fueron capaces de vencer sus dudas para convertir aquel sueño en realidad aun cuando nadie creyó en ellos.

Y sin importar que tan dura se ponga la vida si tenemos a Dios debemos creer que Él nos ha dado el potencial para derribar gigantes, para destruir muros, para cruzar los mares y para vencer cualquier tipo de problema.

Lo único que Dios nos pide es que seamos esforzados y valientes para servirle de corazón y para que podamos ser capaces de conquistar nuestros sueños.

Anuncios

Grito de auxilio

clamorMi corazón eleva a ti un grito de auxilio, un clamor desesperado pidiendo tu ayuda, porque se agotan mis fuerzas y mi fe.

Hay tantas cosas que ahora no entiendo y antes creía comprender, siento que por ratos crezco y a veces siento que sigo igual.

Por las noches el miedo me asalta, sintiendo que han desalojado los sueños de mi corazón y que estoy frente a mi mayor temor.

Me siento como un torpe que pelea inútilmente contra su propia maldad, mi voluntad mengua y no se cuanto más pueda resistir.

He visto la maldad que puede haber en el corazón y te ruego que yo nunca termine convirtiéndome en todo aquello que aborrezco.

Sé que no soy lo suficientemente fuerte o hábil para poder soportar todas las pruebas que vendrán.

Por eso necesito tu ayuda y tu dirección, escucha este grito de auxilio de un corazón que necesita de Ti.

Por ratos parezco ser una sombra, un forastero que no logra encajar, que no halla un lugar, ni cabida en este mundo.

Mis pasos no son siempre rectos, dudo mucho y me cuesta seguir cuando el Camino se vuelve empinado.

Ruego que por favor limpies mi corazón para que sea digno de sostener tu mano y me ayudes a seguir.

Dale fuerzas a mi corazón para poder seguir, porque está muy cansado y herido, tras varias caídas y descontentos.

Me siento tan perdido cuando no logro ver la luz de Tu corazón, cuando te pierdes de mi vista y me falta Tu amor.

Conviértete en el la luz de mi amanecer, haz que resplandezca tu gracia sobre todos mis miedos y tu misericordia alumbre sobre todos mis fracasos.

Sé mi socorro en estos tiempos de dolor, sé mi auxilio en mis momentos de crisis y mi consuelo en los momentos de angustia.

Escucha el clamor de mi mente, las palabras que te susurran mi alma y el grito de auxilio de mi corazón.

Hoy empieza tu vida

Jesús extendiendo la manoY Jesús estaba al frente mío con la mano extendida, mirándome con una sonrisa y con los ojos llenos de amor.

Yo estaba de rodillas, no podía creer aquella dulce visión, porque después de todas mis faltas no esperaría que Él a mí se acercara.

Me decía que estaba esperándome desde que nací, que se alegraba cada vez que yo lo pensaba y que estaba contento que de que hoy yo le hablará.

Cuando escuchaba esas palabras recordaba cada vez que le fallé, todas las veces que hablé mal de Él y todos los momentos en que lo rechacé.

Acercó su mano a mi rostro y secó mis lágrimas, se arrodilló y me abrazó, se sentó a mi lado y me dijo que me perdonaba.

Mi alma se sintió liberada y mi corazón antes encadenado volvía a la libertad, las faltas se habían ido y aquel peso en el alma había desaparecido.

Me miró nuevamente y me dijo, ¿Me seguirás? ¿Estarías dispuesto a seguirme?

Miré al horizonte y me imaginé como sería mi vida si no estuviera Él, me imaginé mis sueños, mis proyectos, mis deseos, pero también fui sincero y vi mis temores, mis dudas, mis depresiones, mis desganos, mi egoísmo, mi orgullo, mis fracasos y mi necesidad de encontrar una vida real.

Lo miré nuevamente y me di cuenta que él no había apartado la vista de mí, para Él yo era importante y realmente podía notar que quería que lo siguiera.

Le dije: Quiero serte sincero, siento un poco de miedo, sé que no será fácil y que muchas veces flaquearé pero si tú estás conmigo y si me haces sentir siempre la paz que hoy siento a tu lado, entonces te seguiré con todo lo que soy.

Se levantó y me dijo: Sígueme, hoy empieza tu vida.

Perdóname Dios

orarPerdóname Dios porque lo hice de nuevo, he vuelto a enredar mi alma.

A veces sin querer hago cosas que no debo, me meto en historias que solo me traen confusión, dolor y resentimiento.

Soy humano y a veces no me doy cuenta que puedo ser tan débil ante aquellas cosas a las cuales no debo ceder.

Por eso hoy corro a tus brazos y sé que tu amor es el único refugio real para mi corazón.

Cuando la noche es oscura y nadie sigue a mi lado, puedo confiar en que Tú todavía seguirás estando presente para mí.

Perdóname Dios porque muchas veces me siento vacío y olvido que Tú ya lo llenaste todo.

A veces los problemas me confunden, los miedos son como olas que me hacen a apartar la vista y siento hundirme.

Soy humano y a veces en mis intentos de no fallar y alcanzar mis sueños, comienzo a cometer errores y a desfallecer por no alcanzarlos.

Por eso hoy clamo a Ti porque sé que tu diestra puede sostener mis manos y toda mi vida.

Cuando las fuerzas se me acaban y nada parece cambiar, Tú siempre serás la luz y la fuerza que me ayudarán a vivir.

Perdóname Dios por no darme cuenta que debería estar feliz por tenerte, que debería sonreír por conocerte y porque debería ser el más afortunado por tenerte a mi lado.

Pero por el contrario muchas veces parece que menospreciara todo tu amor y me olvido completamente de Ti.

Soy un pecador que necesita de Ti, soy un alma vacía que Te necesita para estar completa, soy una sombra que necesita tu Luz.

Mi Dios, yo no siento que la vida valga sin Ti a mi lado, nada tiene sentido si Tu no estás y mi alma no tiene un ancla cuando me aparto de Ti.

Perdóname y dame las fuerzas para seguirte cada día, el amor para vivir apasionado de ti, la fe para creer en tus promesas y la vida para hacer tu voluntad cada día.

Perdóname por no poder darme cuenta antes de lo mucho que necesito de Ti.

Últimos consejos

piensa en DiosSi esta fuera la última vez que puedo aconsejarles les diría:

· Recuerden siempre que Dios los ama y conviertan ese amor en el motor de su existencia.

· Aprendan no solo a perdonar sino también a perdonarse a sí mismos.

· Jamás piensen que algo es realmente imposible, el que cree en Dios todo lo puede.

· Sean siempre cuidadosos, la confianza es un bien muy preciado y ahora también escaso.

· Obedezcan a sus padres y sean sabios al escuchar sus consejos.

· El verdadero amor es reciproco, no den fácilmente lo más valioso que poseen.

· Jamás le pongan precios a sus principios y valores.

· La amistad es un gran tesoro, cuídenlo y disfrútenlo.

· Sigan sus sueños sin importar lo que los demás opinen de ustedes.

· Sin importar que suceda, jamás pierdan la fe.

· No engañen, la mentira oscurece el alma.

· Aprendan todo aquello que les ayude a cumplir sus metas y los hagan mejores.

· No le teman a los cambios.

· La sociedad y la mayoría están equivocadas, no las sigan.

· No olviden que los pequeños errores pueden causar grandes consecuencias.

· Un pequeño detalle puede lograr grandes cosas.

· Amen siempre a su familia.

· Sean valientes para superar los obstáculos y para enfrentar la vida.

· No permitan que la ira los convierta en lo que no son.

· No dejen que la tristeza les quite su sonrisa.