Archivo de la etiqueta: ternura

No dudaré

llamado de DiosQuisiera quejarme de Ti por todas aquellas cosas que no comprendo.

Admito que por ratos he visto hacia el cielo con enojo y dolor.

No he podido comprender tu plan y tu Camino me parece difícil de seguir.

Sin embargo mi corazón guarda la esperanza de que al final todo salga bien.

He llorado muchas veces sin encontrar consuelo.

Mi interior se ha cansado de amar y ser paciente.

Pero mi corazón tiene fe de que muy pronto veré tu Luz alumbrándome.

He tropezado tantas veces haciendo todo a mi manera.

Dañé mi corazón intentando encontrar mi propia felicidad.

Y cuando quería rendirme, Tú siempre estabas dispuesto a ayudarme.

A pesar de mis rabietas siempre me trataste con ternura y amor.

Quiero creer que a tu lado todo puede mejorar.

Deseo tener fe de que todo esto es parte de tu gran plan.

Voy a dejar de ser un niño engreído para convertirme en el hombre que debo ser.

Dejaré de reclamar y caminaré por fe hacia aquellas metas que debo conquistar.

Daré mi vida para que puedas usarme en aquel destino que diseñaste para mí.

Cambiaré mi interior para poder servirte de corazón.

No voy a dudar de Ti, confiaré en que Tú sabes lo que es mejor.

Muchas veces intenté no dudar de Ti, pero me era difícil hacerlo.

Sin embargo hoy quiero dejar mis dudas atrás.

Mi amor por Ti me ha enseñado a escuchar Tu voz en los peores momentos.

Mi fe en Ti es la canción que ahora desea cantar mi corazón.

La duda desapareció al darme cuenta de que Tu amor me perdonó.

El amor que depositas en mí será mi impulso para ayudar a los demás y hacer lo correcto.

No me rendiré, seguiré marchando hacia adelante sin dudar de Ti.

No voy a dudar porque sé que a pesar de todo Tú a mi lado por siempre estarás.

Sin importar que tan oscura parezca la noche, sé que traerás un nuevo amanecer.

Y yo no dudaré más porque sé que todo lo que acontezca en mi vida es parte de tu gran plan para mí.

Anuncios

La vida vuelve a empezar

malecónYo sé muy bien que cada vez que te encuentro la vida vuelve a empezar.

No es que Tú te alejes de nosotros, somos nosotros los que equivocadamente nos apartamos de Ti y de tu inmenso y perfecto amor.

A veces nos alejamos de Dios por ignorancia, por egoísmo, por miedo; pero no importa la razón por la cual nos apartemos de Dios, siempre hay más de una razón para volver a Él.

Su amor conquista el corazón, su paz cautiva el alma, su abrazo aquieta la ansiedad, su esperanza aleja los miedos, sus palabras aumentan la fe.

Cuando estás junto a Él incluso un simple dormitorio puede convertirse en un paraíso, una oración en una conversación larga, una canción en un poema de amor auténtico.

Vivimos en un mundo rodeado de muchos males, en donde la perversión ha llegado a lo sumo y en donde son pocos los que elevan sus ojos al cielo y le buscan con sinceridad.

Habrá muchas cosas que parezcan deleitosas, pasaremos pruebas, lloraremos en silencio, tendremos conocidos que nos dirán que Él no existe pero a pesar de todo ello, el amor de Dios nunca cambia, su amor no falla, sus brazos nunca dejarán de estar abiertos para nosotros.

Pasan los años y cada vez escucho más razones para apartarme de mi fe, pero yo solo tengo una gran razón para seguir a Dios y se llama Jesús.

Lo recuerdo cada día porque Él me devolvió la vida, lo tengo presente en mis pensamientos porque junto a Él conocí el amor sincero, lo llevo en el alma porque su amistad lo es todo para mí, lo llevo siempre en mi corazón porque Él me ha cuidado con la más bella ternura.

Y si pudiera escribirle algo, le escribiría miles de gracias porque cada vez que le encuentro la vida para mí empieza de nuevo.